Editorial

La democracia salvadoreña a contracorriente

Diario El Mundo

jueves 26, diciembre 2019 - 12:00 am

La democracia como organización del poder estatal y garantía de las libertades individuales, es difícil de definir, pero fácil de apreciar cuando se ha perdido.

El Salvador mantiene un proceso de construcción democrática desde la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, cuando en un esfuerzo de refundación de la República, se pusieron las bases para una mejor convivencia y armonización de la estructura estatal con los derechos y libertades públicas.

Esta consideración de la democracia como un sistema vibrante y participativo, en el que coexisten controles y se garantiza el relevo en el ejercicio del poder, parece haberse perdido en una parte de la región centroamericana.

publicidad

La tentación autoritaria ha hecho mella en las sociedades de países hermanos, y el relevo en la presidencia, tan necesario para garantizar la democracia y la ausencia de caudillismos ajenos a esta, va dando paso a la concepción absoluta y patrimonialista del poder.

En medio de este escenario, la democracia salvadoreña navega en un mar siempre agitado, pero la libertad de prensa, los eventos electorales y la fundación de nuevos partidos políticos, son prueba de que existe confianza en el sistema y cauces para defenderlo civilizadamente.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.