Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Las nuevas canonizaciones

Andree Cardona/Colaborador

sábado 13, octubre 2018 - 12:00 am

Una gran alegría para toda la ciudadanía salvadoreña y mundial que en la Santa Sede se tengan nuevos santos para la Iglesia: Papa Pablo VI, Monseñor Romero, Nunzio Sulprizio, Padre Spinelli, Caterina Kasper, Nazaria de Santa Teresa de Jesús y Vincenzo Romano. El domingo 14 de octubre es una fecha muy importante para la historia del país -El Salvador- ya que Monseñor Romero oficialmente será santo junto con su maestro espiritual Papa Pablo VI, conocido como el Papa Montini.

Dentro del seminario de San José de la Montaña hay una fotografía única del Papa Pablo VI, quien fue un italiano que se terminó globalizando frente a la grave situación que el mundo tenía en ese momento, recordemos que estábamos en el apogeo de la guerra fría, el Papa San Juan XXIII había dejado un gran legado: el inicio del Concilio Vaticano II y además que pudo negociar con el presidente Kennedy la situación de los misiles cubanos que se tenía en titulares noticiosos de esa época, el llamado “Papa de la sonrisa” dejó abierta la posibilidad de una verdadera renovación eclesial, Pablo VI supo hacer ese trabajo. El Papa Pablo VI siempre he pensado que es el Papa de las misiones, quien mandó a muchos misioneros católicos alrededor del mundo, a perder ese miedo que se tenía para ganar almas, AD GENTES fue de sus grandes herencias que pudo impulsar a toda la vida misionera de la Iglesia, además un pontífice con un sentimiento social impresionante que se fijó siempre en los más necesitados, además promotor de la Doctrina Social de la Iglesia.

Monseñor Romero y Pablo VI se conocían muy bien como sacerdotes y Obispos, Vincenzo Paglia que es el Obispo postulador de la causa de Monseñor Romero manifestó a inicios de marzo del corriente año, cuando se supo que Monseñor Romero sería canonizado, lo siguiente: “Pablo VI le dijo a Romero que era el pastor de su pueblo y que tenía la responsabilidad primaria de gestionar esta situación tan difícil que lo hiciera según su conciencia” refiriéndose al clima violento que estaba aquejando a los ciudadanos en aquellos días, esto fue en la visita de Monseñor Romero a la Santa Sede en Junio de 1978.

publicidad

El semanario Orientación, periódico oficial del Arzobispado de San Salvador ha estado publicando notas sobre Monseñor Romero, muy buenas y completas, que abriendo el corazón podremos entender el significado de las homilías, mensajes, exhortaciones cartas pastorales del Obispo, por ejemplo: en mayo de este año informó del Consistorio de Cardenales que hubo en Ciudad del Vaticano y que fue ahí donde se decidió la fecha de las canonizaciones, estuvo en esos días el Cardenal Rosa Chávez, no estuvo dentro de Vaticano pero sí estaba con unos fieles en una parroquia italiana cuando se dio cuenta de tan buena noticia.

El Papa Pablo VI nombró Obispo auxiliar de la Arquidiócesis en 1970 a Romero, en 1974 como Obispo de Santiago de María y en 1977 el mismo Pablo VI lo nombra Arzobispo, esto es muestra de cómo Pablo VI sentía una gran cercanía a Romero como sacerdote y Obispo. Monseñor Romero siempre quiso estar del lado correcto de la historia, el Arzobispo Monseñor José Luis Escobar exhortó a la unidad entre nosotros los salvadoreños en una conferencia de prensa que hubo aquí en San Salvador finalizando mayo de este año y también fue la misma postura del anterior Nuncio Apostólico Monseñor León Kalenga que siempre en sus misas exhortaba que debíamos ver a Romero como el símbolo de la paz y la unidad.


Monseñor Kalenga que había venido en 2013 sorprendió cuánto trabajó aquí y en Vaticano para que el proceso de canonización de Romero se viese agilizado, siendo él de origen africano y sólo con eso podríamos empezar a dimensionar que Romero es de los salvadoreños más universales, sabiendo que también en Europa tiene muchos seguidores, tanto así que en la Abadía de Westminster en Londres tienen una estatua de Romero junto a Luther King como mártires del siglo XX a nivel mundial. Después del 14 de octubre, la mejor forma de celebrar la canonización de Romero es no menospreciando sus mensajes y abrir nuestra mente a lo que él siempre quiso para la Iglesia Salvadoreña: un amor al evangelio, a los más necesitados y a la vida desde su concepción y que eso todavía estamos construyendo en el país.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.