Conectados

La erupción del Ilopango arrasó 60 kilómetros a la redonda hace 1,500 años

Redacción DEM

jueves 6, junio 2019 - 6:32 pm

Una imagen del Smithsonian Channel que ilustra cómo pudo haber sido la erupción.

 

La erupción del cráter de Ilopango -ocurrida hace unos 1,500 años- fue tan catastrófica que cubrió a Centroamérica con cenizas e hizo desplazar los asentamientos mayas, reveló una investigación publicada en la edición de junio en el Journal of Volcanology and Geothermal Research.

publicidad

La investigación fue hecha por Dario Pedrazzi, geólogo del Instituto de Ciencias de la Tierra y Jaume Almera del Consejo de Investigación Científica de España en Barcelona.

En ella se muestra que la erupción de la caldera de Ilopango se produjo en ocho fases distintas, una de las cuales cubrió el paisaje con una capa de roca y ceniza de aproximadamente 70 metros de grosor, y que la columna volcánica más alta se elevó a 49 kilómetros de la atmósfera.


La erupción del llamado cráter Tierra Blanca Joven (TBJ), probablemente tuvo repercusiones generalizadas para las comunidades locales.

Según los científicos, las personas que viven a una distancia de entre 50 y 60 kilómetros de la caldera perecieron o fueron obligadas a trasladarse a otra parte cuando la caída de cenizas y rocas imposibilitaba la agricultura, explicó Pedrazzi.

En 2015 y 2016, Pedrazzi y sus colegas viajaron a El Salvador tres veces para buscar evidencia de la erupción TBJ. Este evento, que los autores del nuevo artículo datan entre aproximadamente los años 270 y 535, toma su nombre (que significa "tierra blanca joven") del blanco, ceniza ácida (tefra) que dejó atrás.

Los científicos encontraron ocho capas (unidades) correspondientes a diferentes fases de la erupción, que probablemente duraron desde unos pocos días hasta unas pocas semanas en total. Las unidades incluían restos de escombros y escombros arrastrados por corrientes de densidad piroclásticas. El equipo estimó que las últimas mezclas de gases, lapilli y tefra de alta temperatura habían desgarrado los costados de la caldera a distancias de hasta 40 kilómetros.

"Es potencialmente una de las 10 erupciones más grandes en el planeta durante el (periodo) holoceno”, según el estudio.

Una vista satelital del Lago de Ilopango, cráter del volcán que estalló hace 1,500 años, a la par del lago, hoy se erige el área metropolitana de San Salvador.

 

Los escombros más grandes, rocas de aproximadamente un metro de tamaño, estaban más cerca de la caldera. La ceniza de grano fino, por otro lado, se dispersó a más de 100 kilómetros del lugar de la erupción, mostró el equipo. Otros equipos han encontrado depósitos de la erupción TBJ en Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y el Océano Pacífico.

Esta erupción es una para los libros de historia, dijo Robert Dull, un paleoecólogo de la Universidad de Texas en Austin que no participó en la investigación. "Es potencialmente una de las 10 erupciones más grandes del planeta durante el Holoceno".

Pedrazzi y sus colegas utilizaron software para reconstruir la erupción TBJ. Basaron sus cálculos en los espesores variables de los productos volcánicos a diferentes distancias de la caldera.

Estimaron que el penacho más alto de la erupción TBJ, asociado con la última unidad, alcanzó casi 50 kilómetros en la atmósfera. A esa altura, aproximadamente en la parte superior de la estratosfera, la ceniza volcánica habría sido arrastrada por corrientes de aire y transportadas a grandes distancias. Estas corrientes de aire a gran altitud "permitieron que el material volara alrededor del mundo", dijo Pedrazzi.

Otros investigadores han sugerido que los aerosoles de esta erupción podrían haber permanecido flotando en la atmósfera durante años, dando como resultado un enfriamiento temporal del planeta que se registró en el siglo VI.

Pedrazzi y sus colegas también estimaron la cantidad de magma que surgió de la caldera de Ilopango durante el evento TBJ: aproximadamente 30 kilómetros cúbicos, aproximadamente 120 veces más que la erupción del Monte St. Helens en 1980, en Estados Unidos.

Aquí puede cómo reconstruyó digitalmente la erupción el canal Smithsonian (en inglés)

 

Los mayas fueron afectados

Los asentamientos mayas, que salpicaban la región en ese momento, habrían estado entre los desplazados. Además de la reubicación forzada de quienes se encuentran cerca de la erupción, es probable que los proyectos de construcción y las rutas comerciales de Maya en el área se hayan cerrado.

"La magnitud de esta erupción significa que las poblaciones mayas que viven en la región se habrían visto considerablemente afectadas. Esta fue una catástrofe natural masiva que tuvo enormes implicaciones para la evolución cultural maya“, escribieron los investigadores.

Una erupción similar hoy sería catastrófica, señalan los investigadores: 3 millones de personas viven actualmente a 30 kilómetros de la caldera. San Salvador, la capital de El Salvador, está a menos de 10 kilómetros de distancia. De hecho, la mayor parte del área metropolitana de San Salvador está construida sobre depósitos de tefra a partir de la erupción TBJ.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.