Editorial & Opinion

La era del fake news y los troles

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

miércoles 31, julio 2019 - 12:00 am

Recientemente en Fusades se dio una charla por el abogado y periodista Edison Lanza, en la que advierte sobre las noticas falsas (Fake News) que circulan en el ciberespacio, que tienen como objetivo manipular e influir sobre la opinión del público, es decir, que los salvadoreños, están bajo una amenaza maquiavélica que trastorna la verdad y la presenta como mentira o viceversa, de modo que no hay manera de controlar esta avalancha de noticias que se mueven de forma caprichosa que penetran las mentes de miles de incautos, que no se atreven a verificar, cuestionar y analizar esa información.

De manera que el fin de estas noticias, es que las víctimas de la información, no sepan distinguir entre la verdad y la mentira, como una especie de cortina de humo, chambre, caja china, o rumorología, como lo llaman los expertos de las comunicaciones, todo ello con el afán de desviar la atención del público de los verdaderos problemas; esta técnica de la rumorología se utiliza tanto en la esfera empresarial como en el ámbito político,  es así como un mal producto o con propiedades dañinas al consumo humano, se puede convertir en una maravilla vendible en todos los establecimientos del planeta.

Pero también podría ocurrir lo opuesto, que un buen producto con grandes beneficios a la humanidad, pueda ser descalificado y no vendible a partir de rumores falsos que crean sus competidores solo para dañar el prestigio del producto o la empresa. Ahora bien, cuando este concepto del Fake News, se traslada al ámbito político, la cosa se vuelve más intensa, porque ahí no existe respeto a nada y nadie, tampoco hay treguas, ya que por lo menos en el ámbito empresarial existen leyes que regulan las conductas anticompetitivas y sancionan al infractor, cuando se logra detectar su origen.

publicidad

Sin embargo, en la política, la rumorología es tan común, que un político corrupto se perpetúa en el poder por la gran cantidad de subterfugios que utiliza en el medio, en la que contrata una gran cantidad de troles para que estén hablando muy bien de su persona y de la supuesta gestión que hace como funcionario, pero en la práctica todo esto es una falacia, que sirve para mantener entretenida a la población, y que no se discuta nada en las redes sociales de los actos de corrupción que se dan en la institución que dirige, o que no se hable nada de las investigaciones sobre enriquecimiento ilícito.

Por esa razón una gran cantidad de buenos ciudadanos no desean participar en política, porque prevalecen aquellos malos funcionarios que saben hacer política sucia, para no perder el hueso que tienen desde que eran jóvenes, pero no se consideran capaces de triunfar en el mundo empresarial, porque ahí solo una cosa es válida “el trabajo esforzado e inteligente” lo cual no están dispuesto a realizar por no perder su zona de confort, de modo que los salvadoreños tenemos aprender a defendernos de los malos políticos que llegaron al poder y que trabajan por adormecer la opinión pública.


Pero también existen malos ciudadanos que sin ser funcionarios crean noticias falsas, con el único afán de hacer daño y desprestigiar, ya sea a un empresario, medio de comunicación al gobierno o algún funcionario. En consecuencia, la mejor manera de discriminar o filtrar las noticias de todos aquellos medios informativos digitales que han proliferado sin ninguna regulación ni restricción, es verificar cuál es su línea editorial, cuáles son los nombres de su equipo de editores, su dirección y teléfono, cuáles son sus fuentes de financiamiento y quiénes son los propietarios.

Si el medio de comunicación carece de todos estos elementos que deben ser públicos en sus respectivas páginas, entonces estaríamos frente a un seudo-medio de comunicación, cuya única función es crear caos en las redes sociales y desinformar a los incautos que creen cualquier cosa que les ponen frente a sus narices. Por lo tanto, el Estado debe de fomentar la libertad de expresión sin ninguna restricción excepto que no se subvierta el orden público ni se lesione moral ni el honor de los demás, ante ellos los medios de comunicación como Diario El Mundo, continúen gozando de la credibilidad e imparcialidad que le caracterizan.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.