Editorial & Opinion

La catástrofe amazónica, indignación mundial, silencio salvadoreño

Rubén I. Zamora / Abogado, político y diplomático

miércoles 28, agosto 2019 - 12:00 am

Las últimas dos semanas el mundo ha ido despertando a una de las más graves catástrofes mundiales, los incontrolados incendios de la región amazónica que trascienden los limites nacionales y se vuelven un fenómeno doblemente internacional, en primer lugar porque abarcan ya no solo  el territorio de Brasil, sino también el de Bolivia, Perú, Colombia y amenazan extenderse a Ecuador, es decir a la mayoría de los países latinoamericanos de Sudamérica, por otra parte, la magnitud del desastre constituye una amenaza para la humanidad, puesto que la región amazónica es la fábrica del 20 % del oxígeno para toda la tierra y es la cuna de igual porcentaje del agua dulce.

No se trata de un fenómeno “normal”, igual al de años anteriores, como cínicamente afirmó el ultraderechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Se trata de 78.000 brotes de incendios, un 84 por ciento más de los datos registrados en los primeros siete meses del año pasado, y más de 2.100 nuevos focos en las últimas 48 horas este aumento no puede explicarse como si se tratara de un fenómeno natural, sino por su dimensión es provocado por seres humanos.

Por un lado están los grandes hacendados brasileños que queman la selva para habilitarla para  ganadería y actividades agroindustriales y estos son atizados por el discurso de Bolsonaro desde su campaña electoral y desde el gobierno no ha hecho sino incentivar estas prácticas que producen una brutal deforestación la cual, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) de Brasil, ha aumentado exponencialmente, desde que Bolsonaro asumió el poder en enero pasado. Su Colega de Bolivia, Evo Morales, ha dictado un decreto en similar sentido, para su parte de la Amazonia hoy en llamas y son miles de manifestantes los que están pidiendo en la calle que sea derogado.

publicidad

La indiferencia de Bolsonaro ante la catástrofe (esperó hasta el viernes 23 para enviar al ejército) y el peligro mundial que representa, han generado una verdadera tormenta social y política en contra del gobierno de Bolsonaro; en al menos 12 ciudades de Brasil y en muchos otros países de América Latina y del mundo, miles de personas han salido a la calle a protestar por la condenable inacción del gobierno brasileño. A esto se suma la declaración del presidente Macron de Francia que ha llamado públicamente a Bolsonaro mentiroso y que amenaza vetar el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, iniciativa a la que se ha unido Irlanda y como si fuera poco, en Finlandia, país que ocupa la presidencia rotatoria de la Unión Europea. El primer ministro propone prohibir las importaciones de carne de res brasileña como protesta y presión para que tome en serio el caso (Brasil es el principal exportador de carne de res del mundo). Asimismo, los obispos católicos reunidos en el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) pidieron a los gobiernos de Brasil y Bolivia y al mundo: “tomar serias medidas para salvar al pulmón del mundo” y afirmaron en su comunicado ‘Levantamos la voz por el Amazonas’: “Lo que le pasa al Amazonas no es un asunto solo local, sino de alcance global. Si el Amazonas sufre, el mundo sufre”. En las redes sociales, Greenpeace ha lanzado una carta y ya lleva millones de firmantes de todo el mundo, igual mensaje ha organizado AVAAZ con un número de suscritores que había llegado ya a los dos millones y medio.

El Salvador es  uno de los países del mundo que sufre los efectos negativos del cambio climático y a pesar de ello, estamos guardando silencio frente a esta tragedia. Nuestro gobierno no ha dicho una palabra al respecto, pareciera que no se atreve a condenar a gobiernos con los que quiere tener “buenas” relaciones o vínculos ideológicos; el actual gobierno ha tomado una política igual a la de la administración Trump, actuar como si lo que está sucediendo, no existiera. Por otra parte, las redes sociales, especialmente las que tratan de cuestiones medioambientales, también están guardando un silencio culpable. Ya es hora que tanto el gobierno, como los partidos políticos y la Sociedad Civil hagamos sentir nuestro rechazo y exigir que las políticas responsables de esta catástrofe sean drásticamente modificadas.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Un desafortunado Tuiter

Los mensajes cortos, inmediatos y contundentes con los que el presidente Bukele pareciera querer acostumbrarnos, constituyen …

MÁS INFORMACIÓN
El enfrentamiento Asamblea Legislativa vrs. el Ejecutivo

Hace ya varios años, en tiempos de Tony Saca, y a su iniciativa, la Asamblea Legislativa …

MÁS INFORMACIÓN
La Amazonia arde…Los presidentes discuten

A Partir de Enero de este año, los incendios en la Amazonia empezaron a multiplicarse, para …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.