Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Por qué no asistió Nayib Bukele al debate de la UES?

Francisco José Fermán / Abogado

miércoles 19, diciembre 2018 - 12:00 am

Las excusas y justificaciones de trampas no comprobadas, argumentadas por Nayib Bukele no son suficientes para declinar su participación al debate presidencial. La naturaleza de estos debates tienen como objetivo que la ciudadanía conozca el pensamiento político de los candidatos, sus propuestas, incluso su personalidad.

La verdadera razón por la cual Nayib Bukele no asistió al debate, fue por no estar preparado intelectualmente y carecer de formación política para enfrentarse a su oponente principal, Carlos Calleja, futuro presidente de la República 2019 -2024.

El haber declinado al debate de parte de Nayib Bukele, es una grave falta al proceso democrático nacional, así como también representa una falta de respeto al alma mater de El Salvador. En El Salvador, no es obligación asistir a un debate; sin embargo, es una responsabilidad social asistir a debatir sus propuestas para ejercer el poder político. Pero, la no asistencia al debate presidencial basada en cálculos de campaña, es un irrespeto al derecho que tiene la ciudadanía de examinar a los candidatos, al solio presidencial, pero es más grave aún el haber cambiado de opinión tan drásticamente, por haber confirmado su asistencia en un primer momento y a última hora declinar de la misma bajo un juego de falacias.

publicidad

El candidato presidencial que declina una invitación a debatir, es calificado como temeroso, o de estar demasiado confiado en encuestas que no reflejan la realidad, tomando en consideración que la manera en cómo un ciudadano contesta una encuesta no es lo mismo de cómo va a ejercer el voto.

En los hechos, la ausencia a debatir genera una mala impresión, cuyos efectos políticos se ven reflejados al momento de emitir el voto por el ciudadano. El voto con el que posiblemente pueda contar Nayib Bukele es el voto que le quitó al FMLN, ya que Nayib Bukele no tiene votos propios, todos los ha sustraído del FMLN, y por sus últimas acciones esos mismos votos regresarán al FMLN por darse cuenta de la verdadera característica de Nayib Bukele.


Otra razón por la cual no asistió al debate es por no tener las “nuevas ideas” que tanto profesa y alega, son más de lo mismo tanto en su actitud como en su campaña electoral. Es decir, Nayib Bukele no es una persona firme ni convincente. Aunque parezca absurdo errar y engañar en política, como es el caso de la ina­sistencia es un asunto que puede convertirse en un instrumento contra las pretensiones de Nayib Bukele y que salen a flote los procedimientos, simulaciones y disimulos como mecanismos de actuación política de Nayib Bukele; entonces, Nayib Bukele abre flancos para que los adversarios tomen ventaja en el juego del poder, que se expresan en la campaña electoral.

Nayib Bukele se equivocó en la interpretación de los hechos y acontecimientos que conforman la estructuración del debate, el cual se desarrolló en una forma transparente y muy profesional, digna de la alma mater, y menospreció la capacidad de maniobra de los otros candidatos, así como su mejor estrategia y táctica que demostraron al contestar las preguntas formuladas en el debate.

En el juego del poder, no siempre todas las piezas del ajedrez político son puestas sobre el tapete que cubre la mesa del juego, y aun cuando estuviesen completas, las equivocaciones pueden estar basadas en la forma de considerar el movimiento de las piezas mismas, que se dan en cada situación particular y que se mueven dentro de los ejes estratégicos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.