Editorial & Opinion

Juicio y Castigo

Aldo Álvarez / Abogado y directivo del CD

sábado 14, diciembre 2019 - 12:00 am

Hace un par de días el Juez especializado de la causa criminal que llevó el caso de la llamada “Operación Cuscatlán” –de forma muy gallarda, valiente y responsable–, permitió a los medios de comunicación el acceso a los vídeos que sirvieron de prueba para incriminar criminales pandilleros, y que los periodistas pudieran grabar lo que ahí se reprodujo. Para nadie fue una sorpresa, más bien confirmación, que en dichos vídeos aparecieran una serie de políticos conocidos, algunos de ellos en el ejercicio actual de cargos públicos, reuniéndose con pandilleros criminales, muchos de ellos hoy ya condenados, viéndose y escuchándose explícitamente hacer ofrecimientos de dinero y otras promesas, a cambio de favores electorales.

Si alguna duda existía sobre estos procederes torcidos de estos políticos –que en el caso del actual alcalde de San Salvador ya estaban más que confirmados, por haber aparecido en otros vídeos previamente reunido con pandilleros y haciendo ofrecimientos variados a cambio de favores electorales- pues ahora ya no cabe la más mínima duda que estos hechos ocurrieron y que lo que muchos señalamos durante mucho tiempo al respecto, era cierto: Que la rancia partidocracia de este país había pactado con los grupos pandilleriles criminales y asesinos, y que ello lo habían hecho con tal de ganar favores electorales y/o general “climas artificiales” de resultados inexistentes de combate a la criminalidad, como en el caso de la mal llamada “tregua entre pandillas”.

Los gobiernos de Arena y del FMLN, no sólo fueron incapaces e ineficientes en resolver el problema de la criminalidad en este país, sino que de muchas maneras lo fomentaron y ahora nos queda claro que hasta pactaron con ellos, a cambio de lograr cumplir sus mezquinos intereses partidocráticos, capitulando con ello ante la criminalidad, rindiendo al Estado ante los grupos criminales, sometiendo a la población al flagelo de más muerte, amenaza, extorsión y migración, y desplazamientos forzados, convirtiéndose así en cómplices miserables del sufrimiento del pueblo salvadoreño.

publicidad

Así pues de claras las cosas, manifiesto: Quienes no tienen ningún pudor en mentir hasta la saciedad sobre sus vinculaciones con criminales. Quienes no tienen ninguna mínima pena hasta de invocar el nombre de Dios para negar una verdad ahora evidente. Quienes se han lucrado del dolor, la muerte, la extorsión y hasta el éxodo de tantos y cuantos tuvieron que irse huyendo de los criminales. Quienes carentes de cualquier escrúpulo y sensibilidad hacia el atormentado pueblo azotado por criminales a los que les ofrecieron millonarios recursos para lograr a toda costa sus mezquinos propósitos políticos. Quienes han sido cómplices abiertos y desvergonzados de toda esta ola de luto, dolor y barbarie criminal que por tantos años nos ha asolado a los salvadoreños. Quienes se han encargado de volver un negocio el tema de la criminalidad hasta el punto de haberse lucrado con empresas de seguridad y la venta de armas. Quienes dieron las indicaciones y avalaron que tales negociaciones oscuras con criminales se llevaran a cabo, como las que aquél expresidente de Arena–y que todos sabemos para los intereses de qué grupo oligárquico trabaja– tuvo conocimiento, en palabras del propio alcalde Muyshondt. Quienes dieron la indicación y el aval de que tales negociaciones oscuras tuvieran lugar de parte del Frente –todos sabemos que el exministro Valencia no mueve ni un dedo si no es con indicación de su cúpula jurásica–. Quienes nos han mentido repetidamente hasta la extrema saciedad y cansancio de que se estaba combatiendo frontalmente la criminalidad y hasta se inventaron una contribución especial que pagan hasta los salvadoreños más humildes. Quienes convirtieron y llevaron este país al nada honroso puesto de ser el país ¡más violento del mundo!

Para toda esa clase política enferma, para toda esa partidocracia malsana que tanto daño le ha hecho al país. Para esos traidores, vende patrias, mezquinos y malnacidos, para esos políticos infames, sólo hay dos palabras: Juicio y Castigo, Juicio y Castigo, Juicio y Castigo, nada menos vamos a aceptar, nada, absolutamente nada menos. Y en cuanto a sus casi cadáveres tiendas partidarias Arena y el FMLN, nunca, pero nunca jamás regresarán al poder, y de eso nos encargaremos todos los ciudadanos en las próximas elecciones. Así pues, la pelota está hoy en la cancha del Fiscal Melara: debe usted de iniciar los respectivos procesos penales contra estos políticos criminales sin demora alguna, contra estos políticos que muy bien el juez especializado de la causa criminal llamó “gangsters políticos”. ¡Esperamos sus acciones Fiscal Melara!





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.