Cerrar [X]

Economía

Pobres extremos en El Salvador viven con $1.50 al día

Maryelos Cea

miércoles 24, octubre 2018 - 12:01 am

La pobreza extrema estimada por el Banco Mundial afecta a 100,000 salvadoreños. / DEM

En El Salvador, los pobres extremos vi­ven con $1.50 al día, 20.7 % menos que el $1.90 establecido por el Banco Mundial (BM) como línea de pobreza, revela un nuevo informe del organismo internacional, publicado el 17 de octubre, coincidiendo con el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

El reporte “La pobreza y la prosperidad compartida 2018: Armando el rompecabezas de la pobreza” utiliza datos de 2015 para evaluar la situación salvadoreña. En ese año, señala el BM, se reportaron 100,000 pobres extremos en el país, el 1.9 % de la población salvadoreña. Pero además, el informe incluye una estimación -llamada brecha de pobreza- del déficit promedio de consumo entre los pobres respecto a lo considerado como el umbral mínimo para la pobreza extrema. El Banco Mundial considera pobres extremos a quienes viven con menos de $1.90 al día, pero estima que en El Salvador un pobre extremo promedio sobrevive con 20.7 % menos: $1.51 al día.

publicidad

Este cálculo permite establecer un panorama más certero de la situación de pobreza entre los países, destacó el BM en el documento. Por ejemplo, Costa Rica tiene, al igual que El Salvador, 100,000 pobres extremos, pero éstos sobreviven con 38.8 % menos que el $1.90 fijado como línea de pobreza, es decir, $1.16. Según los datos del BM, la economía salvadoreña muestra la brecha de pobreza más baja de Centroamérica.

Poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030 es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), adoptados por los países miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).


La pobreza extrema bajó de 36 % en 1990 a 10 % en 2015, pero 3,400 millones de personas en el mundo aún tienen dificultades para satisfacer sus necesidades básicas, señaló el BM. El 26.2 % de la población global vive con menos de $3.20 al día y cerca del 46 % sobrevive con menos de $5.50.

 

Carencias

En su informe, el BM también incluye el análisis multidimensional de la pobreza, es decir, mide el bienestar de las personas más allá de los aspectos monetarios, pues “no todos los bienes y servicios que son esenciales se obtienen exclusivamente a través de los mercados. Puede haber alguien que gane más de $1.90 al día y aun así sea pobre, porque no logra satisfacer necesidades básicas, tales como el acceso a servicios públicos esenciales, atención de la salud y seguridad”, indicó el organismo.

Utilizando datos de 2014 para El Salvador, el reporte determina que las carencias que afectan a la mayor proporción de población están relacionadas a educación. El 28.66 % de los salvadoreños vive en hogares donde ningún adulto ha completado la educación primaria y el 5.54 % forma parte de hogares donde al menos un niño no está inscrito en la escuela.

Además, el 4.49 % de las personas vive en hogares sin acceso a electricidad, el 2.97 % forma parte de familias donde sus integrantes sobreviven con menos de $1.90 al día. El 2.63 % no tiene acceso a saneamiento y el 1.3 % a agua potable.

En general, el 66.2 % de la población salvadoreña vive en hogares que no muestran ninguna de estas privaciones, el 24.8 % sufre una carencia, el 6.8 % reporta dos y el resto registra entre tres y cinco.

Citado en un comunicado, Jim Yong Kim, presidente del BM, señaló que “podemos analizar la pobreza desde una perspectiva más amplia, en diferentes niveles y dimensiones en todo el mundo. Esta perspectiva revela que la pobreza está más extendida y arraigada, lo que pone de relieve la importancia de invertir en las personas”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.