Cerrar [X]

Nacionales

Policías hicieron ver a estructura que eran corruptos para capturarlos

Juan Carlos Vásquez

lunes 9, abril 2018 - 12:03 am

El 18 de febrero del año 2016, al correo electrónico de la Unidad de Acceso a la Información de la Fiscalía General de la República ingresó una denuncia contra un grupo de personas de  la zona fronteriza de Metapán, Santa Ana, que se estaban dedicando al tráfico ilegal de personas, contrabando de ganado, leche y maíz.

Tras esa información, el 29 del mismo mes, la Fiscalía abrió un expediente y envió  un equipo de investigadores de la División Élite contra el Crimen Organizado (DECO) para que hicieran pesquisas en Valle Los Quijada, del cantón Mal Paso, jurisdicción de Metapán; en el lugar, todos hablaban de Isaac García Lemus, mejor conocido como don Isaac, propietario de terrenos conectados entre el Mal Paso, en territorio salvadoreño y la aldea Los Alambrados del municipio Concepción Las Minas, del departamento de Chiquimula, Guatemala.

Ahí nació el primer caso de contrabando: se trata de leche líquida contrabandeada desde Los Alambrados donde Lemus tiene corrales con vacas lecheras que producen miles de botellas diarias, vendidas a una reconocida empresa salvadoreña; esta empresa envía una pipa que ingresa por la hacienda de García Lemus, para traspasar el límite fronterizo e introducirse en territorio guatemalteco.

publicidad

En este paso no autorizado y privado que tiene El Salvador y Guatemala pasaban, también otros automotores con productos contrabandeados, son los únicos que tenían acceso al lugar.

Es así, como el 23 de agosto del  2016, el Ministerio Público gestionó el nombramiento de dos agentes encubiertos autorizados por el jefe de la Unidad Especializada de Delitos de Crimen Organizado.


Los dos policías fueron asignados con las claves “Atilio II” y “Cómodo I”  y se les dio régimen de protección e instruyó sobre el trabajo que debían realizar en el municipio de Metapán.

 

La tentadora invitación

Los encubiertos hicieron su labor como cualquier policía destacado en un puesto policial y solo el equipo de investigadores de la DECO y la Fiscalía sabían la estrategia: hacerles ver a los miembros de las estructuras que eran agentes de la subdelegación de Metapán y que eran fácil sobornar.

Tras cuatro meses de estar destacados en la zona fronteriza, “Atilio II” y “Cómodo I”,  se ganaron la confianza de los cabecillas y les demostraron que eran de su bando. Ante los ojos de la estructura eran policías corruptos, pero nunca se imaginaron que toda acción que realizaban para las tres bandas quedaba registrada en un acta para ser incorporada como prueba de investigación.

El 23 de agosto de 2016 comenzaron a trabajar como encubiertos, pero al crear ese ambiente de confianza, el 8 de diciembre del mismo año “Atilio II”  y “Cómodo I”,  en un contacto que tuvieron con el guatemalteco Aníbal Granillo Guerra y Milton David Quijada García, este último prófugo por los delitos de contrabando de mercadería, fueron invitados a su casa en territorio guatemalteco.

Los dos encubiertos no aceptaron la invitación y les dijeron que era imposible porque andaban trabajando, pero Granillo Guerra y Quijada García, que es sobrino de Isaac García, les expresaron que fueran el siguiente día e intercambiaron los números telefónicos.

Para “Atilio II”  y “Cómodo I”,  la invitación era una gran oportunidad para conocer más el terreno donde estaban trabajando y fue así como el 9 de diciembre de 2016  a eso de las 10:05 a.m., llegaron al portón de ingreso de la propiedad de Isaac García Lemus donde los esperaba Aníbal Granillo Guerra.

Abordaron un pick-up doble cabina placas guatemaltecas P484GHJ y se dirigieron rumbo al vecino país; en el recorrido vieron una lujosa vivienda que tenía corrales con una considerable cantidad de ganado, maquinaria agrícola e industrial y una máquina excavadora.

Granillo Guerra manifestó a sus invitados que todo lo que habían recorrido era propiedad de Isaac García Lemus, y los agentes, conocedores de que, a lo mejor, no iba darse otra oportunidad de ingresar a la hacienda, aprovecharon para tomar fotografías que luego incorporaron como prueba a la investigación.

De esa manera “Atilio II” y “Cómodo I”, se infiltraron en la estructura y armaron el caso que está siendo diligenciado por el Juzgado Especializado de Instrucción de Santa Ana, en contra de 20 imputados detenidos y 12 ausentes. El caso ha sido llamado por la Fiscalía como Operación Sin Fronteras.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Pandillero de MS pidió $15,000 en secuestro

La Policía Nacional Civil capturó a dos pandilleros de la MS-13 por los delitos de secuestro …

MÁS INFORMACIÓN
Capturan secuestradores de hijo de agricultor

La Policía Nacional Civil a través de la División Élite contra el Crimen Organizado (Deco), capturó …

MÁS INFORMACIÓN
PNC investiga más grupos de exterminio

Estas estructuras ilegales podrían ser integradas por elementos policiales....

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.