Editorial & Opinion

Los gastos reservados y la CICIES

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 29, agosto 2019 - 12:00 am

Hasta el momento algunas de las decisiones del Órgano Ejecutivo han sido acertadas, pero otras han sido concebidas bajo el calor de las emociones y vinculadas a obtener el máximo provecho en las redes sociales, que al final se convierte en un espaldarazo hacia el Señor Presidente. En ese mismo contexto surge también la desconfianza, si en realidad se está conduciendo al país por el rumbo correcto o simplemente estamos frente a un espectáculo que durará cinco años, y lo que es preocupante que solo se estén maquillando los problemas de país, sin que se construya una solución técnica y viable, a la inseguridad, al desempleo, la pobreza y la migración.

En lo particular deseo que le vaya muy bien al presidente Bukele y a su gabinete, por el bien del país, pero los simples deseos no construyen puentes de entendimiento con los diferentes sectores de la nación, ni ponen medicamentos en los hospitales, ni se combate la corrupción con ello. Se requiere de decisiones estudiadas que midan el impacta de las políticas públicas de forma transversal, decisiones que sean firmes y sin claudicar, dado que no se puede estar diciendo una cosa y haciendo otra,  por ejemplo,  en el Plan Cuscatlán se ofreció la eliminación de la partida secreta dado el abuso que cometieron en los gobiernos anteriores.

Pero contrario a ello, el primer decreto ejecutivo que se emitió fue para declarar “secreto de Estado” la información administrativa y presupuestaria del Organismo de Inteligencia del Estado, es decir ningún ciudadano podrá tener acceso a documentos y compras provenientes  del OIE, incluidos los aspectos administrativos, presupuestarios de personal, organización y funcionamiento del mismo,  dado que según la reforma al artículo 75-B del Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo (RIOE),   fueron considerados como clasificados y secretos de Estado. Con ello  se cierra la puerta para que la población conozca el presupuesto que tendrá el organismo, y consecuentemente tampoco se podrán eliminar los gastos reservados de la Presidencia.

publicidad

De manera que es importante que la Presidencia cumpla con su palabra de eliminar los gastos reservados, la cual era conocida como “partida secreta”. En mi opinión creo que es acá donde la mayoría de políticos se encuentran en una disyuntiva entre lo que ofrecen en campaña y lo que hacen, pero más allá de los ofrecimientos están las decisiones abruptas donde se dice una cosa pero en la práctica ocurrir lo contrario, como por ejemplo el ofrecimiento de traer el expresidente Funes de Nicaragua en los primeros 100 días de gobierno, lo cual, todos sabemos que no será posible el  cumplimiento  de esa promesa, dado que no  se consideró  a la clase política que se enfrentaba.

La otra promesa que acaba de hacer el presidente Bukele, es instalar antes de los 100 días una CICIES, la idea de un organismo como este, alienta a la ciudadanía y da un impulso enorme al combate de la impunidad y la corrupción, lo cual es positivo en un país, donde el saqueo de los bienes públicos ha estado al servicio de los poderosos y de una clase política decadente y sin valores. Pero, a decir verdad, técnicamente no creo que sea posible instalar una verdadera CICIES, antes de unos 12 días, que es lo que les resta a los primeros 100 días de esta presidencia, ya que hasta el momento se desconoce si es el presidente envió por conducto oficial a la ONU la petición.


Por otra parte, tengo entendido que la ONU, no ha respondido a ninguna petición, como tampoco la Asamblea Legislativa, tiene algún proyecto de creación de la CICIES.  De modo que fascina a todos los salvadoreños la idea de instaurar cuanto antes una CICIES, que investigue al corrupto y al corruptor, tanto los que han detentado el poder, como los que lo detentan en la actualidad, sin embargo, bajo el concepto de comisión internacional, creo que no será posible instaurarla en 12 días, a menos que sea un proyecto similar al de Honduras o sea un Sistema Integrado Salvadoreño contra la Impunidad y la Corrupción (SISCIC), el cual se crea por medio de un decreto ejecutivo.

Pero está claro que dicho organismo en Honduras, ha sido una figura decorativa e incapaz de investigar al mismo presidente que está siendo requerido en Nueva York, por presunción de haber financiado su campaña con dinero proveniente del narcotráfico. De modo que lo que necesita El Salvador es una verdadera CICIES, de carácter internacional, y que sea compuesta por la reserva moral del país, y no por políticos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.