Cerrar [X]

Internacionales

Indonesia sumergida en el dolor tras tsunami

AFP

lunes 1, octubre 2018 - 12:00 am

El balance de fallecidos por el terremoto y el tsunami que golpearon el viernes la isla indonesia de Célebes ascendió  ayer a al menos 832 personas, después de que los servicios de rescate encontraran a nuevas víctimas entre los escombros de la ciudad devastada de Palu.

“A mediodía (ayer) hay 832 muertos”, anunció el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho. El nuevo balance duplica casi el anterior, de 420 muertos.

“El número de fallecidos seguirá aumentando”, señaló el responsable. “Hoy (ayer) comenzarán los entierros masivos de las víctimas, para evitar que se propaguen enfermedades”, añadió.

publicidad

“Es muy duro”, contó Risa Kusuma, una madre de 35 años que mecía a su niño,  con fiebre, en un centro para refugiados de Palu. “La ambulancia trae nuevos cadáveres cada minuto”, “no hay mucha agua y se saquean las tiendas en todas partes”.

La mayoría de las víctimas se registraron en Palu, una ciudad de 350.000 habitantes en la costa occidental de la isla de Célebes, según la agencia de gestión de desastres. Pero pero las autoridades y las oenegés se preocupan también por la situación en la región de Donggala, más al norte.


El director del programa de Save The Children, Tom Howells, señaló que la cuestión del acceso a las zonas afectadas es un “gran problema” que dificulta los rescates.

“Las organizaciones de ayuda y las autoridades locales se esfuerzan por alcanzar varias comunidades alrededor de Donggala, donde se prevé que habrá grandes daños materiales y posibles pérdidas de vidas humanas a gran escala”, explicó Howells.

Los hospitales no daban abasto con la llegada de víctimas y muchos heridos tenían que ser atendidos al aire libre. Algunos establecimientos quedaron además deteriorados a raíz del sismo.

Aviones cargados de material y de comida aterrizaron en el aeropuerto de la ciudad.

“Solo tengo un hijo y está desaparecido”, dijo a la AFP Baharuddin, un residente de Palu de 52 años, parado sobre un piso cubierto de sangre. “Hablé con él por última vez antes de que se fuera a la escuela por la mañana”.

La agencia de gestión de desastres estimó que había 71 extranjeros en Palu cuando se produjo en terremoto, y la mayoría están a salvo.

 

Saqueos

Galletas, pañales, botellas de gas… En un supermercado con los vidrios rotos, hombres y mujeres llenan sus bolsas con todo lo que encuentran, asegurando que saquear es la única opción, ya que la ayuda no llega a la ciudad indonesia de Palu, devastada por un sismo.

“Las tiendas están cerradas y los mercados, vacíos”, explica Eddy, de 33 años. “Así que tenemos que saquear una tienda tras otra”.

Las autoridades indonesias anunciaron que no sancionarán a los saqueadores y compensarán a los propietarios de los comercios.

“Solicitamos (a los distribuidores) Alfamart e Indomaret que dejen que la gente tome los productos. Tienen que registrar todo y nosotros pagaremos, no será un saqueo”, anunció el ministro del Interior, Tjahjo Kumolo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Mined: dos maestros han sido amenazados

El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, aseguró que durante el año han reportado dos maestros  amenazados …

MÁS INFORMACIÓN
Ogilvy apuesta por revolucionar el impacto social de las marcas

Ogilvy & Mather busca “ser un puente” entre las marcas y propuestas de valor de alto impacto en ...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.