Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Los criteriados se siguen burlando de la justicia

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 2, abril 2019 - 12:00 am

Los testigos criteriados se siguen burlando de la justicia salvadoreña. Recientemente el Juzgado Especializado de Sentencia C de San Salvador no tuvo más opción que absolver a 20 imputados que eran acusados de varios homicidios, entre ellos un quíntuple homicidio registrado en Semana Santa, específicamente el Viernes Santo de 2016 en el cantón Flor Amarilla de Santo Tomás, departamento de San Salvador.

Un testigo criteriado es un delincuente que ha participado en un delito pero que, a cambio de no recibir una condena, negocia con la Fiscalía General de la República para rendir un testimonio en contra de los otros sujetos que participaron en el mismo delito. Esto está regulado y avalado por el Código Procesal Penal.

En otros países como Estados Unidos, un testigo criteriado negocia rendir una declaración contra sus cómplices a cambio de una reducción de la pena. Por ejemplo, si el delito lleva una sanción de 20 años de cárcel, puede negociar que le impongan la mitad o la pena mínima. Si dicho testigo criteriado miente en el tribunal se rompe el trato y se le da, incluso, una pena mayor por mentir tras haber jurado decir la verdad.

publicidad

En el caso de los 20 pandilleros absueltos, resulta que el testigo nunca pudo recordar las fechas en que ocurrieron los homicidios y para colmo mintió con todo propósito, al decir que había conocido a los pandilleros homicidas mientras él estaba en la cárcel. Resulta que la Dirección de Centros Penales confirmó que dicho testigo criteriado nunca había estado en calidad de reo en ningún penal.

La Fiscalía había pedido hasta 150 años de cárcel para los pandilleros, pero con el falso e incoherente testimonio del testigo con oportunidad, el juez no tuvo más remedio que absolverlos por  esos homicidios. Un juez resuelve con base a pruebas y en este caso la única certeza que se tenía es que habían ocurrido las muertes, mas no se logró comprobar por falta de investigación más el testimonio mendaz del testigo criteriado, que los imputados eran los culpables.


Así como este caso, casi a diario ocurren absoluciones porque los testigos criteriados mienten. A veces pareciera que es un plan de las organizaciones criminales, en el sentido de designar a uno de sus cómplices para que busque la oportunidad de ser criteriado, una vez que sean detenidos. A veces son tan absurdos los testimonios de estos sujetos que es evidente que en realidad buscan favorecer a sus “ex” cómplices.

Se han dado procesos en los cuales la Fiscalía les concede la oportunidad de ser criteriado al sujeto que más ha participado en los actos criminales.  En un proceso reciente de robo de vehículos, el criteriado era el sujeto que había actuado en todos los robos, inclusive, era el tipo que les colocaba la pistola en la cabeza a las víctimas. Con ese testimonio se lograron condenas de ocho o más años para el resto de la banda delictiva, pero a él, de no haber sido criteriado, fácilmente se le condenaba a 120 años de prisión, pues eran al menos 15 casos de robo.

Los abogados defensores siempre se quejan de que los testigos criteriados han sido preparados por la Fiscalía y que en un afán de salvarse ellos, siendo delincuentes, son capaces de articular una historia bien contada, pero llena de mentiras. Es decir, los testigos criteriados son delincuentes acusando a otros delincuentes o siendo parte planificada de la banda, para que rindan un falso testimonio y de esa forma recuperar su libertad.

Los testigos criteriados son un mal necesario, pero el problema es cuando la Fiscalía se limita a ellos y no aporta prueba periférica ni científica que sustente la declaración para que ésta se vuelva prueba contundente, o cuando son sorprendidos por las falsedades que declaran en los juicios. A los fiscales les cuentan una versión y preparan un testimonio que luego no pueden sostener y que se vuelve incoherente, vago y hasta sospechoso, en el sentido que uno se pregunta si habrá mentido a propósito o como parte del plan de la estructura delincuencial.

Los legisladores salvadoreños deben reformar el Código Procesal Penal para que a los testigos con el criterio de oportunidad no se les perdone totalmente la pena de prisión  y que a los que se les detecte que están mintiendo en juicio, se les imponga la pena máxima más un severa pena por mentir tras juramento.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.