Cerrar [X]

Buenos Días

Historias de chat de un motorista drogado…

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 29, octubre 2018 - 12:00 am

El tráfico de la tarde era intenso, el autobús estaba lleno de gente que regresaba de su trabajo después de la jornada, con la dicha de haber evitado la lluvia vespertina.

De repente, a una de las pasajeras le llamó la atención el motorista de la unidad. Tenía el celular en la mano, en pleno chat mientras conducía. A veces escribía, a veces mandaba mensajes de audio. Y de repente se jactaba con su amigo de whatsapp en un mensaje de voz que se podía escuchar a cuatro filas de él: “ando bien pedo” (drogado). Y luego se reía.

Los ojos rojos lo delataban claramente por el consumo de drogas. El manejo temerario, pasando semáforos en rojo y gritando confirmaban el resto.

publicidad

Al parecer, su interlocutor no le creyó el cuento de que estaba manejando un autobús del transporte público de pasajeros drogado y lleno de gente en hora pico y para convencerlo, el motorista estiró su brazo derecho -mientras sostenía el volante con el izquierdo- y se tomó un selfie para demostrarle a su chero donde estaba.

La gente se llenó de pánico.


-“Fue bien feo”, me contó mi amiga que viajaba en el autobús y fue testigo de aquella escena terrible que ocurrió esta semana en el centro de San Salvador, sobre la 3a. Calle Poniente.

La falta de control sobre el sistema de transporte público provoca este tipo de cosas. Pero la cadena empieza por los mismos propietarios de las unidades que irresponsablemente contratan a individuos así, muchas veces sin licencia y por supuesto, sin ninguna supervisión en los recorridos que hacen. La cadena la sigue todo un sistema de escaso control de parte de las autoridades y de casi nula capacidad de imponer la ley. Es un milagro que no ocurran tantas tragedias como estos irresponsables son capaces de provocar.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.