Editorial & Opinion

La nueva Sala de lo Constitucional

Bernd Finke / Embajador de Alemania en El Salvador

sábado 24, noviembre 2018 - 12:00 am

Después de meses de lucha, los nuevos magistrados de la Sala de lo Constitucional han sido finalmente elegidos. El proceso de selección fue obviamente un trabajo duro. Algunas veces, las calificaciones jurídicas de los candidatos estaban en el centro de los debates, pero sobre todo se planteó la cuestión de la presunta proximidad de los futuros magistrados a los partidos políticos del país. Algunos de los debates recordaban a un chalaneo y existía el riesgo de que la reputación de la Sala y de los futuros magistrados se viera dañada.

Por otro lado, también se podría decir que las intensas controversias sobre la elección de nuevos magistrados tenían algo bueno: los debates atestiguan la gran importancia sociopolítica que se concede a la Sala como órgano central de control de la constitucionalidad de la vida política. Las decisiones de la Sala siempre se refieren a cuestiones de democracia, Estado de Derecho y derechos humanos. Un tribunal no puede tener una mayor responsabilidad y, como consecuencia, la selección de su jueces debe hacerse con el máximo debido cuidado.

En los últimos nueve años, los jueces constitucionales, cuyo mandato, con una excepción, terminó el 15 de julio, establecieron nuevos estándares. Gracias a su integridad, independencia, imparcialidad y profesionalismo han contribuido a un fortalecimiento sustancial del orden constitucional de El Salvador y han asegurado que el “tercer poder” fuera un contrapeso efectivo a los poderes Ejecutivo y Legislativo, equilibrando mejor el sistema de checks and balances (controles y equilibrios) requerido para cualquier democracia y para cualquier Estado de Derecho.

publicidad

Donde quiera que los magistrados de la Sala vislumbraron desarrollos indeseables o una necesidad de corrección trazaron límites claros y no se alejaron de decisiones incómodas. En Alemania y en otros países europeos, la Sala ha fortalecido la reputación de El Salvador como una democracia relativamente joven pero firmemente establecida.

La elección del nuevo panel de magistrados marca el comienzo de un nuevo capítulo en la historia de la Sala y en la historia constitucional del país. Alemania felicita a los magistrados recién electos. No debemos sobrestimar el hecho de que hubo muchas críticas a su presunta afiliación partidista durante el proceso de selección. En Alemania también los jueces constitucionales son elegidos por recomendación de los partidos políticos. Nuestras democracias viven del compromiso político de sus ciudadanos y de su contribución a la competencia de ideas. Aristóteles ya describió al hombre - hace más de 2000 años – como un “zoon politikon”, es decir, un ser político. Sería ingenuo asumir que los magistrados han pasado por la vida sin influencias o preferencias políticas o partidistas. Todos formamos nuestras propias opiniones políticas y nos inclinamos por uno u otro campo. Eso es normal.


Lo importante es que a partir de ahora, el día en que asumen sus cargos, los magistrados de la Sala dejarán atrás sus preferencias partidistas o ideológicas y harán de la defensa de la Constitución el único punto de referencia para sus acciones. Esperamos que los nuevos jueces sean conscientes de esta gran responsabilidad para con el pueblo de El Salvador y para con el futuro de la democracia, del Estado de derecho y de los derechos humanos en el país.

Como todas las cortes constitucionales de los estados democráticos, la nueva Sala a veces tomará decisiones que provoquen críticas. Esto también es normal. La crítica es parte integrante del discurso político y es un derecho fundamental protegido por la Constitución como parte de la libertad de expresión. Lo que no se debe repetir son los ataques personales y los actos de agresión verbal contra los magistrados o sus familias. Las decisiones desagradables no son la expresión de una “dictadura de la justicia”, sino de la supremacía de la ley, siempre que se tomen de acuerdo con la Constitución.

Además, los líderes políticos en el Gobierno y en el Parlamento tienen el poder de evitar conflictos con la Sala si tienen en cuenta el contenido y los límites de la Constitución en el período previo a sus decisiones. Y no hay que olvidar que hay otro aspecto central para la paz jurídica en una sociedad: la voluntad de los órganos constitucionales de no competir entre sí, sino trabajar unidos por el bien común. Como decía Cicerón: “El bien público será la ley suprema”.

En todos los estados del mundo existe una divergencia entre la teoría constitucional y la realidad constitucional. El Salvador se ha dotado de una Constitución comprometida con el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos. Esperemos que la Sala pueda contribuir para que la teoría constitucional sea cada vez más apegada a la realidad constitucional y que El Salvador siga siendo un buen ejemplo para toda la región”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

El alma de la empresa es su equipo humano

La gestión de la comunicación interna de una empresa siempre ha sido importante. Sin embargo, en el ecosistema …

MÁS INFORMACIÓN
El Estado de Derecho

La concepción del Estado de Derecho como institución fundamental del derecho moderno, se remonta al iluminismo …

MÁS INFORMACIÓN
¿Y qué está pasando?

Está pasando que un pueblo se hartó y se hastió de que le roben, que lo enga-ñen, que lo utilice...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.