Nacionales

Matan un motorista de la ruta 45 mientras conducía en Apopa

Enrique García

miércoles 12, febrero 2020 - 12:00 am

Un pandillero de la mara máquina le disparó en la cabeza al conductor. / Óscar Machón

Wilfredo Torres Leiva, de 37 años de edad, conducía una buseta de la ruta 45 AB, cuando recibió varios disparos en la cabeza que le provocaron la muerte instantánea en la colonia Chintuc 2, del municipio de Apopa, al norte de San Salvador.

Según la versión policial, un supuesto pandillero de la mara máquina se hizo pasar como pasajero, se dirigió a Torres, y le disparó en la cabeza ante la presencia de los pasajeros.

publicidad

La unidad sin control se estrelló contra una vivienda situada en la calle principal de ese populoso sector y, tras el impacto, una mujer resultó lesionada y trasladada a la Cruz Roja de la localidad. El lugar del ataque es peligroso, según la Policía Nacional Civil.

Wilfredo Torres Leiva es la tercera víctima de varios casos de violencia delincuencial al interior de su grupo familiar; anteriormente le asesinaron a un hermano y un primo.


Las autoridades sospechan que su muerte estaría ligada a rencillas entre los grupos delincuenciales, porque supuestamente tenía vínculos con la pandilla barrio 18.

Otra hipótesis, siempre de la policía, apunta al pago de la “renta” que pagan los transportistas a las estructuras criminales.

El resto de motoristas de la referida ruta que presta servicio entre las colonias apopenses y el centro capitalino, optaron por guardar las unidades por temor a nuevos atentados “hasta nuevo aviso”, dijeron.

Mas tarde fue asesinado un hombre no identificado, al interior de su vivienda en la colonia Madre Tierra, de ese mismo municipio.  Supuestamente, pandilleros del barrio 18 cometieron el crimen.

Ayer también fue localizado el cadáver de Juan José Hernández, de 20 años de edad, en la comunidad Maquilishuat, municipio de San Martín, al oriente de San Salvador.

La noche del pasado lunes, Hernández salió a una reunión acompañado de unos directivos de la comunidad Rutilio Grande, situada al poniente de ese municipio, pero ya no regresó. El cadáver tenía disparos de arma de fuego en la cabeza.

En otro hecho, también fue asesinado un supuesto pandillero en el cantón Las Delicias, de San Juan Opico, al enfrentarse con elementos policiales.

Los dos casos ocurren luego que el pasado lunes 10 de  febrero no ocurrieran homicidios según el Gobierno de Nayib Bukele.

Durante el mes se registran unos 35 homicidios, según las estadísticas oficiales de la Policía Nacional Civil.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.