Cerrar [X]

Política

“Hay un antes y un después en el acceso a la información”

Gerson Chávez

sábado 23, febrero 2019 - 12:01 am

Hoy concluyen las funciones de los comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) Carlos Ortega y Max Mirón y, cuatro días antes de dejar sus cargos, hicieron un balance del trabajo realizado desde que fueron elegidos en 2013. Ambos coinciden que el año 2013 marcó “un antes y un después” en el acceso a la información pública. Destacaron que la sociedad civil y los medios de comunicación jugaron un papel fundamental en accionar este derecho.

Ambos negaron haber recibido presiones de políticos o grupos de poder para resolver en determinada vía: nunca tuvieron temor de imponer sanciones a las instituciones que se negaron a entregar la información y mencionaron el caso de la multa con la Asamblea Legislativa. Esa institución se resistía a revelar el nombre de los asesores que trabajaban en la institución.

Ambos sostuvieron que el ejercicio del acceso a la información pública ha permitido conocer e investigar la corrupción judicializada como la que involucró a los tres últimos presidentes de El Salvador investigados por la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). También destacaron resoluciones en que Casa Presidencial se vio obligada a entregar la información de los viajes de los expresidentes de la República.                                                                                                  De igual forma, anunciaron que el IAIP está trabajando con la Organización de Estados Americanos (OEA) en un anteproyecto para una nueva Ley de Acceso a la Información Pública cuyo borrador podría conocerse en junio de 2019 y posiblemente busque eliminar el requisito de identificarse para pedir información pública. Finalmente, dice que uno de los retos de los nuevos comisionados es ser independientes y mantener el instituto despartidizado.

publicidad

 

¿Cuáles son los aportes que ustedes dejan para el país como parte de la primera generación de comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP)?


Ortega: El Instituto nace como garante del acceso a la Información Pública. Nos entregaron presupuesto, no nos entregaron instalaciones. En el país se había creado una expectativa enorme sobre el Instituto de Acceso a la Información Pública, principalmente en organizaciones de la sociedad civil. Empezamos a desarrollar la institución y cuando se nos dio presupuesto andaba por los $900 mil y comenzamos a contratar a personal. En el Instituto dejamos una política institucional como que nadie utiliza los vehículos de la institución para ir a su casa o hacer sus cosas personales, que no tuviéramos gastos de representación, que tampoco se nos diera gasolina para los vehículos personales y que ninguna persona debe hacer citas para hablar con los comisionados, sino que debemos atender a la gente en el momento preciso. En El Salvador, la costumbre de la parte pública es hacer citas para que el funcionario atienda a la población pero nosotros tuvimos la iniciativa de que eso no sucediera en el Instituto. Con esa filosofía hemos trabajado hasta hoy.

 

Mirón: Para nosotros fue un honor, un privilegio, haber sido comisionados del Instituto. Hemos podido aportar en cuanto al derecho de acceso a la información, en darlo a conocer. Hay un antes y un después en el acceso a la información pública; de pasar del oscurantismo hacia la transparencia y conocer datos que antes no era posible conocer. Esa información ha permitido que los ciudadanos tomen mejores decisiones, estén mejor informados, conozcan sobre los viajes de los presidentes, conozcan sobre los asesores de la Asamblea Legislativa, conozcan sobre los archivos del Ministerio de Defensa, que conozcan las declaraciones de Probidad de todos funcionarios públicos, cosa que antes era imposible. Ese es uno de nuestros aportes y estamos seguros que El Salvador ha cambiado, los ciudadanos de hace seis años ya no son los mismos. El acceso a la información ha permitido conocer muchos casos de corrupción, la gente está mejor informada y toma mejores decisiones.

 

¿Cuáles fueron las sentencias más representativas que emitieron en consenso o mayoría en este periodo de funciones?

Ortega: Quizá las de Probidad porque hay tres expresidentes de la República (investigados). Uno que se murió, otro que está preso y otro que anda huyendo. Esa parte es emblemática. Otras como el caso de El Mozote, casos emblemáticos de la guerra en que nosotros dijimos que se busque la información porque (en la Fuerza Armada) dicen que no existe. La Fuerza Armada es una de las instituciones que mejores archivos tiene; pero, aparentemente, no existen estos documentos. Ese es otro caso emblemático. Esos casos son un antes y un después, la Ley de Acceso a la Información Pública ha venido a darle apertura a la ciudadanía. Buscamos transparentar la función pública, pero todavía hay barreras; en seis años, es mentira que todos los funcionarios están comprometidos con la transparencia.

 

Mirón: De los 2,643 casos que hemos visto desde 2013 hasta la fecha, sí se han visto casos de tipo político o sobre funcionarios púbicos; sin embargo, el acceso a la información pública también ha ayudado en la vida cotidiana de muchas personas. Han solicitado información sobre sus expedientes clínicos, información de medicamentos. Una sola solicitud de información pública puede cambiar la historia del país. Hemos tenido solicitudes de información que hicieron cambios en la historia del país. Parte muy importante de estos logros se debe a la participación ciudadana. Instamos y le decimos a los ciudadanos que sigan participando, que pidan información, que sigan ejerciendo su derecho a la información.

 

¿Cómo fue la relación con el resto de comisionados?

mirón: Se ha logrado un efecto complementario, tenemos periodistas, tenemos abogados y se ha logrado complementar el trabajo y se logró salir adelante. Sí han habido diferencias en resoluciones o criterios, pero se ha logrado superar.

 

Ortega: Ha sido amigable y hasta fraternal. Los comisionados no nos conocíamos, quizá era lo más difícil; ni yo los conocía ni a mí me conocían, pero todos teníamos el concepto de venir a servirle a la población. El trabajo de llegar a la ciudadanía no fue fácil. A la gente se le fue quitando el miedo, tenían temor de solicitar información. En algunos casos, todavía los ciudadanos no tienen valor de pedir información porque los funcionarios, en las alcaldías, creen que son los dueños de toda la comarca.

 

Entonces, ¿Qué se ha hecho para cambiar esa cultura?

Ortega: Hemos capacitado. Hemos hecho las alianzas, por ejemplo, nos ha ayudado Fundaungo que capacitaba alcaldías y por otro lado, la ISD (Iniciativa Social para la Democracia) que capacitaba y ha capacitado a la sociedad civil, naturalmente con proyectos de USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional). Nosotros no teníamos fondos para capacitar. Para capacitación solo teníamos a dos personas, al jefe de capacitaciones y a otra persona. Así pasamos un par de años capacitando. Hemos ocupado las redes sociales para capacitar en línea, eso nos ha permitido llegar a más personas. Tenemos capacitaciones constantes en línea, no solo en la Ley de Acceso a la Información sino que en la Gestión Documental y Archivos.

 

Mirón: Se han hecho convenios con el Ministerio de Educación, se han hecho guías metodológicas para que desde la etapa parvularia, para incorporar los conceptos del derecho de acceso a la información (en la currícula).

 

En el ejercicio de sus funciones como comisionados, ¿Recibieron algún tipo de presión de políticos o grupos de poder?

Ortega: La verdad, yo no recuerdo que hayamos recibido ninguna presión. Cuando pusimos la multa a la junta directiva de la Asamblea Legislativa, no tuvimos ningún temor porque se habían cumplido los requisitos para ponerla. La Ley de Acceso a la Información Pública nos obligaba a poner la multa, porque si no, la Corte de Cuentas de la República nos ponía a nosotros la multa por no habérsela puesto a la Asamblea. Yo no recuerdo ninguna presión, ni de los medios de comunicación ni de la sociedad civil. Simplemente, hemos actuado apegados a lo que dice la ley.

 

Mirón: El principio de independencia del Instituto lo hemos logrado, no hemos recibido presiones. Se logró mucho respeto y credibilidad del Instituto en sus actuaciones. El Instituto siempre ha mantenido ese criterio de  independencia.

 

¿Es momento de abrir el debate para hacer algunas reformas a la Ley de Acceso a la Información Pública?

Ortega: El jefe jurídico del Instituto está trabajando con un equipo de la OEA (Organización de Estados Americanos) trabajando en la Ley (de Acceso a la Información Pública) 2.0. Es una propuesta que viene de la OEA. Naturalmente, ahí vienen algunos cambios. Sí hay necesidad de poner algunas correcciones en la ley. Por ejemplo, eliminar que las personas se identifiquen para poder solicitar información. Vamos a esperar la ley 2.0. Estamos trabajando directamente con la OEA.

 

mirón: Los cambios tienen que ir orientados a otros elementos que nos permitan un Estado más abierto, a una sociedad más abierta, más transparente, habría que ampliar el acceso a la información hacia datos abiertos, fomentar la participación de los ciudadanos, generar también la rendición de cuentas.

 

¿Se visualiza cuándo podría estar este anteproyecto de la nueva ley?

Ortega: Para el mes de junio de este año.

 

¿Qué opinan de la poca cantidad de profesionales que se inscribieron para participar en la elección de comisionados del IAIP?

mirón: Es un reflejo del nivel de conciencia gremial a nivel de la sociedad que se refleja en ese nivel de participación. En el caso del sector de organizaciones profesionales, sí se les motivó a que participaran y hubo una buena participación de candidatos propietarios y suplentes.

Los sindicatos también respondieron, igualmente, las universidades tomaron conciencia y han participado también.

En el caso de los periodistas, hay una falta de organizaciones electoras que también reflejan el grado de conciencia gremial. En ese sentido, hacemos un llamado para que estén atentos en los próximos procesos y desarrollar un espíritu más solidario.

 

Ortega: Yo creo que los sindicatos, al principio, tenían una apatía a participar o quizá por los requisitos que la ley tenía. La gente en las organizaciones se vuelve con un estatus de comodidad y ya no quieren participar. Entonces, el llamado es para que el Instituto sea renovado adecuadamente, de acuerdo a sus tiempos y plazos que la ley establece porque, si no, quien va a ser afectado es el pueblo salvadoreño porque, si la entrega de información no es oportuna, no sirve de nada.

 

mirón: Si vemos hacia atrás, hace seis años, ha habido mayor participación. Cada vez los ciudadanos están participando. Necesitamos fortalecer más la participación, pero sí hemos avanzado.

 

En el proceso de elección, se inscribieron varias personas con vínculos con partidos políticos o que habían donado a partidos, de derecha como de izquierda. En este sentido, ¿creen que es necesario que se mantenga un Instituto de Acceso a la Información Pública despartidizado?

Ortega: Claro, eso es básico. El día que el Instituto se contamine con la política dejará de tener independencia y no podrá emitir resoluciones que favorezcan a la ciudadanía.

 

¿Cuáles creen que son los retos y desafíos de los nuevos comisionados?

Ortega: De los retos es mantener la independencia. Un desafío es seguir siendo efectivos en la entrega de información y que, si el Instituto tiende a crecer, porque puede aparecer la Ley de Datos Personales, que sea transparente en toda la información.

 

mirón: Tienen que hacer un esfuerzo para manejar los aspectos jurídicos y administrativos del Instituto. Estamos en la era de la información y eso demanda de los comisionados estar muy actualizados en temas de transparencia y anticorrupción. Hemos demostrado que con pocos recursos se puede hacer mucho. Hay que ser muy eficientes y utilizar racionalmente los recursos que se tengan.

 

Al concluir sus funciones en el IAIP, ¿a qué actividades se dedicarán?

Ortega: Yo ya estoy jubilado y me dedicaré a mi jubilación. Tengo derecho a disfrutar la pensión.

 

mirón: Yo también estoy pensionado; sin embargo, ponemos a disposición nuestra experiencia, nuestro conocimiento para continuar haciendo un país y una democracia más transparente.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.