Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Nadie sabe quién ganará las elecciones

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 8, marzo 2017 - 12:00 am

Lo queramos o no, nos guste o no, la campaña electoral ya comenzó. Muchos homologan hacer propaganda electoral (pedir el voto), con campaña electoral, pero son cosas diferentes. No es precampaña lo que se desarrolla actualmente en el país, para todos los efectos, es una campaña electoral que con fuerza y como eje transversal atraviesa la realidad nacional, todo está vinculado y conectado con las elecciones de aquí en adelante.

Pedir el voto, según el artículo 81 de la Constitución se inicia dos meses antes de la elección cuando se trata de diputados; un mes antes en el caso de los concejos municipales y para presidentes cuatro meses antes. La frenética actividad electoral que vemos todos los días, nos indica que los preparativos para conseguir votos ya iniciaron.

Los partidos políticos ya están realizando elecciones internas, ya hay precandidatos a diputados e incluso para presidente. El juego de tronos ha comenzado con rueda de caballitos incluida.

publicidad

Un año antes nadie puede saber quién ganará las elecciones ya se empiezan a dar conocer encuestas y muchos especulan acerca de quién será el partido triunfador en las próximas votaciones. Las encuestas se equivocan en predecir resultados, no miden bien la abstención, hay mucho voto indeciso en El Salvador y las personas esconden su intención de voto. Es muy arriesgado hacer cálculos de resultados en las votaciones solo  partir de lo que dicen las encuestas, y mucho menos, sin tener candidatos.

Mientras tanto, un ejército de troles se prepara para hacer bullying político, amenazar y acosar a candidatos, levantar falsos testimonios y mentir en las redes sociales. Los líderes religiosos hablan de política, ya no se ocupan solo de dar misa o hacer cultos, los “hombres de Dios” también tienen algo que decir de la política y en especial de las elecciones, llaman a los políticos sucios. La Sala de lo Constitucional suspende a un magistrado del TSE y no quiere alcaldes tránsfugas. Por otro lado, el cambio de domicilio ya se terminó, pero estuvo a la orden del día cambiar de DUI, de tal manera que estos cambios sean tomados en cuenta en el registro de votantes. Lo electoral es un carnaval.


En los comicios, como en todo, poderoso caballero es don dinero; las elecciones son una danza de millones. La verdadera realidad es que no hay montos máximos de gasto electoral; en publicidad no hay restricciones y el que tiene más saliva traga más pinol.

Existen muchas maneras de usar el dinero para ganar una elección. “Tenemos elecciones dominadas por el dinero, por el marketing político, no hay programas, ni debate serio, no hay propuestas de soluciones… es la campaña mediática, es la televisión, la radio… y gana quien tenga los millones para ganar, los que contratan los mejores especialistas en publicidad que les dicen cómo deben sonreír, qué color de camisa ponerse, qué corte de pelo lucir para vender una ilusión y no un programa concreto… es la realidad que tenemos” ha dicho Juan José Martel.

Hasta 2019 vamos a vivir en medio de procesos electorales, ojalá para bien del país que las cosas cambien y se hagan campañas en base a propuestas de plataformas legislativas y programas de gobierno municipales que propongan soluciones a la problemática delincuencial, la desigualdad económica, la exclusión social y la pobreza. Las elecciones internas no deberían ser ni concursos de simpatía, ni de belleza. Los candidatos tendrían que ser  personas con conocimientos, experiencia y valores morales.

Ya es tiempo que dejemos de pensar en las próximas elecciones y pensemos mejor en las próximas generaciones: Los desafíos que tiene nuestro país son gigantescos: El Salvador es el país latinoamericano con mayor riesgo, debido a sus vulnerabilidades a las políticas del presidente estadounidense Donald Trump, en lo concerniente a relaciones diplomáticas, inmigración, comercio, remesas y cooperación; la economía está en una trampa de bajo crecimiento, de baja inversión y de una pobreza que disminuye lentamente; las finanzas públicas no se estabilizan porque la economía no crece suficiente.

Cambiar esta situación es un imperativo social. La invitacion a la ciudadanía es a que abandone la indiferencia, a que no solo critique y se lamente de la situación que vive la nación. Antes de participar en procesos electorales y ejercer su derecho al voto, las personas deben informarse sobre los programas de los candidatos y conocer cuáles son sus propuestas que deben estar orientadas a mejorar las condiciones de vida de los salvadoreños.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Tregua navideña

Una tregua electoral navideña le caería bien a El Salvador, el país necesita que se le baje el vo...

MÁS INFORMACIÓN
Quitar impuestos es bueno

Los niños a temprana edad aprenden a diferenciar lo malo de lo bueno. Los cuentos infantiles …

MÁS INFORMACIÓN
La confrontación en la campaña no gana votos

Pretender ganar una elección tratando de señalar que su adversario es malo no es rentable electora...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.