Editorial

Hay que poner fin al nepotismo y al compadrazgo

Diario El Mundo

viernes 25, enero 2019 - 12:00 am

La historia de El Salvador está plagada de oscuros episodios de nepotismo, compadrazgo y la ocupación partidaria de los puestos públicos sin importar si los funcionarios tienen la capacidad o la preparación para esos puestos. Nadie se salva en eso.

Así hemos visto cómo se ocupan los puestos por afinidad partidaria, por lealtades personales mal entendidas o por ser hijo, hermano, sobrina, esposa, amante o primo de algún personaje influyente.

Hay núcleos familiares enteros que han estado en el mismo Gobierno, tengan o no méritos profesionales, no ha importado. Esa también es una forma de corrupción y es inexplicable cómo en la Asamblea se ha venido congelando una iniciativa para prohibir el nepotismo.

publicidad

Hay partidos políticos que simplemente han vaciado a sus bases en el Ejecutivo o en las instituciones que controlan de una manera descarada, sin importar si dañan la operatividad de esas entidades. Eso ha sido una práctica recurrente y corrupta a la que debe ponérsele fin.

Solo una de las fórmulas presidenciales ha hablado de meritocracia y del fin del nepotismo. Habrá que ver si esa promesa se concreta en la realidad, porque el país necesita empleados públicos y funcionarios honestos, capaces, eficientes, preparados para el cargo y para el servicio al ciudadano que les paga.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.