Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La sostenibilidad es integral

Carlos Manuel Echeverría E. / Exembajador de Costa Rica en El Salvador

miércoles 9, enero 2019 - 12:00 am

Recibimos el 2019 sin saber si como especie, los humanos llegaremos al 2219. Así es…la situación es realmente seria. Uno de los grandes países se sale de los Acuerdos de París. Otros tres, de los grandes y firmantes, siguen produciendo y poniendo en operación plantas energéticas a base de carbón, como si todo el carbón que hay en la corteza terrestre haya que explotarlo. Igual sucede con el petróleo, aunque poco a poco la matriz energética global, empieza a depender menos del mal llamado oro negro.

Los próximos años traerán grandes cambios, que tendrán que ser asimilados por productores y consumidores por igual, buscando alternativas o desarrollando procesos más amistosos con el ambiente. Salvo cambios tecnológicos drásticos, uno de esos casos es el de la producción de carne y productos lácteos, pues es demasiada la presión que sobre el agua y la tierra pone el hato ganadero e insostenible el arrojo de metano a la atmósfera, que contribuye junto con otros gases al calentamiento global y la acidificación de los océanos.

Evidentemente, lo anterior, así como el crecimiento demográfico que se seguirá dando al menos hasta el 2050, nos están llevando como especie a un punto sin retorno, que no será de gran pérdida para la naturaleza, adaptable como es y en términos de tiempo cósmico. La pérdida será puramente nuestra: nos perderemos como especie.  La Tierra alterada quedará, pero de alguna u otra forma seguirá adelante, quizás a lo marciano…que dolor.

publicidad

Se requieren entonces, cambios de actitud radicales, contratos sociales que implicarán grandes sacrificios, pero también formas de ver la vida y vivirla distintas, quizás más humanas, de menor consumo y menor trabajo, especialmente aquel que adhiere al Ser Humano a la máquina o de tareas de carácter repetitivas poco edificante…para eso estarán los robots. Las relaciones entre las naciones también se verán afectadas, pues no será posible salir del casi suicidio colectivo en que estamos, manteniendo en la miseria a gran parte de la población mundial y naciones enteras.

La sostenibilidad no es solo un tema ambiental y productivo. La sostenibilidad es integral y su logro pasa sin duda por encontrar nuevos equilibrios para todas las actividades humanas, que sin excepción, generan y liberan energía y con ello contaminación. El tema es holístico, vinculado a la construcción de una paz duradera y ojalá permanente; paz que no se desprende solamente de la ausencia de conflictos en gran escala, sino también, de la drástica disminución de los pequeños conflictos entre los seres humanos desposeídos que luchan por sobrevivir a toda costa y que sumados, son hecatombes. La paz duradera se asegura no por el ejercicio de la autoridad, sino más bien, por la satisfacción de las necesidades fundamentales de todos, incluyendo la posibilidad del progreso sostenido, en un ambiente de seguridad multidimensional, más allá de la seguridad tradicional. No hay nación que pueda escapar a esta realidad o no ser parte del esfuerzo colectivo por la sostenibilidad ambiental.


Ya hay ejemplos que demuestran que mayor racionalidad en cuanto a la producción y el consumo, a los niveles científicos y tecnológicos de hoy en día y a futuro, es posible. Ya no es suficiente ejercer la responsabilidad social empresarial en forma exógena a la actividad fundamental de la empresa. Se trata de que la actividad principal promueva la sostenibilidad integral, empezando por incorporar a la llamada Base de la Pirámide a la economía y al progreso.

La democracia generadora de  libertad, es la tercera pata del banco; las otras el tema ambiental y la paz duradera. Sin democracias funcionales que vayan mucho más allá del ejercicio al sufragio para elegir autoridades y representantes, no será posible alcanzar el consenso social necesario para realizar los cambios ineludibles y radicales arriba mencionados. Empecemos nosotros en El Salvador, por hacer de las elecciones venideras, un dechado de excelencia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.