Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La Constitución ojeada al revés

Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional / Por Hugo E. Fonseca A. Militar y abogado.

viernes 8, febrero 2019 - 12:00 am

El 27 de enero de 1923, en el Daily Star de Toronto, y desde Lausana, Ernest Hemingway escribió: “El dirigente fascista italiano anunció que quería recibir a los periodistas. Todos acudimos y nos agolpamos en su despacho. Estaba sentado en su mesa escritorio leyendo un libro. Su rostro dibujaba el famoso mal gesto: manifestaba su condición de dictador. Por haber sido periodista sabía que sus declaraciones llegarían a muchos lectores. Me puse de puntillas detrás de él para ver qué libro estaba leyendo con tanto interés: era un diccionario francés–inglés… ¡puesto al revés!… Mussolini es el mayor fanfarrón de Europa. Aunque me detuviera y ordenara que me fusilaran, continuaría tildándole de fanfarrón”.

Al leer este fragmento de la historia sobre el Duce, me recordó que algunas autoridades nuestras, quizá ojean la Constitución ¡puesta al revés!

No puede haber legitimidad del Estado de Derecho salvadoreño si las resoluciones y actuaciones del funcionario son contrarias al orden establecido, donde la Carta Magna tiene la supremacía; y al deber de cumplir y hacer cumplir la Constitución, ateniéndose a su texto, Art. 235 Cn.

publicidad

Por consiguiente, las actuaciones de todos, incluso de los miembros de la Fuerza Armada, deben circunscribirse a lo establecido en el marco referencial constitucional: es una Institución permanente al servicio de la nación, obediente, profesional, apolítica y no deliberante, Art. 211 Cn. Estos últimos son los cuatro pilares fundamentales de este organismo:

  1. OBEDIENTE: está bajo la autoridad del Presidente de la República, en su calidad de Comandante General de la Fuerza Armada y sujeta a las normas vigentes, la Constitución, las leyes vigentes: tanto militares como comunes; aun cuando se exponga el soldado al máximo sacrificio de dar la vida por la Nación.

B.- PROFESIONAL: Es una organización formal, con jerarquía y normas de funcionamiento, sin menoscabo de los derechos y deberes de la persona humana. Se distingue de cualquier concepción de milicia, mercenarios o agrupación voluntaria de hombres armados, que aun defendiendo la nación, solo se aglutinan en forma autónoma para una acción particular.


C.- APOLÍTICA: Es una institución que sigue las políticas de Estado y de Gobierno, pero no de la política partidista, proselitista, electoral o de poderes fácticos. Eso le permite ejecutar su misión en beneficio del Estado, respetando y defendiendo el poder soberano del pueblo, que es ejercido por los órganos primarios e instituciones públicas, en sus respectivas atribuciones constitucionales.

D.- NO DELIBERANTE: No debe discutir ni cuestionar el pro y el contra de los motivos de una decisión u orden que se le imparta, ni valorar la pertinencia de la razón o sin razón de los votos o mecanismos del proceso de toma de decisiones de los mandatos que recibe del superior. Es una entidad que puede ponderar la razonabilidad de las acciones que le son requeridas, y observar la constitucionalidad y legalidad de ellas, para su ejecución. Carece de facultades constitucionales o legales (Art. 86 inc. último) para el seguimiento a candidatos de distintos institutos políticos y calificarlos; o para investigar si las decisiones están apegada o no a derecho; o para realizar monitoreo del escenario político; o para exigir, por ejemplo, a la Fiscalía General de la República que se mantenga fuera de los procesos electorales, cuando la ley lo ordena.

El realizar alguna de estas acciones abre el riesgo de deliberar o politizar la Institución; así como colisionar con las atribuciones, facultades o competencias constitucionalmente propias de otras entidades, poniendo en entredicho la obediencia u observancia de la Constitución, por la Fuerza Armada.

Aunque las órdenes legales del superior deben cumplirse por los subordinados sin hacer observación alguna, Art. 9 de la Ordenanza del Ejército, las órdenes inconstitucionales e ilegales no entran en este conjunto.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.