Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Reelegir al fiscal

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 19, septiembre 2018 - 12:00 am

Douglas Meléndez, Fiscal General de la República, no ha sido el súper fiscal, pero bien merece un análisis su esfuerzo por hacer las cosas mejor o al menos diferentes. Al entrar a su período como fiscal general la expectativa fue alta; primero porque Luis Martínez, su predecesor, ya había mostrado que los controles políticos en la institución estuvieron presentes, al igual que la corrupción, por ello fueron sus primeros movimientos en el sentido de romper las roscas de control institucional; se le aplaudió el valor y la certeza, hizo cambios en cargos y personas, destituyó y removió personal, busco una relación directa y cercana con la Embajada de los Estados Unidos, por protección o por financiamiento, por ambos diría yo; enfrentó la decisión política de estrangular financieramente a la FGR y comenzó un trabajo duro por mostrarse independiente, capaz, pero sobre todo no comprable.

El Fiscal ha sido hábil mediatizando su trabajo, persiguiendo casos importantes, allanando oficinas, casas y capturando personas; pero en el balance no ha sido tan productivo, puesto que muchos de sus casos se han venido al suelo por la incapacidad de prueba o por el mal planteamiento de los casos; igualmente ha enfrentado la corrupción judicial y ha tratado de sobrepasar la presión puesta por el poder de turno.

¿Si debe reelegirse es la pregunta? Yo diría que sí, no porque los resultados demuestren que es un investigador incansable o un abogado conocedor de los vericuetos legales, no; diría que hay que reelegirlo porque ha mostrado que no se vende, que no tiene mano larga o que no ha comprometido hasta hoy el prestigio de la entidad fiscal; por el contrario, ha tratado de alejarse de los políticos y de sus redes, ha buscado independencia y demostrado que desde donde está sí es posible vencer al crimen. No por ser excelente, sino porque está abriendo la brecha a la justicia; no porque ya haya logrado todo, sino porque no se ha disminuido su espíritu de justicia; porque su carácter sigue en pie y su cabeza no se llenó de humo ni de poder ciego; tenemos un fiscal que puede trabajar y dar más resultados.

publicidad

Douglas debe continuar porque ha generado confianza a nivel internacional y está ahora librando la batalla contra el mismo presidente Sánchez Cerén que le vetó las reformas orgánicas para combatir el lavado de dinero y activos para entrar al tema con norma internacional; está enfrentando al poder de todos los partidos juntos interesados en bloquear la investigación contra la corrupción.

Tampoco puede detenerse lo que ha logrado con la captura, proceso y condena del expresidente Saca y sus seis colaboradores cercanos; no puede perderse el impulso con otro fiscal cuando el siguiente proceso esperado por todos es contra el expresidente Funes; cuando tiene todavía que perseguir a los miembros del partido ARENA que pudieron beneficiarse del dinero que salió de Capres o falta todavía desenredar las pitas que conectan con Funes, GANA y Salvador Sánchez Cerén, Alba y cientos de casos todavía en el limbo que deben ser investigados. Traer a otro fiscal en este momento sería empantanar, dilatar o hasta perder el seguimiento; con el fiscal Meléndez ya sabemos por donde debemos empujar, él sabe también los pasos a dar.


A mi gusto personal bien podríamos lograr un fiscal más efectivo y más duro, pero ya vendrá; por ahora el proceso es de Douglas y él debe dejar las puertas abiertas para una fiscalía profesional, grande y respetada; una fiscalía temida por el crimen, inteligente, fuerte y capaz; esta es la segunda etapa para que pueda reacomodar y desarrollar administrativamente una nueva institución y una nueva estrategia; Douglas tiene el coraje y la capacidad, experiencia y fogueo para implementar cambios, capacitar sus cuadros y pelear por más presupuesto.

Desde este punto de vista, el fiscal debe quedarse y debemos darle un nuevo período para que pueda terminar de mejorar las cosas; no debería haber discusión sobre el tema ya que eso abriría la puerta a buscar bloquear el proceso, igual como se hace ahora con la elección de magistrados; son los diputados preocupados por sus procesos en probidad los que empujan el cuotismo y harán lo mismo con la FGR si se les da el espacio; por ello los ciudadanos deben tener claro y pedir que el fiscal se reelija, puede no ser el mejor pero es el que ya está en el camino y hasta hoy su honradez es más valiosa que su técnica judicial, esto último puede mejorar pero lo otro si se pierde, perdemos todos, la ganancia está en tener en quien confiar y creo que en Meléndez podemos confiar para lo que viene.

El Fiscal debe por ahora ser inteligente, moverse adecuadamente y trabajar más duro para demostrar que puede continuar, debe ganar casos y debe apretar en todas las zonas de corrupción incluyendo la prensa, que no le tiemble la mano para terminar su período, que no se deje engatusar por apoyos contra pasividad, la única manera de alcanzar respaldo ciudadano es haciendo el trabajo a todo nivel.

Es tiempo de darle ánimos y de exigir más resultados, es tiempo de continuar el paso contra el crimen y la corrupción, mi voto ciudadano es por Usted Sr. Fiscal y por su reelección, necesitamos más para alcanzar la justicia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.