Deportes

Once Deportivo alega que solo hubo un desmayo y se debió al calor

Astrid Mejía

viernes 9, agosto 2019 - 12:00 am

La dirigencia de Once Deportivo salió al paso ante las críticas recibidas luego de los desmayos sufridos por algunos de sus jugadores reservistas el pasado miércoles en Santa Rosa de Lima, lo cual obligó a la suspensión del partido reprogramado por la primera fecha del Apertura 2019, y que los fronterizos perdían 0-7 contra Limeño.

Según Roberto Campos, presidente del Once Deportivo, todo se produjo por un problema de comunicación entre el director deportivo Chepe Martínez y el técnico de la reserva Omar Pimentel; sin embargo, los jugadores “sí desayunaron” antes de salir de Ahuachapán, aunque luego Chepe Martínez confirmó que solo fueron unos snacks.

“El problema de comunicación fue que yo gestioné la alimentación para el equipo y se les dijo que pasaran comiendo donde come la mayor, pero él (Omar) entendió que después del partido iban a pasar comiendo ahí y que el snack lo iban a hacer antes del juego”, explicó.

publicidad

Además, aclaró que solo hubo un desmayo y que fue por la alta temperatura en La Unión. El resto sufrió esguinces y otro una lesión en la cadera.

“Lo que sí quiero aclarar, y que todos somos sabedores, es que las canchas de oriente son canchas difíciles y más jugando a las 2:00 de la tarde. No somos el único equipo al que le ha pasado este tipo de accidente, no solo por falta de alimentación, sino por el calor”, indicó. “Además, son muchachos que vienen de no entrenarse al ritmo que las reservas actuales demandan”, agregó sobre la forma cómo se conformó este grupo (a la rápida) y de su falta de condición física.


 

La otra versión

No obstante, Roberto Sánchez, socorrista de la Cruz Roja que atendió a reservistas del Once manifestó ayer en el programa radial, Los Provocadores, que los chicos le confesaron no haber desayunado ni almorzado. “Los jugadores me confirmaron que desde la mañana solo habían ingerido unas galletas y un jugo, nada más. El partido se jugaba entre 40 y 41 grados de temperatura”, indicó.

“Los jugadores fueron deshidratándose, nos dijeron que no habían ni desayunado ni almorzado. Hubo un jugador que perdió el conocimiento cinco minutos y que lo tuvimos que estabilizar con oxígeno”, continuó.

“La gente de Limeño envió suero para que se hidrataran y no tuviéramos un percance más grande que lamentar. Tenemos años de estar en los partidos, nunca vimos algo así”, añadió.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.