Editorial & Opinion

No se debe permitir la reelección en el TSE

Aldo Álvarez / Abogado, catedrático y directivo del CD

sábado 29, junio 2019 - 12:00 am

Con mucha, mucha indignación y hasta repugnancia, nos hemos enterado en estos días que algunos magistrados del TSE han expresado interés en buscar la reelección a dicho cargo, pero especial y connotada repulsión ha causado la ya firme propuesta presentada por el FMLN –a través de su todavía Secretario General, que entrega el 7 de Julio-, que como tercera fuerza política más votada en las pasadas elecciones –aunque casi en el sótano de las votaciones- adquiere el derecho de proponer una terna de candidatos a la Asamblea Legislativa para que de ellos se elija al tercer magistrado del TSE, y ¡oh sorpresa!, uno de ellos es Julio Olivo Granadino, actual Presidente del TSE, y cuyo lamentable y abyecto mandato termina el último día de julio de este año. Claramente ahí está el “pago” que le hace la cúpula “perdedora” de casi todo lo que ha enfrentado en los últimos tiempos, por la fidelidad y lealtad casi absoluta que este ejemplo de “anti-magistrado” les ha mostrado todos estos años.

Podríamos hablar de un sinfín de hechos y episodios lamentables que ya de por sí serían lo suficientemente trascendentales para siquiera tener el desatino y la desvergüenza de proponerse a la reelección, que van desde un pésimo manejo de procesos electorales en los últimos años, hasta una incapacidad de modernizar y llevar a un nivel más elevado la administración electoral y de la misma Justicia electoral. Pero a mi modo de ver –y no por parecer “parte interesada”–, por el terrible daño que le hicieron cuatro magistrados a la institucionalidad democrática del país –la anterior Sala de lo Constitucional cooperando–, fue la inconstitucional, ilegal, antidemoctrática y conspirativa cancelación del partido Cambio democrático, CD.

Como es ya de dominio público, la tarde-noche del miércoles 25 de julio del año pasado, las fuerzas y los poderes fácticos de este país tuvieron la capacidad de “torcer” la Constitución y la ley a su favor y de manipular la institucionalidad electoral de este país con el ex-profeso y festinado propósito de bloquear la candidatura a la presidencia de la República de Nayib Bukele, a partir de la cancelación de un partido político legalmente inscrito y que desde el punto de vista legal y constitucional no podía ser cancelado más que transgrediendo la ley y torciéndola. Y así lo hicieron.

publicidad

Los conspiradores genuflexos, escogieron el último día en que el candidato Bukele anunciado, podía haber optado por otro Instituto Político para participar en las elecciones internas de un partido. Escogieron de una manera calculada, deliberada y dolosa, la última hora para que tal participación electoral no fuese posible y además decidieron quienes votaron a favor de semejante aberración jurídica, que hasta el siguiente día sería público, para evitar de esa forma la participación electoral de cualquier manera de Nayib, pero más bien, lo que estaban decidiendo era suplantar anti-democráticamente a los electores, a la gente, al pueblo, al soberano. Pero no pudieron, y no les funcionó la gran conspiración, que comenzó con una orden de ese grupito fáctico y oligárquico, a quiénes “cariñosamente” llaman “los financistas” de Arena, orden que dieron a esos magistrados genuflexos y vendidos para que cancelaran al partido que les estorbaba, para evitar con ello que fuera el soberano el que decidiera.

Viendo la oportunidad planteada y a cuál más oportunista, quienes perdieron las elecciones del 3 de febrero de este año, y hasta las internas de su partido –y que están por pasar a los “basurales” de la historia–, decidieron aprovechar dicha decisión y se sumaron, dándole la indicación a través de quién habla con él, para que se pusiera de acuerdo con los conspiradores y terminara de hacer la tarea pendiente. Él aceptó, y bien ejecutó. Y tal cual sofista pretendiendo parecer refinado, salió defendiendo lo indefendible, lo jurídicamente no aceptable, lo constitucionalmente despreciable, lo políticamente desviado y lo moral y éticamente aberrado. Y así justificando su actuación como “correcta”, se convirtió en instrumento de la conspiración y en ejecutor de la misma junto a los que accionaron el mecanismo.


Por esa razón y muchas más, hago un llamado a toda la organización social para que DE NINGUNA MANERA, DE NINGUNA FORMA, se vaya a permitir la reelección de ninguno de los cuatro magistrados del TSE que torcieron tan vilmente la democracia, e insto desde este momento que se haga una campaña sólida y sostenida para que no haya NINGUNA POSIBILIDAD en la Asamblea que ni lejanamente puedan ser REELECTOS y estemos claros que el lema de aquí en delante con relación a estos sinvergüenzas del TSE sea: ¡NO A LA REELECCIÓN!




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Mitos sobre la seguridad pública en El Salvador

En nuestro amado país la inseguridad ha sido utilizada por los actores políticos para ganar adeptos …

MÁS INFORMACIÓN
Malos policías y malos soldados a prisión

En los últimos días los tribunales del país han decretado instrucción con prisión provisional para seis …

MÁS INFORMACIÓN
La seguridad, función del Gobierno, tarea de todos

Parece una macabra trilogía la que padecen nuestro país y el norte de la región centroamericana …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.