Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La campaña política se ensucia más

Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 28, enero 2019 - 12:00 am

Estamos a menos de una semana de las votaciones que decidirán el futuro político de El Salvador. Nuestra realidad está vinculada muy estrechamente a lo que ocurren en la sufrida Venezuela, en donde los sucesos políticos están causando un profundo daño en toda la población y a la par, a nivel internacional, se dibuja un descalabro directamente proporcional a la inseguridad jurídica que los negocios, el comercio y todo tipo de relaciones entre Venezuela y los países del mundo, se deteriora cada día.

En nuestro país tenemos un momento de indefinición tal que por un lado el Órgano Legislativo asume una posición de condena al régimen de Nicolás Maduro por considerarlo ilegítimo y el Órgano Ejecutivo por solidaridad ideológica le muestra su apoyo incondicional, delatando de esa forma una incongruencia que a la larga no produce nada bueno para los ciudadanos. Sin lugar a dudas que los aspirantes a la primera magistratura de la nación hacen sus últimos esfuerzos por conseguir el aval de los votantes y obtener el apoyo a los planteamientos que se ofrecen en la campaña. Sin embargo, paralelamente, se desarrolla una campaña sucia con la finalidad de presentar a los adversarios como lo peor de la sociedad y lograr de esa forma el repudio del votante en la justa electoral que se avecina.

Desde luego que tan sórdida campaña no la desarrollan a título personal, sino que se pretenden proteger con el anonimato o con la tradicional fórmula de buscar a terceros como responsables de tan lastimosas publicaciones, que aun siendo ciertas difaman inmisericordemente a la persona o grupo al cual van dirigidas. Lo mencionábamos en un artículo anterior, que dentro de los métodos de comunicación moderna, el desprestigio de personas y entidades se ha facilitado con el advenimiento del internet, la computadora y demás tecnologías antes desconocidas. El extremo al que se ha llegado lo podemos ilustrar con la prohibición que se pretende al impedir los “drones” en los lugares de votación, imaginamos que con la idea de evitar fraudes o noticias tendenciosas en el lugar y al momento en que se celebra la votación.

publicidad

El tiempo que vivimos no puede separar el conocimiento noticioso de sucesos, casi en el mismo momento en que sucede, pero al mismo tiempo, aunque el periodismo serio se beneficia de esta tecnología, siempre existen individuos o instituciones que aprovechan estos recursos modernos para mostrar imágenes o situaciones, que -ciertas o falsas-, atentan contra la dignidad o la buena fama de las personas. La libertad de expresión -garantizada por nuestra Constitución- se nota ensombrecida por el abuso de la misma, por inescrupulosos que aprovechan segundo a segundo los errores humanos para desprestigiar al enemigo.

Cuando cursaba mis estudios de derecho penal, nuestro profesor nos explicaba que la difamación no necesariamente se refería a hechos falsos, sino que podrían referirse a hechos verdaderos, pero que fuera del círculo de intimidad del afectado, podrían afectarlo en su honor o buena fama. Dicho de otra manera, aunque el “hecho” cuestionado o denunciado, fuera cierto, el hacerlo público, puede causar daño. Eso, en la presente campaña electoral, se ha llevado a extremos que en una sociedad moderna, resultan condenables. Si es cierto que el desarrollo social avanza paralelamente a la cultura de un pueblo, usar practicas difamatorias así por así, no dejan de ser condenables por una sociedad honesta.


De todas maneras, tenemos por sentado que en esta última semana de propaganda electoral, se lanzarán los más venenosos residuos de la sociedad para conocimiento del público, con el objetivo de lograr disminuir las preferencias de los votantes para los candidatos. Esperamos que los electores tengan la madurez suficiente para valorar lo que en realidad vale en la persona que pretende llegar a servir a sus semejantes desde los puestos públicos, y desechen lo que es propaganda de difamación.  Emitir el voto con ese conocimiento, lo hace más responsable.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.