Editorial & Opinion

Los migrantes quieren ser libres, no un instrumento de nadie

Sherman Calvo / Empresario

viernes 30, agosto 2019 - 12:00 am

Problemas económicos, conflictos políticos y la violencia, son algunos de los motivos que llevan a muchas personas a abandonar su hogar. Un alto porcentaje de latinoamericanos quiere emigrar, según el Barómetro de las Américas de LAPOP, que realizó encuestas en 22 países de la región.

Haití es el caso más extremo: seis de cada diez consultados por el estudio, manifiestan deseos de irse. Muy cerca está Jamaica, donde la intención de emigrar alcanza al 58% de las personas. Seis de los diez países con mayor proporción de potenciales migrantes pertenecen a la región de Centroamérica y el Caribe. Además de Haití y Jamaica, con un porcentaje superior al 30%, que sin duda ha crecido en los últimos dos años: El Salvador, Honduras, República Dominicana y Nicaragua. La pregunta inmediata que surge es ¿por qué los gobiernos de esos países buscan establecer o mantener un TPS con Estados Unidos y no con Cuba? Y luego, maltratan las relaciones con Estados Unidos con conductas y consignas ofensivas como la de quemar su bandera, culpar al “imperialismo yankee” … y cuando se CANCELA el TPS, los gobiernos de turno salen corriendo a negociar una prórroga. Lo cierto es que el TPS con El Salvador fue CANCELADO. La vigencia que le queda no es ninguna prórroga sino parte inherente a la CANCELACIÓN.

Pero volviendo al tema del migrante, la frontera de México y Estados Unidos se ha convertido en el último año en un almanaque de historias de los miles de migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras, que tratan de alcanzar el territorio más allá de México y que cada día son víctimas de robos, deportaciones, separaciones forzosas entre familiares y muertes.

publicidad

Meses atrás, fue Vanessa quien tuvo que reconocer a su marido y a su hija. Para esta familia originaria de El Salvador, el viaje terminó en el Río Bravo. Los tres viajaban juntos y su idea original era quedarse en la ciudad mexicana de Matamoros para pedir asilo político en Estados Unidos, pero la desesperación por la lentitud en los trámites les impulsó a cruzar el río. La pareja y su hijita salieron el pasado 3 de abril rumbo a Estados Unidos, para ir juntos en busca del “sueño americano”. A orillas del Río Bravo, entre las ramas, los cuerpos sin vida de Valeria y Óscar Alberto fueron encontrados. Al parecer el padre logró alcanzar a su hija cuando la fuerte corriente se la arrebató. El padre no resistió la fuerza de las aguas, fue arrastrado por la corriente y desaparecieron.

Buscar culpables no va a detener el goteo imparable de ciudadanos que escapan de la pobreza y la falta de futuro, para cruzar desiertos y muros rumbo a los Estados Unidos en busca del “sueño americano”. Los sectores más vulnerables de la población son víctimas de la profunda desigualdad social, la inestabilidad política y la amenaza permanente de organizaciones criminales. En ese sentido, tanto en El Salvador, como en Guatemala y Honduras, el tráfico de drogas y de humanos por parte de grupos criminales, junto con la corrupción generalizada y la débil aplicación de la ley, han desencadenado la marcha masiva en caravana, una modalidad que se dice goza de millonarios  “patrocinadores” que por supuesto buscan otros objetivos, el fin justifica los medios, pero los eligen los migrantes más pobres porque entienden que moviéndose en grupo es una forma más segura de desplazarse y, a la vez, evitar el pago de una suma considerable de dinero a los traficantes de personas, llamados “coyotes”.


En la frontera entre México y EEUU se puede ver a jóvenes, niños y hasta mujeres embarazadas intentando cruzar a nado los cursos de agua que separan un país del otro. El migrante no tiene madera de mártir, entonces preguntémonos: ¿Por qué emigran? La inseguridad, falta de oportunidades y miseria que motiva a centroamericanos y mexicanos a cruzar la frontera con Estados Unidos.

Pero no entiendo a los cubanos, existen algunas preguntas que merecen mejor respuesta. Sin embargo, el debate nacional debería ser otro. Un gobierno responsable y coherente se preguntaría qué está fallando. En La Carpeta de Iván García, leí un interesante artículo que decía: “…La gente emigra hacia otros países para vivir con dignidad.” Además, decía: “Charlé con decenas de compatriotas varados en Costa Rica. Ni uno solo era perseguido del gobierno. Pero francamente te cuentan que ya están cansados. De todo, del añejo e ineficiente gobierno, y a pesar de tener garantizada salud y educación pública altamente ideologizada, no soportan sus vidas grises, el control social, la libreta de racionamiento. La mayoría de los migrantes quieren ser libres, ser ellos. No un instrumento de nadie”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.