Editorial & Opinion

Los hechos tienen más fuerza que las palabras

Ou Jianhong / Embajadora de la República Popular China en El Salvador

viernes 24, mayo 2019 - 12:00 am

Recientemente se coronó con éxito el Segundo Foro de la Cumbre de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional en China. Más de 6000 invitados de 150 países y 92 organizaciones internacionales provenientes de los cinco continentes del mundo participaron en el Foro. Entre los participantes también estuvieron dirigentes de más de 40 países y organizaciones internacionales, incluido el presidente de Chile Sebastián Piñera y otros altos representantes de más de 20 países latinoamericanos.

La iniciativa de la Franja y la Ruta ha reducido la distancia entre China y América Latina y ha promovido la cooperación entre China y esta región. 19 países de la región han firmado con China los documentos de cooperación en el marco de esta iniciativa.

En la actualidad, China se ha consolidado como el segundo socio comercial y una de las principales fuentes de inversión de América Latina y el Caribe. Más de 2.000 empresas chinas han invertido en América Latina con un stock de inversión de más de 380 mil millones de dólares, creando más de 1,8 millones de empleos locales, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

publicidad

En 2018, el volumen comercial entre China y América Latina alcanzó los 307.400 millones de dólares con un aumento del 18,9 % en comparación con el año anterior.

Engañan al decir que la cooperación China-América Latina y el Caribe bajo el marco de la Franja y la Ruta generará “corrupción”, producirá “trampa de deuda” y “omitirá las reglas internacionales”. Sin embargo, los hechos son más elocuentes que las palabras. La cooperación entre China y América Latina y el Caribe se adhiere al principio de respeto mutuo, igualdad, beneficio recíproco y ganancia compartida, y se enfoca en el desarrollo común; contribuyendo fuertemente al desarrollo económico de la economía latinoamericana y caribeña y el mejoramiento del bienestar de su pueblo.


Un claro ejemplo de los beneficios lo encontramos en Costa Rica. A raíz del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Costa Rica, la cooperación mutua ha logrado resultados fructíferos. China se ha agenciado el puesto de segundo socio comercial de Costa Rica. El banano, la piña, la carne de res y de cerdo, el camarón y el atún, entre otros productos originarios de Costa Rica, han entrado en el extensivo mercado de China.

El Estadio Nacional donado por China cuenta con superficie de 100 mil m2 y caben más de 35 mil personas. Entregado y operado independientemente por la parte costarricense, el Estadio Nacional no sólo es autosuficiente, sino que también genera ingresos importantes a las instituciones públicas.

En el caso de Panamá, se ha acordado entre China y ese país documentos de cooperación que abarcan comercio, inversión, transporte marítimo, aeronáutica civil, finanzas, agricultura, inspección fitosanitaria, turismo, infraestructura, entre otras áreas. Avanzan a pasos firmes las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio. Y se ha abierto un vuelo directo entre Beijing y la Ciudad de Panamá.

Lo mismo ocurre en El Salvador. Los dividendos y las cosechas tempranas del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y El Salvador han emergido gradualmente.

En 2018, año de la apertura de relaciones oficiales, las exportaciones salvadoreñas a China crecieron 82 %. Siendo el país más grande en vías de desarrollo, la segunda economía del mundo, la principal potencia industrial, líder del comercio mundial de mercancías y la reserva de divisas, así como el mayor emisor de turistas del mundo, lo que puede traer China a El Salvador son inmensas oportunidades de desarrollo y el futuro más promisorio. Contamos con la confianza y convicción de que China y El Salvador se conviertan en amigos solidarios y socios de beneficio mutuo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.