Cerrar [X]

Entretenimiento

Fallece Fernando Llort, el icónico artista de El Salvador

Gabriela Melara

sábado 11, agosto 2018 - 6:25 am

El Ministerio de Cultura de El Salvador confirmó por medio de sus canales oficiales el fallecimiento del artista Fernando Llort, quien se caracterizaba por su arte influenciada por la cultura maya.

La familia Llort informó que el maestro será velado hoy y mañana en salas de velaciones La Auxiliadora y el lunes se llevará acabo el sepelio.

Llort era considerado como el Embajador del muralismo y creador del estilo artístico “Palmeño”. Una de sus obras, en la capital salvadoreña, es la ubicada en el monumento Bienvenido a Casa, ubicado en la intersección del bulevar de Los Próceres con la 49a avenida Sur, lugar donde muchos de los extranjeros deben transitar, por ser una de las vías que conecta con el aeropuerto internacional de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero.

publicidad

En sus obras, Llort, nacido el 7 de abril de 1949, mezclaba ideas modernas con un estilo de dibujo genuino. Utilizaba técnicas y materiales mixtos, desde pinturas hasta madera, cerámica y, últimamente, vidrio.

“Fernando tenía una pasión por el arte desde que era un niño pequeño, haciendo dibujos en la parte posterior de sus cuadernos escolares y aprovechando todas las oportunidades para aprender de diferentes artistas establecidos; una pasión que lo llevaría a los lugares más altos como artista en su país y en todo el mundo”, indica una breve biografía publicada en su página oficial.


Además de dibujar y pintar, a Llort le gustaba la música y la literatura.

¿Cómo se convierte en un artista relacionado con La Palma, Chalatenango?

a los 23 años, Fernando deja a sus padres en casa y se muda pueblo de La Palma, ubicado en Chalatenango, en las montañas del norte de El Salvador. Ahí inició un movimiento cultural y hace del arte una forma de vivir para él y para los demás. Todo comenzó con una semilla humilde de un árbol llamado “copinol”.

“Mi pasión por el arte comenzó a mostrarse cuando era un niño pequeño. En la escuela, solía dedicar más tiempo a hacer dibujos en la parte posterior de mis cuadernos que a prestar atención a lo que decía la maestra; sorprendentemente, me gradué de la escuela secundaria. cuando tenía 16 años y siempre había tenido buenas calificaciones durante mis días de escuela. La libertad, la fantasía y la pasión por el arte comenzaban a desarrollarse en mí, sin siquiera saber que se convertiría en una forma de vivir la vida para mí “, indica su reseña en la web fernando-llort.com.

Puede leer #Opinión: Llort, el mural y la catedral de San Salvador

Fundó un taller y ayuda a los artesanos de la zona, que, todavía en la actualidad siguen haciendo obras de arte inspiradas en los dibujos característicos de Llort. Él siempre buscó ayudar a los residentes de La Palma.

A principios de los 80, Fernando y su familia (su esposa Estela y sus tres hijos) tuvieron que abandonar La Palma debido a la guerra civil que acababa de comenzar en El Salvador. En ese momento es donde abre “El árbol de Dios”, su galería en San Salvador, un espacio para mostrar su arte y seguir desarrollando nuevas formas de expresión artística.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Emiten aviso por vientos y bajas temperaturas en El Salvador

La Dirección de Protección Civil emite aviso por vientos en territorio salvadoreño, tomando en cuenta el …

MÁS INFORMACIÓN
Lanzan Plan de Acción Nacional de Pueblos Indígenas

El gobierno de El Salvador lanzó este lunes el Plan de Acción Nacional de Pueblos Indígenas, …

MÁS INFORMACIÓN
Fiscal dice no investigan disturbios en TSE por falta de denuncia

El fiscal general de la República, Douglas Meléndez, aseguró hoy que el Ministerio Público no ha …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.