Editorial & Opinion

Expectativa versus realidad

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 17, enero 2019 - 12:00 am

Internamente los cuatro partidos políticos en contienda, tienen sus mediciones de cómo están posicionados en las preferencias electorales, de ahí surgen la toma de decisiones y los cambios en la marcha; unos las han tomado para bien y otros para mal, dado que cada vez que un candidato da su opinión sobre algún tema de interés nacional, le puede servir para sepultarlo o para avanzar, ya que la ciudadanía tiene mayor acceso a la información, debido a los múltiples medios de comunicación;  por ello, puede saber si el candidato está ofreciendo algo irrealizable o si está tratando de ser honesto en su planteamiento.

Pese a lo anterior, existe todavía una gran cantidad de salvadoreños que continúan en el oscurantismo apoyando a ojos cerrados a una ideología conectada a un candidato, sin saber en realidad lo histórico del partido y del candidato, porque no se han tomado el tiempo de investigar a profundidad el antecedente o, en algunos casos, si se conoce el pasado de las movidas turbias; pero aun así deciden ignorar esas señales, porque es más cómodo ver la paja del adversario que la viga que tiene su candidato.

Evidentemente esta etapa es la que no se ha superado aún como salvadoreños, porque hemos permitido que las ideologías lleguen hasta los tuétanos y que nublen el buen juicio; creo que se debe avanzar para elegir no por ideología, sino por trayectoria, capacidad, sobriedad, respeto y tolerancia; es decir, que se deben descifrar estas cualidades entre los cuatro candidatos en contienda. Ahora bien, las tendencias en las encuestas favorecen al candidato Nayib Bukele y de ahí que sus seguidores ya se dan por servidos en la presidencia; sin embargo, la mejor encuesta será el día de elecciones y mientras ese día no llegue nadie se puede dar por ganador ni por perdedor.

publicidad

También la ansiedad puede jugar en contra; ciertamente para los que van ganando en las encuestas desean que las elecciones fueran hoy, pero los que van perdiendo desean más tiempo, para continuar creciendo en simpatía; no obstante, existen otros factores que las encuestas no tienen la capacidad de medir, primero porque el territorio virtual es incierto y voluble, y todos los simpatizantes que ahí se mueven pueden ser existentes o inexistentes; es decir, que el día de las elecciones solo votan los ciudadanos de carne y hueso.

Por otra parte, las elecciones no las definen los milenial, ya que del total del padrón vigente que es de 5,268,411 únicamente el 14 % está segmentado entre jóvenes de 18 a 23 años, y de 24 a 99 años está concentrado el 86 % del padrón electoral, de lo cual, históricamente, solo han votado un promedio del 55 % de ese padrón. Esto implica que es posible que para las elecciones 2019, se pueda llegar a una afluencia de unos tres millones de votantes; pero para entender el comportamiento de estas elecciones, es necesario que se conozcan los números de las elecciones pasadas y analizarlos más allá de una encuesta.


Para el caso, en el año 2014 se obtuvieron a nivel nacional 2,688,936 votos válidos, pero la concentración de ese caudal es representada por siete departamentos con el 65 %, siendo: San Salvador 830,694, La Libertad 324,284, Santa Ana 226, 361, Sonsonate 192,996, Usulután 139,277 San Miguel 180,751, La Paz 125,356 que en total suman 1,727,863 y que, dicho sea de paso, en todos estos departamentos ganó el FMLN, debido a la excelente coordinación que tuvo en su maquinaria electoral.

En consecuencia, la dinámica electoral debe ir más allá del marketing político en redes sociales; es importante que los candidatos presidenciales se concentren en estos departamentos y hagan trabajo territorial, casa por casa, ya que el FMLN está haciendo un trabajo milimétrico que están  pasando por alto el resto de candidatos; primero, por los miles de quintales de arroz chino que está siendo repartido estratégicamente en estos departamentos; segundo, porque ya entregaron los paquetes escolares; tercero, están explotando el sentimiento popular de las ayudas sociales; cuarto, la presentación de las carreteras de La Libertad y el paso del Jaguar; quinto, la iluminación de la carretera al Aeropuerto; y sexto, el proyecto de construcción de la Plaza Marinera, de La Libertad. Aunque esta última no está construida aún, genera una expectativa positiva para la pequeña y microempresa de la localidad; todo ello ha coadyuvado para que el FMLN mejorara en las preferencias electorales, de modo que todos estos aspectos no pueden ser medidos en una encuesta; así que la percepción en una encuesta no refleja la intención de voto; por lo tanto, al menos tres candidatos tienen la posibilidad de ganar o perder.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.