Editorial & Opinion

Migración y campañas electorales

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen

miércoles 21, agosto 2019 - 12:00 am

El calvario padecido por los migrantes, principalmente centroamericanos, parece no tener fin. La más reciente y colérica amenaza del presidente Trump, vociferando excluir del proceso de residencia o ciudadanía a quienes se considere pobres, amenaza a todos aquellos que reciban o hayan recibido subsidios gubernamentales en aquel país. Esta injusta y excluyente medida, objeto de sendas demandas por su presunta inconstitucionalidad, entraría en vigencia el 15 de octubre de este año y podría afectar alrededor de 22 millones de residentes no ciudadanos que en algún momento aplicaron a subsidios para complementar sus precarios ingresos y cubrir sus obligaciones familiares.

El inocultable drama sufrido por los migrantes en territorio de Estados Unidos también es objeto de la preocupación de Naciones Unidas; Michelle Bachelet, Alta Comisionada para Derechos Humanos de la ONU, después de una visita expresó su impacto y preocupación por las precarias condiciones en las que se recluye a personas, sobre todo el lamentable estado de niñas y  niños recluidos, que solo buscan junto a sus familias mejores sus condiciones de vida. La doctora Bachelet con mucha firmeza recomendó: que no se deben separar nunca a niñas y niños de sus padres.

En el mismo tono la OEA ha indicado su creciente preocupación en vista de las crecientes y reiteradas denuncias de violaciones a los derechos humanos de personas migrantes. Esta acción es canalizada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a cargo de su directora Esmeralda Arosemena, quien anunció para esta semana una visita de verificación que le permitan: constatar las condiciones de acceso al asilo político para los migrantes que han solicitado refugio; las condiciones de protección jurídica que deben asegurarse y la garantía de la unidad familiar, considerada elemento indispensable en la tutela del interés superior de la niñez.

publicidad

Es novedosa y alentadora la reacción de protección de estas instituciones internacionales ante los Estados Unidos que, sumadas a la reciente gira por Guatemala y El Salvador de la comitiva encabezada por la Señora Nancy Pelosi, da esperanza a los migrantes. La congresista es una prominente lideresa del Partido Demócrata y Presidenta de la Cámara de Representantes, conocedora del drama Centroamericano, en 1996 participó en la firma del proceso de Paz de Guatemala y fue parte de la comisión estadounidense que investigó el asesinato de Monseñor Gerardi. En esta visita con mucha claridad destacó la lamentable situación que se vive en la frontera sur de Estados Unidos y criticó con dureza la política migratoria del presidente Trump.

A esta larga estela de preocupación y censura se suman innumerables demandas y procesos fiscales y judiciales abiertos en Cortes Estatales y Federales de la Unión Americana en contra de diversos decretos ejecutivos de la administración Trump que, en franca campaña electoral, promueven la represión y discriminación xenófoba contra la población migrante, logrando en muchos casos diferir y frenar estos abusos.


Esta política también enfrenta el firme rechazo de prominentes figuras del arte y la cultura como George y Amal Clooney, Anne Hathaway, John Legend, Willie Nelson, Peter Fonda, Reese Witherspoon, entre otros; quienes se han pronunciado contra esas políticas migratorias, llamado a proteger a quienes solicitan refugio, especialmente niños y niñas; han recogido centenares de miles de dólares para respaldar a ONG que promueven y defienden esos derechos; y movilizan a sus seguidores para que acudan a los congresistas de sus distritos. Una reciente encuesta de la empresa Gallup revela el creciente apoyo de la sociedad estadounidense, llegando el respaldo para acoger a refugiados migrantes de Centroamérica hasta en un 57%.

La estrategia del Presidente Trump consiste en dividir el bloque de países desde los que procede el mayor flujo migratorio, promoviendo fatuas esperanzas de inversión y negocios, ante lo que alucinan y se relamen recién llegados círculos de gobierno; además, promueve presuntos encauzamientos y amenazas de imposición de aranceles a quienes no se sometan, como ha ocurrido en  Guatemala, Honduras y México.

Algunos creyeron que postrándose a los designios de la política imperial lograrían aplacar al demonio, así, corrieron trasladando su embajada a Jerusalén y reconocieron a Guaidó. Lo cierto es que el tratamiento del fenómeno migratorio y las causas que lo alientan exige la mayor concertación y unidad nacional en cada Estado comprometido, así como el ejercicio de un verdadero liderazgo unionista que contribuya al concierto de los países emisores en una estrategia común para tratar tanto la migración misma como al imperio. Ningún país dividido y aislado tendrá éxito.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.