Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La caravana

Rafael Domínguez / Periodista

jueves 25, octubre 2018 - 12:00 am

Van hacia Estados Unidos, salieron desde Honduras, atravesaron El Salvador y Guatemala, van a pie, les falta atravesar México, su objetivo: desafiar la decisión Trump de limitar el acceso de migrantes ilegales a la gran nación del norte y entrar “por el derecho” a una vida mejor. Pero ¿Por qué ir donde no te quieren? ¿Por qué no migrar al sur? ¿Por qué no migrar a Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia? ¿Por qué estos países que se supone “son mejores” que el imperio no abren sus fronteras y ayudan al migrante? ¿por qué el destino debe ser Estados Unidos?.

Reconozco las dificultades de nuestra gente, la falta de empleo y la pobreza con la que muchos se enfrentan cada día, pero ¿es esta caravana la solución? Desde la óptica del Gobierno de El Salvador ya la migración ilegal se ha reducido 60 % y no por ayuda de los Estados Unidos, sino por “recursos propios”, lo cual significa que ahora tenemos empleo y ha crecido la economía para absorber esa migración.

El presidente Sánchez Cerén lo dijo en la ONU, que su gobierno había reducido en 10 puntos la pobreza, igual se habla del crecimiento sostenido del 2.5 % anual y de la recuperación de la inversión; entonces ¿nuestro país está mejor?¿Tanto como para que nuestra gente ya no migre? En Nicaragua el Gobierno reprime asesinando jóvenes y se constituye como dictadura, pero dice que es el mejor país para invertir y vivir; en Honduras se violó la Constitución y la pobreza aumenta, pero se nos dice que fue bueno que el presidente Hernandez se reeligiera, por tanto o nos mienten o la caravana es simplemente otra manipulación política más.

publicidad

Yo creo que es las dos cosas, nos mienten sobre los grandes logros y sobre la economía; tenemos en el caso de El Salvador un presupuesto desfinanciado en $1200 millones cada año y vivimos de la remesa, $4500 millones al año que vienen de la gente que trabaja en los Estados Unidos y el avance de infraestructura es por préstamos o donaciones bilaterales, por eso la gente sigue migrando y tiene la migración en su mente todo el tiempo. Sobre la caravana, no es más que una idea estúpida de gente que manipula la necesidad ajena. ¿Qué pueden lograr aparte de más dolor y trauma para los niños que llevan como escudo humanitario? Ya llevan un muerto en la lista, pero esas mentes manipuladoras no sienten, ellos están en su mundo político creyendo que meternos odio hacia Estados Unidos es la solución, que odiando al “imperio” lograremos crecimiento, ellos siguen alimentando las teorías del pasado que ya fracasaron. Ninguno dice: !Vengan acá a nuestro país socialista, aquí donde hay trabajo para todos, alimento para todos, vida para todos! No lo dicen porque no existe, pero mientras haya odio ellos siempre seguirán en el poder repartiendo la miseria. El único odio que ahora pueden mantener es contra Estados Unidos, un país del que dependemos y del cual hemos sido socios a lo largo de la historia; un socio que no es el mejor de todos, pero ha dado siempre un apoyo ¿entonces, dónde está el problema? El problema está en los políticos y líderes de nuestros países que se acostumbraron a la remesa y la donación, que han recibido las ayudas y no las hicieron multiplicar, para El Salvador eso incluye los dos últimos gobiernos, 10 años del FMLN en el poder, ejecutivo, legislativo, municipal y judicial, 20 años de poder total de ARENA y 30 más del PCN y PDC, incluye a GANA y a Bukele que también ya gobernó y dejó deudas y préstamos por pagar. No se salva ninguno y ese es el problema, que no se soluciona con una caravana desafiante que solo desafía a la muerte porque el viaje es duro, complicado y lleno de peligros; pero los que la alientan lo hacen desde sus escritorios y en el aire acondicionado de los hoteles donde dan sus conferencias de prensa.

Es una caravana que todos tratan de justificar pero pocos piensan en cómo resolver o realmente a quien culpar; para mí, la culpa es de todos los que han gobernado, los que han sumido al país en la deuda, los que siembran el odio y justifican sus decisiones, las malas decisiones justificadas en lo que otros hacen.


La caravana es la peor idea activista que he conocido, porque traerá dolor, manipulación y más odio entre los pueblos; es una malévola idea para visualizar la realidad bajo la culpa de otros y no de nuestras propias malas acciones; es una insensata forma de pretender tener lo que otros tienen y es tratar de vender un principio imposible de aplicar: “me merezco”, “debo” “es mi derecho”. Es tan malvada esa caravana que solo evidencia nuestra incapacidad de resolver nuestro destino, ¿por qué? Porque si esos siete mil u ocho mil que ahora reclaman derechos a EE.UU. protestaran contra sus gobiernos, contra la corrupción y contra la incapacidad, otro gallo nos cantara; pero no, el esfuerzo es hacia lo imposible, la inversión en dinero (porque alguien paga el viaje); es hacia el absurdo y por lo mismo esa caravana y sus consecuencias solo deben ser sobre aquellos que la promueven y sobre aquellos que quieren sacar raja de los incautos que ahora caminan bajo esperanzas de “humo” y bajo el abrasador sol del desierto.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.