Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La competencia electoral

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen.

martes 8, enero 2019 - 12:00 am

Iniciado el nuevo año se requiere evaluar el estado de la nación. Siempre habrá conservadores pesimistas, pero es necesaria una valoración integral que agregue los retos por superar, sobre todo a las puertas de una elección presidencial.

Es apreciable el buen resultado de políticas públicas que muestran la reducción de la inseguridad y criminalidad disminuyéndose los crímenes en un 15,7 %, es decir, 622 homicidios menos que el año anterior, superando poco a poco el problema principal del país, esto ratifica la tendencia de una buena gestión. Este resultado provoca mayor presión sobre la agenda social para profundizar las políticas y acciones de prevención de violencia, rehabilitación y reinserción; también demanda profundizar aún más la cobertura de los servicios de salud y educación con mayor calidad y calidez, elemento indispensable para crecer económicamente con más oportunidades, salarios justos y empleos decentes.

No podemos aislarnos del mundo, otros fenómenos globales tienen incidencia en nuestras perspectivas de progreso: la reciente guerra comercial de Estados Unidos contra China puede tener un fuerte impacto para el comercio mundial ya que afecta los mercados y las expectativas de crecimiento global; mientras, estamos expectantes del compás de los 90 días de negociaciones que vencen en marzo para un posible acuerdo entre estos gigantes. A esto suma la errática e inhumana política migratoria del presidente Trump, poniendo en grave  riesgo la unidad familiar de millones de hogares latinoamericanos y su sustento, por la falta de acceso al trabajo, golpeando el crecimiento económico de países en vías de desarrollo como el nuestro.

publicidad

EE.UU. sigue siendo el principal destino de nuestras exportaciones que este año crecieron 3,1 % en relación al PIB, superando la barrera de los $5000 millones, de los cuales $2,500 millones tuvieron como destino a este socio comercial. El mercado norteamericano creció para nosotros  un 2,7 %, representando unos $60 millones adicionales. Nuestras importaciones superaron los $10,000 millones, el 55 % de éstas proceden de EE.UU., China y Guatemala. Este desequilibrio es compensado con las remesas que en el año superaron los $5,000 millones, por lo que a un país como el nuestro, con escasos recursos, le corresponde tomar el pulso permanente a los conflictos internacionales, especialmente a la dimensión humana del tema migratorio.

El rasgo político importante del periodo fue la capacidad del presidente Sánchez Cerén de alcanzar acuerdos con todos los partidos y fuerzas económicas y sociales para resolver el financiamiento del Estado y de proyectos de gran alcance social como la construcción del nuevo hospital Rosales; reformar el sistema de pensiones –que requiere una reingeniería-, cumplir con los compromisos en materia de endeudamiento público y asegurar desde la legislatura la elección de cargos de segundo grado, venciendo la confrontación y los reiterados bloqueos del partido ARENA.


Estamos inmersos en la recta final de las elecciones en las próximas tres semanas. Es clara y dominante la histórica confrontación ideológica y programática entre el FMLN y ARENA, estas fuerzas antagónicas enarbolan visiones de nación claramente diferenciadas. ARENA siempre ha representado los intereses de los grupos económicos oligárquicos y el FMLN las justas aspiraciones de transformación económica y social desde un programa de acción sometidos a reiteradas consultas con amplios sectores sociales y expuesto sin temor al debate mediático.

En cuanto al candidato Bukele, su ambiguedad va desde aglutinar en su entorno rancias figuras que fueron parte del último gobierno de ARENA, pasando por su enfermizo interés de aplastar y dividir el legado histórico del FMLN como fuerza política de las mayores transformaciones del país, hasta engañosos subterfugios mediáticos para tratar de capitalizar una parte del descontento social, que por la falta -o lentitud- de cambios o por deficiencias en la ejecución de programas gubernamentales, un sector del electorado pueda legítimamente tener. Sin embargo, lo cierto es  que oculta su naturaleza ideológica evadiendo el debate, enmascarando su visión programática en consignas vacías, con el único fin de establecer otro gobierno de empresarios y negocios del pasado que trunque la continuidad de las transformaciones impulsadas por la izquierda.

ARENA se esforzó en bloquear la gestión gubernamental del FMLN, hoy el candidato Bukele pretende llevar al país a una nueva confrontación en función de su interés mesiánico. El futuro, estabilidad y rumbo de El Salvador dependerán de la capacidad de alcanzar consensos y acuerdos entre todas las fuerzas, sociales, económicas y políticas en función del genuino interés del pueblo; superando las disputas mediáticas, troles y manipulación de redes sociales, debe ser el programa de gobierno, la capacidad de interlocución, la madurez de un candidato experimentado para conducir el país, los elementos necesarios a tener en cuenta para elegir, si no veamos a nuestros países vecinos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.