Cerrar [X]

Editorial & Opinion

No a la violencia contra las mujeres

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 27, noviembre 2018 - 12:00 am

La tarde del jueves 2 de marzo de 2017 Zoila Jasmín Martínez Bonilla, de 26 años, madre soltera,  se encontraba  descansando en su vivienda junto a sus tres hijos de 13, ocho  y cuatro años en  la Urbanización Lirios de Norte de Cuscatancingo, cuando llegaron armados Moisés de Jesús Moreno Mira y Kevin Mauricio Raymundo Nolasco, dos pandilleros reconocidos en el sector por ser despiadados.

Ante el llanto de sus tres hijos la mujer comenzó a implorarles que no la mataran, pero aún así le dispararon y huyeron. Instantes después la mujer fue traslada al Hospital Rosales, donde, luego de 27 días falleció,k debido a la gravedad de las lesiones.

Zoila Jasmín había mantenido una relación sentimental con Moisés  y éste, en venganza porque habían terminado dos meses atrás, comenzó a acosarla hasta amenazarla con matarla si no volvía con ella. En febrero pasado, Moisés enfrentó un juicio por feminicidio agravado en el Tribunal Primero de San Salvador y recibió una condena de 40 años de prisión. En aquella ocasión Kevin fue declarado reo rebelde.

publicidad

Meses después  Kevin fue capturado y el viernes pasado el Tribunal Tercero de Sentencia le impuso una pena de 25 años de prisión, por el delito de homicidio agravado en perjuicio de Zoila Jazmin. En este caso no fue condenado por feminicidio porque no se dieron las causales para ese delito.

El día que Kevin estaba siendo condenado las juezas y el personal de los Tribunales Especializados para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres repartían información al público visitante y a los empleados de diferentes instancias judiciales capitalinas como parte de la conmemoración del “Día Naranja”. El objetivo de los referidos tribunales es generar conciencia sobre la necesidad de erradicar la violencia contra las mujeres en todas sus formas.


El “Día Naranja” o “Día Internacional de la no Violencia contra la Mujer” se conmemora desde 1999 cada 25 de noviembre por mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

La violencia contra las mujeres es un fenómeno enraizado en todas las culturas, pero en sociedades como la nuestra es más sensible por falta de equidad en las relaciones entre hombre y mujer,  lo que lleva a muchos a considerar que el hombre es superior a la mujer y por ende tiene derecho a maltratarla o abusar de ella cada vez que se le antoje. A eso se agrega la discriminación persistente hacia las mujeres, lo cual es un problema presente en el ámbito doméstico y publico. En sociedades machistas la mujer es presentada como objeto del hombre o como la tradicional asistente del hombre.

Hace falta conciencia individual y colectiva, así como políticas de Estado, para entender que la violencia hacia las mujeres se manifiesta en diferentes planos: física, psicológica, sexual, económica, laboral, política, cultural, religiosa, profesional, etc. y ocurre en todos los estratos sociales y en todas las edades. Políticas de Estado no implica cuotas o porcentajes, sino generar condiciones para que haya equidad y que todos, hombres y mujeres, tengamos las mismas oportunidades en todas las esferas de la sociedad. Así, entre un doctor y una doctora, que el jefe sea el que tenga más capacidades, no el hombre por su condición o la mujer por una cuota.

Para evitar la violencia contra la mujer un factor determinante es la denuncia a tiempo. En una pareja la violencia comienza desde una broma hiriente, pasando por los celos enfermizos, las humillaciones en público, los golpes, las amenazas, el forzamiento sexual, hasta llegar a los feminicidios. El camino de la violencia contra la mujer es el feminicidio si se obvia la denuncia, Las mujeres no deben callar los maltratos y siempre deben reclamar sus derechos en todos los aspectos. En una fábrica las mujeres no deben ganar menos que los hombres si hacen lo mismo, en política tiene derecho a aspirar como cualquiera. Nadie es más que nadie, simplemente hombres y mujeres somos iguales ante la ley y ante la naturaleza.

Las mujeres no deben callar y denunciar cualquier tipo de maltrato. Tal vez si Zoila Jazmín hubiera denunciado las amenazas de muerte en su contra, hoy estaría viva junto a sus tres hijos. Por cierto al mayor lo parió cuando era una niña de 13 años. Desde entonces le violaron sus derechos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.