Editorial & Opinion

La organización comunitaria, pilar del desarrollo

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen

jueves 13, diciembre 2018 - 12:00 am

A la insumisa tierra venezolana la providencia generosamente la engalanó en un extenso territorio que dobla la proporción centroamericana y dio en custodia un caudal de riqueza en reservas minerales, inmensas costas, poderosos ríos, hermosos llanos y valles, frondosas selvas y montañas, exuberancia capaz de despertar el relamer voraz del poderoso imperio. Es admirable la belleza y valentía de su gente, iluminada de una franca y cálida sonrisa, siempre dispuesta, amistosa, hospitalaria y pacífica, conversadores incansables; su identidad bolivariana les empuja a edificar su propio destino, su espiritualidad ancestral les enseñó a exorcizar con optimismo e innata alegría las mayores adversidades.

Esta nación de 32 millones de habitantes posee una compleja urbe, escenario del debate polarizado entre suntuosos barrios de reminiscente opulencia amasada en los mejores tiempos de la renta petrolera, que se resisten al cambio impulsado por la creciente presión de intrincadas colmenas barriales que abarrotan los cerros de Caracas, caprichosamente amontonadas por centurias de abandono, en lucha constante por su derecho a una vida digna.

Termina un año agotador que contrasta con la mágica alegría de niños y niñas, familias enteras que por tradición esperan con ilusión la navidad, con la mirada firme en el horizonte,  abrigando laboriosamente la esperanza del nuevo año y Caracas nos abriga con su clima fresco y tranquilo, con un cielo luminoso y despejado en el que cada amanecer es prometedor al esfuerzo tesonero de su gente.

publicidad

El pasado domingo 9 de diciembre la República Bolivariana de Venezuela efectuó comicios de concejos municipales, eligieron cargos para cinco años en número de concejales de acuerdo al rango de población de cada circunscripción -los alcaldes fueron electos un año antes-. Participaron 37 organizaciones políticas: 21 partidos políticos nacionales, 11 regionales y cinco organizaciones indígenas. Una parte de la oposición se agrupó en una nueva plataforma “La Fuerza del Cambio”, mientras otro segmento se dividió llamando a la abstención. Como en muchos de nuestros países -con fuerte peso presidencialista-, hay menos asistencia a elecciones locales, en ésta asistieron más de 5,7 millones de electores, un 27,4 % del padrón de 20,7 millones de venezolanos.

Más allá del análisis de los resultados, que nuevamente fueron arrolladores a favor del PSUV en el gobierno y su amplia alianza, esta elección cierra un ciclo de 25 procesos electorales continuos en 20 años, desde aquel 6 de diciembre de 1988 cuando Hugo Chávez ganara por primera vez promoviendo una nueva Constitución que finalizó la llamada IV República y al “Pacto de Puntofijo”, que si bien terminó con la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez en 1958 abrió una larga etapa en la que los partidos AD y COPEI se alternaron en el gobierno por 40 años.


En este nuevo ciclo el marco lo establecerá la Asamblea Nacional Constituyente, en el contexto de una compleja guerra económica y de aislamiento diplomático por algunos gobiernos conservadores; hábilmente el gobierno bolivariano abrió nuevos espacios estratégicos de apoyo económico y tecnológico con los gobiernos de China, Rusia y Turquía, rompiendo el cerco y abriendo nuevos espacios al despegue y progreso de su nación; no se puede dejar al margen las grandes responsabilidades por fallas en la gestión gubernamental; les corresponde evaluar, corregir y ajustar el rumbo, enfrentando las dificultades hasta arribar a un acuerdo político de estabilidad y gobernabilidad con aquellos sectores de oposición dispuestos a un entendimiento “racional” en el marco de la institucionalidad.

Como en todos los países, incluido El Salvador, Venezuela necesita potenciar el municipalismo. La aplicación y profundización de la Ley de Consejos Comunales es un reto para sus Gobernaciones y autoridades recién electas, tanto como para las organizaciones locales  sectoriales y comunitarias. La promoción democrática, la contraloría social para garantizar un mejor desempeño de las instituciones públicas, el seguimiento y control sobre la ejecución de planes y programas locales, presupuestos participativos, prevención en materia de inseguridad, violencia y seguridad pública, estrategia alimentaria encaminada a estimular y apoyar nuevos agentes productivos, asegurar calidad y precios justos, derechos del consumidor, cadenas de distribución, participación comunitaria en decisiones de obras de infraestructura local, servicios básicos, construcción y mejoramiento de viviendas, saneamiento ambientales y tratamiento de desechos sólidos, prevención y protección civil, espacios recreativos, deportivos y culturales, protección a personas discapacitadas y vulnerables, promoción de principios y valores que contribuyan a mejorar la calidad de vida y convivencia armónica de las comunidades, son parte de los nuevos “menudos” retos que deberán asumir los electos para promover el desarrollo de sus territorios.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.