Opinión

¡Lo que significa la Navidad!

Propio

viernes 21, diciembre 2018 - 12:02 pm

Una reflexión personal de Bernd Finke, Embajador de Alemania en El Salvador

Personas de todos los continentes se están preparando para la Navidad en estos días. Pero al mismo tiempo, el mensaje de la Navidad se está desvaneciendo cada vez más en muchos lugares. A muchas personas ya no les importa que en Navidad celebremos la Encarnación de Dios. Para ellos, la Navidad se ha convertido en una profana fiesta de luces o celebración familiar, que consiste principalmente en regalarse unos a otros.

El cambio gradual del significado de la Navidad también se puede ver en las muchas tarjetas de felicitación que recibes estos días. La mayoría de las tarjetas que recibo para Navidad me envían (en inglés) "Seasons Greetings" o me desean "los mejores deseos para las fiestas de fin de año".

publicidad

"Seasons Greetings..." - ¡Dios mío, sólo puedes decir eso! La Navidad no es una estación, como la estación seca o la estación lluviosa, el verano o el invierno. No: El Adviento y la Navidad son una actitud mental, ¡un asunto de corazón! Si no llevamos el mensaje de Adviento y Navidad en nuestros corazones, nunca lo encontraremos - ni bajo el árbol de Navidad, ni en el pesebre, ni en los centros comerciales ricamente decorados de nuestras ciudades.

Lo que significa Navidad lo anuncia el ángel en Nochebuena: "Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor." Esta maravillosa noticia del nacimiento de Jesús es de una actualidad sin límites a lo largo de todos los siglos. Hoy nos ha nacido el Salvador!


Ese “HOY” se aplica a nosotros aquí en El Salvador, en diciembre de 2018, como lo hizo para los pastores de Belén hace 2000 años. HOY nace el Salvador, ¡eso significa Navidad! Aunque nuestro mundo digitalizado es a menudo tan sobrio y desencantado que parece no tener lugar para los milagros, como cristianos nunca debemos dejar de celebrar la Navidad como el milagro de todos los milagros: Que Dios ha hecho un nuevo comienzo en el establo de Belén en medio de nuestro mundo a menudo estéril y sin esperanza; que Él se ha hecho tocable para nosotros los seres humanos y se ha unido inseparablemente con nosotros para siempre; que Él nos eligió y quiere ganarnos a cada uno de nosotros.

Dios se hizo hombre, pero no sólo un hombre como yo, sino un hombre para mí. Dios se hizo hombre para compartir nuestra humanidad con todo lo que es: la risa y el llanto, la vida cotidiana y los momentos estelares, el pecado y la redención, el nacimiento y la muerte. En el establo de Belén, con el niño en el pesebre, Dios ha conectado su historia con la historia de nuestra vida. Esto no es un cuento de hadas, no es un mito, sino una realidad para nosotros los cristianos. Emanuel - significa: Dios está con nosotros. De eso se trata la Navidad.

Hace aproximadamente 2000 años Dios se hizo hombre en un pesebre en el establo de Belén. El lugar, el pesebre, donde Dios hoy quiere nacer de nuevo y de nuevo y hacerse hombre, ese es nuestro corazón. Este sentimiento de una emoción interior que nos llena en Navidad y que a menudo llega incluso a aquellos que no tienen nada que ver con la Navidad es el llamado del Señor a nuestras puertas, a nuestros corazones buscando un lugar en el albergue .

No dejemos que Cristo pase en la falsa suposición de que ya lo tenemos todo. Más bien, hagamos todo lo que podamos para preparar una posada para Dios. Tal vez no podamos hacer más que un establo, porque no estamos lo suficientemente preparados, porque somos poco entusiastas, porque no estamos en lo cierto en el asunto, aunque debería inspirarnos a todos. Pero Dios siempre nos da una nueva oportunidad. Una y otra vez llama a la puerta de nuestra fe.

Porque Él se hizo hombre, porque su anhelo somos los hombres. Para reconciliarnos con Dios y conectarnos con Él para siempre, ese es el significado más profundo de la Encarnación de Dios en Jesucristo. Es por eso que viene a nuestro mundo. Que nos damos cuenta de que - de eso se trata la Navidad.

Por supuesto, la Navidad también se trata de dar regalos. La frase que se oye a menudo en estas semanas es: Todavía tengo que comprar regalos. ¡No tenemos que hacer nada! Si sólo nos damos regalos por compulsión o por costumbre, entonces los regalos de Navidad pierden su significado.

Cuando damos, debemos medir el amor de Dios. Así como Él nos ha dado a Cristo por amor, así también nosotros debemos dar por amor, no porque pensemos que tenemos que dar algo, porque es tan común en Navidad. Pero, Dios también quiere ser dotado por nosotros: Lo que Dios quiere de nosotros es nuestro sí a Él. Quiere nuestra fe y nuestra vida por fe. Dios quiere que continuemos la historia que comenzó en el establo de Belén entre Él y nosotros. Y esta historia continuará si estamos dispuestos a seguir dando lo que Dios nos dio en Cristo y lo que constituye toda la vida de Jesús, toda su personalidad: fe, amor, y esperanza.

Decoramos nuestras calles y casas con luces navideñas. Pero nosotros mismos debemos volvernos más brillantes, ser la luz del mundo, si queremos que nuestro mundo que se ha descarrilado sea un poco más brillante. Si no escuchamos este mensaje año tras año y lo aceptamos con un corazón creyente, entonces se volverá más y más pálido, entonces la Navidad finalmente perderá su sentido, entonces perderemos la Navidad, entonces podremos realmente enviarnos “Seasons Greetings”.

"Paz a los hombres en la tierra", llaman los ángeles en Nochebuena. La paz de la que ellos hablan y de la que habla Jesús una y otra vez significa superar la brecha entre Dios y el mundo. Necesitamos un recordatorio constante de este núcleo de Navidad para que este mensaje aún pueda hacernos felices después de las fiestas.

Como cristianos, no debemos celebrar la Navidad sólo una vez al año. Como cristianos, debemos ser receptivos al mensaje de Dios en nuestras vidas durante todo el año, para ser guiados por Él y darlo a los demás. Como cristianos debemos desear que cada día se convierta en Navidad, que cada día podamos experimentar la buena nueva de la Navidad: "Cristo Salvador está aquí; Emanuel - Dios está con nosotros.” Espero que esta alegría de la Navidad nos sea dada a todos nosotros. No sólo por unos días. No sólo para el año que viene. ¡Feliz Navidad para toda nuestra vida!




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.