Editorial & Opinion

Eventos que orientan al electorado

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

sábado 22, diciembre 2018 - 12:00 am

El domingo recién pasado será un día histórico para los salvadoreños. Y lo digo con plena seguridad, ya que en esa fecha (16 de diciembre de 2018) sucedieron tres eventos que nos impactaron emocionalmente: el juego final de la temporada de clausura del fútbol nacional, entre los equipos Alianza y Santa Tecla, con el gane indiscutible del segundo, con sus consiguientes episodios deportivos, algunos criticables, pero subsanables para futuros encuentros. El segundo evento, sin las características de la emotividad, pero pleno de receptividad analítica que implementaba, fue el debate organizado por la Universidad de El Salvador (UES), entre los cuatro candidatos a la presidencia del país, para el quinquenio administrativo que comienza en junio del próximo año.

Y el tercer evento, muy próximo a nuestras fronteras, fue el desborde violento de la dictadura compartida por Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, contra medios periodísticos y activistas de derechos humanos en la hermana república de Nicaragua. Y ya veremos cómo esos tres eventos nos orientan en esta fase electoral.

Para lograr esa conexión lógica, debemos trasladarnos al sitio escogido por las autoridades universitarias para el ansiado debate que protagonizarían los candidatos Hugo Martínez (FMLN), Carlos Calleja (ARENA/PDC/PCN), Nayib Bukele (NI/GANA) y Josué Alvarado (VAMOS). Ciertamente no hubo mucha asistencia, pero el interés por lo que se expondría en el evento sobrepasó las expectativas, si consideramos la amplia cobertura periodística nacional e internacional que se le brindó al debate, al cual no concurrió el candidato Bukele so pretextos, no probados, de “haber detectado arreglos previos de la UES para un candidato”. Por medio de tal acontecimiento, el país pudo escuchar, directamente, sin asesores, ni apoyos técnicos, lo que cada aspirante a gobernante, expuso sin otra ayuda que su propia capacidad de coherencia personal, su rapidez de pensamiento lógico y su estabilidad emocional, respondiendo sin dudas ni ambigüedades, a las interrogantes que se les formularon.

publicidad

Con excepción del señor Alvarado, los dos candidatos más fuertes en la contienda, Calleja y Martínez, se abocaron a exponer sus planes fundamentales de gobernanza, enfocándolos en dos aspectos cruciales: la reforma previsional y fiscal, así como el mejoramiento del aspecto educativo. Ambos son necesarios y válidos, pero faltaron otros considerandos vitales al desarrollo nacional, que solo fueron mencionados en forma superficial y que afectan a la población, como son el tema de la seguridad ciudadana y la protección o implementación de políticas ambientales, en un mundo cada día más contaminado y con menos recursos naturales, como en el caso nuestro. Dejo a los analistas políticos definir quién fue el mejor expositor en el debate.

Respecto al encuentro deportivo entre los equipos con mayor puntaje en el torneo vivimos, como sucede en cada cierre, con la emoción que nos inspira aplaudir motivados por la simpatía, o gritar por el desagrado que nos causa tal o cual jugador. Y eso mismo nos sucede anímicamente, cuando se trata de la política nacional.


Es necesario que cada evento electoral no sea una motivación para provocar divisiones innecesarias en la sociedad salvadoreña; ni para desprestigiar al adversario, con supuestas actividades ilícitas o conductuales de naturaleza personal. Cada instituto político, como cada equipo deportivo, debe ser un medio efectivo de propulsar la paz, la tranquilidad nacional y la convivencia de todos los salvadoreños. Somos pasajeros de una misma nave, nuestra querida patria, y si nos inclinamos, en tumulto, únicamente hacia uno de los lados de la nave, seguramente la desequilibraremos y haremos que zozobre en un mar de incomprensiones, de retrasos y contiendas innecesarias.

Los ciudadanos debemos estar alertas con aquellos políticos que desean ganar protagonismo electorero recurriendo a este tipo de pésimas tendencias y malas intenciones, que incluso inundan las redes sociales con mensajes falsos y descalificaciones que manchan el honor personal. Lo peor es que ahora enfilan sus ataques inmorales contra los medios periodísticos, que solo nos recuerdan los recientes eventos sucedidos en Managua, capital nicaragüense, donde varios locales de medios fueron allanados, sin órdenes judiciales, por agentes furibundos de la policía orteguista que procedieron a secuestrar valiosos equipos técnicos, además de golpear y capturar ilegalmente a varios periodistas independientes. ¿Eso planean repetir los políticos que menciono?




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.