Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Ningún plan anticorrupción

Armando Rivera Bolaños / Abogado y Notario

sábado 24, noviembre 2018 - 12:00 am

Se ha dicho y escrito mucho que uno de los principales problemas de la sociedad salvadoreña es el auge de la corrupción en las esferas oficiales del gobierno, entendiéndose a éste como los tres órganos que lo integran, de conformidad a lo estatuido por la Constitución del país y no solamente el Ejecutivo, aunque por los casos que se han juzgado, o que aún están en investigación fiscal, ha sido el más afectado por estos delitos que suman millones de dólares sustraídos de manera delictiva de las arcas nacionales, con subterfugios en apariencia legales, pero que, a la postre, resultaron formas fraudulentas para burlar impunemente, incluso, la función contralora de la Corte de Cuentas de la República, misma que tampoco ha estado libre de señalamientos en esa tenebrosa red de corruptela estatal.

Vistas así las cosas que ahora motivan esta columna, la cobertura delictuosa abarca tanto al Ejecutivo, comenzando por algunos de sus mandatarios, hasta el seno legislativo, las augustas sedes judiciales y la Fiscalía General de la República (FGR).

Ante tal panorama oscuro y alarmante, es imperativo y comprensivo, en esta etapa crucial para elegir al próximo mandatario de la nación, que la sociedad esté exigiendo a los distintos candidatos presidenciales, que nos presenten sus respectivos planes de anticorrupción que pondrán en acción, en caso ganaren los comicios programados para febrero del año que se acerca, vertiginosamente, en las hojas del calendario. Las expectativas crecen día a día, ante el silencio que todos los elegidos para competir, guardan hasta este momento, respecto a esa lucha amplia, frontal y sin contemplaciones, para evitar que nuestra nación siga siendo esquilmada de sus recursos monetarios, mismos que son presupuestados para atender y ejecutar obras vitales para el desarrollo nacional, como son los rubros de la educación, salud, seguridad, agricultura, construcción de carreteras, etcétera.

publicidad

Ya es hora de poner un alto enérgico, contundente y eficaz a esas prácticas corruptas de que los activos del erario público vayan a parar a cuentas bancarias privadas, o sirvan para satisfacer anhelos ególatras de algunos individuos que consideran al Estado como rico botín para realizar viajes de lujo, construirse mansiones palaciegas, disponer de automóviles deportivos y adquirir ranchos sofisticados en las bellas playas de nuestro litoral, para celebrar festines y orgías sibaríticas, mientras la gente de escasos recursos carece de medicinas, las escuelas se deterioran y se agrietan las carreteras. Y como fresa en el pastel, al haber déficit en esos recursos, como funesta consecuencia de la corruptela, el Estado salvadoreño recurre a la manida práctica de hacer préstamos o emitir bonos, con lo cual, encadena a los contribuyentes, de hoy y del futuro, a pagar millonarias deudas onerosas que en nada les beneficiaron.

Al presente, y advierto que no es ninguna propaganda gratuita, al único que le escuchamos, en cierta oportunidad, decir algo sobre la corrupción fue al señor Carlos Calleja, candidato arenero, quien dijo textualmente “No me temblará la mano para combatir a los corruptos en mi gobierno”, pero fuera de esa frase enérgica, no ha presentado o formulado, un plan anticorrupción concreto y creíble. Igual sucede con el candidato efemelenista, Hugo Martínez y respecto a la carta de Nuevas Ideas, Nayib Bukele, aunque haya anunciado en un conversatorio, con estudiantes de mi siempre bien amada Universidad de El Salvador, que “tiene 150 proyectos de gobierno no copiados, sino originales”, tampoco ha pronunciado algo con relación a una posible lucha contra la corruptela.


Este silencio u omisión, a poco tiempo de las elecciones, es preocupante. No vamos a negar que otros rubros de la vida y actividad presidencial, tienen supremacía e interés primario. Pero tampoco es disculpable, desde una visión de país, que un fenómeno sociopatológico y delincuencial de grandes dimensiones y cruciales impactos en la economía nacional, se deje por fuera lamentablemente de los proyectos del futuro gobernante. En estos momentos de trascendencia nacional, no deben importarnos los peregrinos señalamientos a los institutos políticos de achacarles una inexistente culpabilidad de quienes, desde la presidencia de la República, cometieron esos graves hechos. Por eso, nuestro llamado a todos los candidatos para exponer pronto sus planes anticorrupción, para opinar sobre ellos, resaltando sus bondades y/o defectos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.