Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La persona humana: centro de una re-forma para elegir magistrados CSJ

Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional

viernes 23, noviembre 2018 - 12:00 am

Es posible que, en un esfuerzo de extrema reducción, las reflexiones y comentarios emitidos en el evento académico que el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional-Sección El Salvador y el Centro de Estudios Jurídicos organizaron a finales de octubre de 2018, sobre la evaluación del método para elegir magistrados de la Corte Suprema de Justicia, se condensen en una frase: no solo es importante “quiénes llegan”, sino también “cómo llegan”.

En efecto, no hay duda que los procedimientos de elección y designación de magistrados (o, en general, de jueces) son de trascendental importancia, pues si bien, en abstracto, cualquier método de elección puede aplicarse con responsabilidad y con lealtad constitucional, lo cierto es que la experiencia nacional y el conocimiento de las prácticas de otros países nos demuestra, de modo evidente, que el procedimiento de elección no es neutro, que intereses espurios se esfuerzan por distorsionar o desdibujar el sistema y que, por lo tanto, la problemática no se circunscribe únicamente, si bien son de radical importancia, a los actores (postulantes, asociaciones de abogados, FEDAES, Consejo Nacional de la Judicatura, candidatos, Asamblea Legislativa), sino también al diseño del proceso de elección. Para expresarlo en términos de planificación, podemos decir que en la reforma del proceso de reforma de elección de magistrados, deben atenderse tanto los elementos estructurales como los aspectos dinámicos y funcionales.

Ahora bien, es vital tener en cuenta que –como se expresó en el citado evento– la necesaria, indispensable y urgente reforma al método de elección de magistrados debe hacerse, no por exigencias académicas, no por tendencias normativas internacionales, ni únicamente por ajustar la práctica nacional a estándares internacionalmente reconocidos, sino para atender un pretérito y permanente reclamo de la ciudadanía: la eficacia, la eficiencia y la confiabilidad de la administración de la justicia.

publicidad

Es así porque el método de elección de magistrados, como cualquier herramienta procedimental y sin desmeritar su importancia, es de naturaleza instrumental y, en consecuencia, “al final del camino”, lo esencial es contar con un sistema de elección y designación de juzgadores que posibilite, potencie e incentive, hasta donde sea posible, que a quienes se elijan para que asuman con responsabilidad la tan vital y trascendental función de administrar justicia, sean mujeres y hombres que, en su rol de decisores y/o de adjudicadores, cuenten con la capacidad –por carácter, por solidez intelectual, por inteligencia emocional, por sensibilidad social– de actuar, sobre la base de un acervo jurídico, con independencia e imparcialidad, tomando en cuenta la realidad nacional.

Por ello, la reforma del método para elección de magistrados deberá efectuarse teniendo presente la razón última de la administración de justicia, que es la persona humana, el ser de carne y hueso que experimenta, vive y recibe el impacto -en su libertad, en su plan de vida, en su patrimonio, etc.– el acierto, oportunidad y bondad de una decisión judicial, o le toca sufrir las consecuencias de la ineptitud, impericia o crueldad del decisor.


Y es que, como nos demuestra la experiencia nacional e internacional, el método por el cual son seleccionados y electos jueces y magistrados es un importante elemento para la capacidad, legitimidad, eficiencia y eficacia de la administración de justicia, pero sobre todo determina o condiciona la independencia e imparcialidad de los magistrados o juzgadores, lo que se traduce, en definitiva, en una justicia de calidad y confiable, cercana a la gente.

En definitiva, pues, debe procurarse un método de elección de magistrados que posibilite que lleguen a ocupar las altas magistraturas mujeres y hombres que tengan en cuenta los consejos de impartición de justicia que, hace más de 400 años, Cervantes puso en boca de don Quijote, cuando Sancho Panza marchó a gobernar su ínsula: “Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las informaciones del rico. Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como por entre los sollozos e importunidades del pobre. Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

La institucionalidad vs la conveniencia y el oportunismo

Hace escasos días, desde la segura comodidad de la distancia, el “líder” de las “Nuevas Ideas” …

MÁS INFORMACIÓN
Los candidatos presidenciales y el uso de las redes sociales

En la actualidad, las redes sociales como You Tube, Facebook, Twitter y otras, cumplen un rol …

MÁS INFORMACIÓN
Navidad sin niños quemados

Estoy narrando tristes aconte­cimientos de hace más de 40 años, pero, por lo visto en cada festej...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.