Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La motivación de una sentencia también vincula

Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional/Sección El Salvador.

viernes 19, octubre 2018 - 12:00 am

Hace aproximadamente 15 días, un conocido abogado, invitado a una sesión de la Comisión Política de Asamblea Legislativa, en la parte final de aquella, dirigiéndose a un diputado declaró, textualmente: “Yo le quisiera aclarar a usted varias cosas. El razonamiento de la sentencia no es obligatorio, porque a usted no lo pueden obligar a pensar de tal o cual manera. Lo único obligatorio es el fallo, lo que han ordenado”.

Frente a tal declaración, que reduce la vinculatoriedad de la jurisprudencia constitucional al fallo, a la parte decisoria, obviando las razones o motivación de aquel, es esencial continuar aclarando conceptos y señalar, contundentemente, QUE LA MOTIVACIÓN ESENCIAL DE UNA SENTENCIA CONSTITUCIONAL SÍ ES VINCULANTE.

Bien es cierto, como dijo el destacado abogado, que una sentencia no puede “obligar a pensar de tal o cual manera”, pero de esto no se deriva, en ninguna forma, que el carácter vinculante de una sentencia se reduzca al fallo: y es que, desde una perspectiva jurídica, la validez y los efectos de las sentencias constitucionales no dependen de si los poderes públicos, los funcionarios estatales o los particulares comparten o no la decisión; ya que la obligatoriedad de una sentencia constitucional no se sustenta en el convencimiento psicológico de sus destinatarios, sino por la –para decirlo gráficamente- fuerza de ley (en el sentido de obligatoriedad) que el sistema jurídico le atribuye a las decisiones de los tribunales de cierre en materia constitucional (en el país, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia).

publicidad

Por ello, es vital tener en cuenta la extensión del carácter vinculante de la jurisprudencia constitucional, pues la obligatoriedad de las decisiones constitucionales no se limita a la parte resolutiva, parte dispositiva o fallo, sino que aquella también se predica respecto de los motivos o razones que fundamentan la decisión constitucional, es decir, lo que en la pedantería académica entre abogados (¡nos encantan las frases en latín!) llamamos la ratio decidendi –la razón de la decisión- de la sentencia. Y esto es así tomando en cuenta tres pilares: lógico, normativo y jurisprudencial.

Sobre el pilar lógico, es hasta de intuitivo conocimiento que una sentencia constitucional no está formada únicamente por el fallo o parte resolutiva, que desde la lógica argumentativa correspondería, en lo elemental, a la conclusión de un razonamiento, sino que también está formada por las premisas de esa conclusión; premisas que en la exteriorización de una sentencia denominamos como “considerandos” (¡inexacta denominación, pero que persiste todavía!), que son la expresión escrita del análisis, interpretación y comprensión que de las normas, principios y valores constitucionales hace el tribunal decisor. Siendo así, no únicamente obliga el fallo –la conclusión-, sino también las razones esenciales que conducen a la decisión, sin cuya presencia el fallo carecería de soporte.


Con relación al pilar normativo, es importante recordar que las decisiones de la Sala de lo Constitucional son obligatorias no únicamente cuando declaran la inconstitucionalidad de una disposición legal o reglamentaria, sino también –de acuerdo a los arts. 10, inciso 2º, y 77-F, de la Ley de Procedimientos Constitucionales- cuando resuelve que “no existe la inconstitucionalidad alegada”, lo que implica que el carácter vinculante se predica respecto de las razones expuestas en la sentencia, y no únicamente con relación al fallo.

Respecto del pilar jurisprudencial, la Sala de lo Constitucional ha declarado, sin fisuras, “que los efectos generales y la vinculación de los órganos estatales y entes públicos a la jurisprudencia de este tribunal, se extienden tanto al fallo como a la motivación estricta o ratio decidendi de la sentencia, y ello por una razón: si la función que caracteriza a esta Sala es ser intérprete máximo de la Constitución, y si en toda sentencia de un proceso de inconstitucionalidad el tribunal efectúa una interpretación de la Ley Suprema, no cabe duda que esa interpretación tiene eficacia frente a todos (…)”.

En conclusión, en El Salvador, el carácter vinculante de una sentencia constitucional no se limita al fallo, sino que aquel se extiende, necesariamente, a las razones esenciales que fundamentan la decisión. Para expresarlo en una frase: no únicamente obliga “el qué”, sino también “el por qué”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.