Editorial & Opinion

Oportunidad de oro

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

jueves 21, febrero 2019 - 12:00 am

Es preocupante ver como algunos compatriotas, han continuado la guerra y la división en las redes sociales, descalificando con improperios, difamando, y escribiendo verdades a medias de sus oponentes políticos, como si se tratase de enemigos a muerte, y no se han dado cuenta que la campaña política ya culminó. Por lo tanto, se le debe dar vuelta a la página y entender que El Salvador es de todos, y no de unos cuantos que quieren imponer sus ideas y sus criterios a toda costa, ya que para sacar el país adelante se requiere de un acuerdo nacional, y que aprendamos a tolerarnos unos a otros, y a respetar las ideas de los demás.

De tal suerte que se debe cambiar el cassette, y dejar la confrontación, los insultos y la división, y ver hacia el futuro para llevar a El Salvador a la paz, el progreso y el desarrollo, principios que deberían estar impregnados en la mente de cada funcionario público, dado que uno de los aspectos que más debilitó a los partidos políticos tradicionales en la reciente campaña, fue justamente que siempre han inclinado la balanza hacia sus intereses particulares, en detrimento de la población salvadoreña, de modo que el pueblo se cansó de los despilfarros y de ver la vida de lujos que lleva mucho funcionario público que antes vivía en zonas populosas, pero luego vino el buen vivir.

En consecuencia, Arena, FMLN, PDC, PCN y Gana tienen una oportunidad de oro, si quieren mantenerse en las próximas elecciones en las preferencias electorales. Primero, tienen que reinventarse genuinamente; segundo, dejar la animalada que los ha caracterizado; tercero, administrar los recursos públicos en beneficio del pueblo; cuarto, abandonar la vida de lujos a la que están acostumbrados; quinto, someterse al escrutinio del pueblo; y por último, ponerse a trabajar verdaderamente en favor de los compatriotas menos favorecidos.

publicidad

Por si no se han dado cuenta de la nueva realidad política, se las recuerdo: Nayib Bukele, en la actualidad, les lleva años luz en estrategia política, ya que no ha tomado posesión como presidente y ya está en campaña 2021, porque está aprovechando al máximo el caudal político que le endosó el 53 % de la población que voto por él, con la propuesta que hicieron algunos diputados, a solicitud de Bukele, para pedirle a la Asamblea Legislativa la reorientación de $16 millones que de manera virtual están destinados en su momento para la construcción del nuevo Palacio Legislativo.

El petitorio está dirigido para la construcción de nuevas escuelas públicas y bibliotecas, con énfasis en la creatividad y diseño, según lo ha manifestado Bukele. No obstante, se debe aclarar que la pieza de correspondencia que se ha presentado está fundada sobre base incierta; primero porque el dinero de la supuesta construcción no está presupuestado; segundo, el banco otorgante decide los préstamos con base a proyectos específicos; tercero, la petición se hace sobre una supuesta construcción inexistente.


Pese a todo, la iniciativa de Bukele es acertada, al pretender la mejora educativa; sin embargo, no se pueden hacer intentos aislados o cosméticos en términos académicos, es decir, que el rumbo país puede cambiar, si pasamos de las propuestas que tienen contenidos políticos a proponer una verdadera reforma educativa equitativa y justa, que vaya más allá de un vaso de leche, uniformes, útiles y zapatos. De manera que se le apueste con honestidad a las niñas y niños salvadoreños, ofreciéndoles un sistema educativo de calidad, que premie las habilidades y que esté basado en el descubrimiento de nuevos talentos.

Por ello creo férreamente que la única manera que tenemos como país, para salir de la miseria y la ignorancia, es darles a nuestros niños un sistema educativo de alto nivel; para ello se requiere que se hagan ajustes en la reducción de los gastos corrientes y superfluos que tienen los tres Órganos de Estado. Bien se podría iniciar con la reducción del gasto, eliminando la deuda política, tal como lo mencionara en una ocasión Nayib Bukele, que el dinero que reciben los partidos políticos podría servir para el hospital Rosales.

En suma, cuando tome posesión Nayib Bukele, podrá pedir, en su calidad de presidente, que se reduzca el gasto a todo nivel, y que este dinero se destine hacia el Mined, hasta que llegue al 6 % del PIB, y distribuir esta inversión en áreas estratégicas, como la formación en nuevas metodologías educativas y tecnificación docente, es decir, hacer de cada profesor un gestor dentro del aula, inversión en herramientas tecnológicas, mejoramiento de la infraestructura de escuelas y construcción de escuelas en lugares donde no hay una. Entre algunos cambios.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.