Cerrar [X]

Entretenimiento

La risa de Betty la fea vuelve a cautivar a los salvadoreños

Gabriela Melara /Redacción web

domingo 3, marzo 2019 - 10:05 am

Hace casi 20 años la historia de amor entre Beatriz Pinzón Solano (Ana María Orozco) y Armando Mendoza (José Enrique Arbello) cautivó a los salvadoreños. Ahora, desde el Teatro, sigue llamando arrancando suspiros, silbidos y aplausos.

El éxito de la telenovela Betty, la fea, se está repicando en toda Latinoamérica, con un nuevo episodio, el que nunca se vio en la televisión. Colombia fue el punto de partida para este espectáculo y antes de llegar, por segunda vez a El Salvador, estuvieron en Honduras, donde también tuvieron un lleno total.

Para ganarse más el aprecio de los salvadoreños dentro del guión se introdujeron diálogos en los que se hablaba de pupusas y Fredy, el mensajero, afirmó que era nacido en la zona del Bajo Lempa.

publicidad

El telón del Teatro Presidente se abrió, cada uno de los personajes entró a escena y los aplausos de los salvadoreños no se pudieron hacer esperar, eso sí, los más alabados por el público fueron Betty, Don Armando y, por supuesto, el personaje que marcó, por mucho la telenovela, Patricia Fernández, “La Peliteñida”, quien recordó, desde sus primeras líneas que hizo “Seis semestres de finanzas en la San Marino”.

La trama tiene una variación a la telenovela, porque cuando Eco Moda cae en bancarrota no es Beatriz la que salva la empresa de alta costura, sino que es un inversionista italiano el que lo hace. Éste hombre roba suspiros de las del Cuartel de las Feas, de Patricia y de Jenny, la modelo de tallaje de Hugo Lombardi, quien también es la “Roba maridos”, apodo que se ganó por quitarle el esposo a Sofía, la más pequeña -en estatura- del cuartel.


El inversionista italiano cautiva los corazones de todas, excepto de Betty, quien demuestra que su amor hacia el neurótico Don Fernando sigue vivo y más fiel que nunca. Incluso, nos enseña que aprendió, con el paso de los años, a mover la cintura y las caderas para poderle bailar, aunque sea en sueños.

En esta puesta en escena Betty nunca deja de ser fea y se conoce que la risa característica de su personaje fue lo que flechó el corazón de Don Armando, quien al saber que el italiano se llevaría a su amada, como condición para invertir en Eco Moda, decide confesarle su amor y promete, además de romper el compromiso con Marcela Villareal, proteger para siempre al Cuartel de las feas.

Esta obra, que tiene una duración de dos horas, aproximadamente, se estrenó en el año 2017 en Colombia, teniendo una gran aceptación al colocarse como la más taquillera del año; “Betty la fea” es la primera vez que se presenta en tierras extranjeras.

La adaptación original de Fernando Gaitán, a quien le rinden homenaje luego de cada presentación, pues falleció hace un mes, cuando ya estaban de gira con la obra, es protagonizada por 14 personajes del elenco original de la telenovela colombiana.

“El fenómeno Betty, la fea” fue a inicios de los 2000, en el que se podían ver niñas y mujeres vestidas como la protagonista de la novela, se hicieron concursos para buscar la doble de la econmista, todos trataban de estar en sus casas a las 7:00 de la noche para no perderse el capítulo del día y se hacía un resumen semanal, todo por el éxito alcanzado y el gusto de los televidentes.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.