Cerrar [X]

Carolina Rovira

Mercados laborales de ciudadanos

jueves 23, enero 2014 - 10:34 am

Hace unos días presencié una escena que me hizo reflexionar. Una niña muy pequeña, de no más de 3 años, preguntó a una persona que limpiaba ventanas: ¿Qué haces? La persona le respondió: “quito el polvo de las ventanas”. La niña rápidamente le contestó: “Muchas gracias por mantener limpio, así yo no tengo tos”.

Pensé que una de las cosas que no se enseña en la escuela, y que no siempre se enseña en las familias, es la consideración a los otros. Esta consideración que en la primera infancia existe de manera casi natural y que se traduce en la capacidad de apreciar el esfuerzo que otros hacen para nosotros o su aporte en nuestras vidas, en la adultez debería evolucionar en la capacidad, por ejemplo, de valorar el trabajo de otros. Muchos pensarán con razón que los trabajos por su naturaleza tienen diferente valor.En eso radica, de hecho, una de las diferencias fundamentales entre la teoría liberal y la marxista. Sin embargo, no esa discusión la que me interesa; más bien quiero reflexionar sobre el valor del trabajo entendido como “el grano de arena” en el todo: una pieza que aunque puede ser pequeña resulta fundamental para que la gran maquinaria social funcione.

Desde este perspectiva, ¿qué pasa a una sociedad en la que no se desarrolla la capacidad de valorar el trabajo de los otros? Si esto ocurre, la sociedad comienza a perder el potencial transformador de uno de los espacios de desarrollo más importantes de las personas en su camino a construir sus proyectos de vida: el mercado laboral. Efectivamente, un mercado laboral en el que sus participantes fundamentales, los empleadores y empleados, no tienen la capacidad de apreciar el aporte del otro y entender que por simple o sencillo que este sea está contribuyendo al buen funcionamiento social, es un mercado en que muchos no encontrarán verdaderas oportunidades de desarrollo.

publicidad

¿En qué consiste esta capacidad de valorar el aporte del otro en el mercado laboral? Para el caso de los generadores de empleo, esta capacidad, por ejemplo, se transforma en la conciencia para otorgar condiciones salariales justas y un trato humano a sus empleados, viéndolos como iguales. Para la contraparte, los empleados, esta capacidad permite valorar el trabajo que se realiza no solo por el salario devengado sino por ser un espacio de dignificación personal y de aporte a la sociedad, incentivándonos a dar los mejor de cada uno en las faenas diarias. Estas actitudes redundan en que no se valore la responsabilidad de cada uno en construir no solo el trabajo y el ingreso propio, sino la sociedad como una estructura que depende del esfuerzo de cada uno para funcionar bien y para beneficio de todos. Por el contrario se le otorga más valor al individualismo y al triunfo por encima de todo y de todos, lo que mina poco a poco la confianza en el prójimo y erosiona la cohesión social.

Esta capacidad no se desarrolla ni en la clase de Sociales, ni en la de Física, ni siquiera en una clase de Ética… Es parte de una formación ciudadana que tiene lugar dentro pero también fuera de la escuela. En nuestro país, la ausencia de una formación ciudadana real, que no se confunda con el aprendizaje memorístico de los emblemas de la identidad cívica, sino que sea parte de la política cultural y educativa, ha contribuido, entre otras cosas, a reducir la calidad de los mercados laborales que en muchos casos son espacios de frustración, desigualdad, falta de sentido y hasta explotación… Pero sobre todo ha debilitado el tejido social y nos ha vuelto una sociedad incapaz de consensos de largo plazo o acuerdos de nación. Una sociedad sin visión de un futuro en común. Esto debe cambiar y no es tan difícil: hasta un niño de 3 años nos lo puede enseñar.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.