Editorial & Opinion

La educación y los méritos

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 22, agosto 2019 - 12:00 am

Ciertamente el Plan Control Territorial implementado por el actual gobierno está rindiendo frutos positivos, dado que se tiene la sensación que se le está ganando a las pandillas, esto significa que vamos por buen camino, pero no hay que confundir la sanción de victoria, con que se haya ganado la guerra a la violencia juvenil. Pero sí podemos darnos un respiro e iniciar como país, un verdadera Política Criminal de Estado, que vaya enfocado en la prevención de la violencia y con énfasis en valores, creando protocolos precisos de reinserción y rehabilitación, de jóvenes en conflicto con la justicia.

Pero, por otra parte, es importante, que se trabaje en dos áreas específicas; una es reeducando a la familia, es decir enseñar a los padres su responsabilidad de instruir y cuidad a sus hijos desde la primera infancia, para que se mantengan alejados de las calles y de los conflictos, y lo segundo es que el Estado se atreva a dar un salto de calidad para invertir en educación,  basado en las competencias y el conocimiento, de modo que se trabaje con los niños y niñas para que den el máximo potencial de sus neuronas, para desmarcarnos de la educación tradicional y aburrida que solo premia la repetición y la memoria.

Recordemos que estamos en la era de la economía del conocimiento, esto quiere decir que los empleos con mayor remuneración en el mundo globalizado, son los mentales, como la creación de software, aplicaciones móviles, especialista; en banca digital y criptomonedas, en ingeniería alimentaria, en impresión de alimentos en 3D, en campañas de crowdfunding, (gestión de micro financiamiento) en privacidad, y diseñadores de órganos humanos, lo que supone un descenso de los empleos manuales y mecánicos, del mismo modo las materias primas y el petróleo valen cada día menos.

publicidad

De modo que invertir en el capital humano, brindándoles el conocimiento mediante una educación de alto nivel así como  las herramientas para la superación, es apostarle a una sociedad moderna, educada, libre de violencia y sin deseos de emigrar a otros países,  esa ha sido el éxito de países como Finlandia, Singapur, China y Suiza, por  mencionar algunas naciones que decidieron hacer una verdadera inversión en los niños y niñas, por ello hoy gozan de prestigio mundial, al grado que sus ciudadanos son colocados en las empresas gubernamentales o privadas mediante méritos y no por amistad o confianza.

Por lo tanto, los gobernantes de esos países pueden dormir con tranquilidad sabiendo que la rienda de su nación está siendo conducida por las mejores mentes, en consecuencia, los servicios básicos de sus ciudadanos serán suplidos con eficacia y prontitud, porque los impuestos que pagan son bien administrados, teniendo como base la cultura de cero tolerancias a la corrupción, cero tolerancias a los despilfarros, lo cual implica una distribución prioritaria de los ingresos,  no hay desabastecimiento de medicamentos en los hospitales, las escuelas son modernas y tecnológicas, las calles son limpios y sin baches.


Sueño con el día en que  El Salvador tengamos gobernantes patriotas, que pongan los intereses de país por encima de los suyos, que prioricen los gastos públicos, de manera que sea más importante que haya medicamentos y buenos instrumentos en los hospitales públicos que comprar vehículos para escoltas presidenciales, es más importante que se invierta en una educación de calidad para los niños que estar dando alimentos de príncipe a los distinguidos funcionarios o gastar el dinero público en consultorías superfluos que solo sirven para drenar recursos.

Sueño con el día, que las contrataciones de empleados públicas no se hagan porque se, es, pariente del presidente o amigo del funcionario, sino que se efectúen por los méritos, por las capacidades intelectivas y por la quemada de pestañas que hizo el individuo en la universidad y luego su maestría. Ya que es lamentable que únicamente los amigos del funcionario y su circula más cercano acedan a plazas públicas que representan los mejores emolumentos, algunos de ellos no por méritos ni por capacidades, sino por la lealtad ciega a una persona, pero no lealtad a la patria.

Sueño con el día, en que un presidente no destine tantos recursos a actividades privadas ni use los bienes del pueblo para darse la vida de rey, cuando esto cambie tendremos un mejor país y a una población más educada y con mejores perspectivas de vida.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.