Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La capacitación como factor clave para el crecimiento profesional

Carlos Gómez Benítez / Director ejecutivo del Insaforp.

sábado 6, abril 2019 - 12:00 am

Seguramente muchos de ustedes han escuchado frases populares que tienden a describir las características de los salvadoreños, como: “El salvadoreño se rebusca” –o unas, un poco más coloquiales- como aquella que dice: “El salvadoreño es cachimbón”.

Pues bien, cada vez que tengo la oportunidad de conversar con alguna persona, sea joven o adulto, coincidimos en que en el país existe el deseo de superación y de bienestar personal y social.

Algo que ha quedado evidenciado, pese al contexto socioeconómico de El Salvador, es la lucha de la juventud. Ellos nos están dando un ejemplo que no lo veíamos antes. Y es que, a pesar de las adversidades y obstáculos, este grupo poblacional busca oportunidades de superación y crecimiento. En muchos casos, desde mi experiencia como director ejecutivo de Insaforp, me he dado cuenta que hay puertas que se les abren a este segmento, gracias a la formación profesional que brinda la institución, a través de los distintos programas.

publicidad

Todos buscamos ser personas exitosas en nuestras carreras y una base para ello es actualizar nuestros conocimientos constantemente, sin importar el nivel en el que estemos.

Esta cualidad humana no solo nos permite avanzar y desarrollarnos individualmente, sino que el impacto que generamos en nuestras empresas es significativo, porque la productividad de las mismas se convierte en una mejora continua de los procesos, servicios y productos.


El año pasado, en el Insaforp, conmemoramos nuestros primeros 25 años de creación con diversas actividades, visibilizando los beneficios de la capacitación y hoy en día muchas personas me preguntan: ¿Cuál es el impacto de la formación profesional en las empresas?

Mi respuesta es precisa y firme, la formación profesional vista como una inversión en función de las necesidades de las empresas, contribuye en un aumento de la eficiencia, eficacia y productividad, tanto para la organización como para el trabajador; asimismo, contribuye a mejorar su autoestima, las relaciones interpersonales, clima laboral y nivel de desempeño, mediante el fortalecimiento de las competencias laborales, dando como resultado, capitalizar nuevas oportunidades profesionales.

Al platicar con los empresarios de distintas industrias en el país, ellos ven con optimismo esa actitud de las nuevas generaciones –es decir, jóvenes que buscan oportunidades de empleo a través de la capacitación–, y ven cómo estos procesos individuales y en algunos casos colectivos, empiezan a dar sus frutos en distintos sectores, uno de ellos el del plástico; generando nuevos empleos y empresas más productivas y competitivas. Sin embargo, no podemos ver a la formación profesional como el detonante de la productividad de las empresas y de nuevos empleos, si no se enmarca en una estrategia empresarial que tenga como objetivo aumentar la productividad a través del recurso humano.

Es indispensable que en las empresas se invierta en tecnologías, equipos, innovación y, sobre todo, en capacitar a su personal. Esto tiene que hacerse con una visión a mediano y largo plazo con el propósito de garantizar el éxito local, regional y global.

Solamente de esta manera podremos obtener resultados que cambien drásticamente las condiciones de la población y de desarrollo del país.

Quiero compartir con ustedes una de las experiencias que hemos tenido con el sector financiero. Recientemente, con el Banco Cuscatlán suscribimos un convenio para capacitar a estudiantes de distintas universidades en cursos especializados de la industria financiera, con un fuerte componente de habilidades para la vida, ello con el objetivo de incorporar a estos jóvenes para especializarse como asesores financieros, así como en otras áreas de servicio que ofrece el banco a sus clientes.

Como podemos ver, en nuestro país el sistema financiero es un ejemplo de innovación y productividad, porque sus estrategias contemplan la mejora continua y la capacitación a sus trabajadores ha sido un componente importante entre distintos elementos que conlleva la política de desarrollo que implementan.

Quiero finalizar invitándolos para que vean a la formación profesional como un camino necesario e indispensable de superación y crecimiento personal y de desarrollo productivo del país. Estoy consciente de las exigencias del mercado laboral a nivel local y mundial, y solo con la formación profesional podremos tener un país competitivo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.