Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Qué dirán los candidatos sobre la sequía?

Eugenio Chicas/Diputado del FMLN al Parlacen

martes 9, octubre 2018 - 12:00 am

Probablemente el reto más importante del siguiente quinquenio sea superar el poco crecimiento económico arrastrado por décadas; el progreso buscado debe distinguirse por la sustentabilidad que asegure más empleos de mejor calidad, estabilidad y adecuada remuneración próxima a una modesta tranquilidad familiar.

Un mayor progreso nacional es requisito indispensable para una mejor seguridad pública, particularmente en el componente prevención, herramienta fundamental para romper la espiral de reproducción de la violencia que implica inexorablemente superar la extrema pobreza desde su raíz, generando mayores oportunidades económicas, sin desmejorar la continuidad y profundización de los programas sociales; superando la marginación y abandono -donde fácilmente se multiplica el germen de la violencia-, exigiendo mayor calidad e inversión educativa, de salud y desarrollo comunitario; y una mayor fortaleza institucional del Estado democrático de derecho, demostrando más eficiencia y eficacia.

Pasar del enunciado al hecho implica encarar muchas dificultades del entorno, uno de éstos es la adaptación al cambio climático. Recientemente nos afectó la sequía, con pérdidas de granos básicos aproximadas a los tres millones de quintales, un 17 % de la producción estimada en invierno; incrementándose la inflación en 0,25%, ante el aumento de la canasta básica rural en $10.63 por la subida del precio de la tortilla. Esta crisis también afectó 1400 manzanas de cacao de las 9147 sembradas de este prometedor cultivo e impactó negativamente el crecimiento y desarrollo de los nuevos plantíos de café; alejándonos de la ansiada meta de progreso.

publicidad

Es debatible el enfoque, pero según expertos, más que sequía enfrentamos un irregular e insuficiente ciclo de precipitaciones de severa afectación agrícola, combinada con una escasa estrategia de cobertura y aprovechamiento óptimo del recurso hídrico. Debemos apuntar que nuestro país cuenta con 2,104,000 hectáreas y de éstas 1,567,000 -el 74 %-, corresponde a superficie agrícola, de la que 705,000 hectáreas se destinan a cultivos temporales y 225,000 a cultivos permanentes.

Nuestro territorio recibe un volumen acumulado anual de lluvias aproximadamente de 15,630 km3 de agua -en tiempo y distribución caprichosa- y nuestro principal caudal orográfico, el Río Lempa, que se ha visto notablemente disminuido en sus dos vertientes de Honduras y Guatemala recibe y mueve 10,636 km3, para un volumen total de 26,266 km3 de agua. Adicionalmente, contamos con la extensión de cuatro lagos: Ilopango con 70.1 km2, Güija 44.1 km2, Coatepeque 24.8 km2 y Olomega 24.2 km2 y con cuatro embalses: 5 de Noviembre con 16.1 km2; Cerrón Grande 135 km2; 15 de Septiembre 36 km2 y Guajoyo 26 km2. Mientras, el inventario de humedales cubren el 5 % del territorio, por lo que en general los estudios determinan que nuestras disponibilidades hídricas están compuestas de un 56 % de aguas de superficie y 44 % subterráneas.


Estudios técnicos determinan que de la superficie cultivable solo 273,535 hectáreas tienen potencial topográfico de riego; mientras la disponibilidad de agua podría alcanzar y abastecer de riego hasta 200,000 hectáreas. En los últimos años y en especial en este gobierno, con recursos propios y de la cooperación internacional, se han habilitado y ampliado muchos sistemas de riego para unas 45,000 hectáreas destacando zonas en Sonsonate, San Vicente y La Libertad.
Es ejemplar Atiocoyo en el manejo hídrico de 150 proyectos, donde se produce anualmente el 70 % de la producción nacional de tilapias, unas 7290 toneladas métricas; o el progreso de Jiquilisco que produce el mayor porcentaje de camarón exportable. En el resto del país, amparada en el riego, crece la producción de hortalizas y otros cultivos que forman parte de la diversificación de la matriz productiva con un enfoque agro-ecológico, soportada por una intensa investigación y aplicación apropiada de nuevas tecnologías orientadas al fomento de nuevas cadenas de mercado como el mismo cacao.

De la población económicamente activa se estima que el 21 %, -unas 600,000 personas- se dedican a labores agropecuarias, de éstas un 10 % son mujeres. Para alcanzar un mayor crecimiento económico se requiere soberanía alimentaria y ésta solo será posible si logramos la soberanía productiva. Esto implica enfrentar la variabilidad climática, prevenir los fenómenos meteorológicos extremos, combatir la erosión y deforestación, eliminar el uso de agro químicos que contaminan y amenazan la vida; multiplicar la educación fomentando una nueva cultura de mejores prácticas ambientalmente sustentables con respaldo de asistencia científico-técnica e invertir en ampliar nuestros sistemas de riego para lo que considero indispensable elevar a rango Constitucional el derecho humano al agua, evitando su privatización y poniéndola en función del desarrollo de manera justa, racional y equitativa. Este es un tema para un debate serio en el que los candidatos deben fijar postura.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.