Nacionales

Ricardo emprendió una pequeña granja de gallinas y su esfuerzo rinde frutos

Cristabel Erazo

lunes 28, octubre 2019 - 12:01 am

Ricardo Humberto Cruz Gutiérrez, un hombre de 40 años, que como muchos salvadoreños, trabajó de la construcción para sacar a su familia adelante, pero debido a la escasez laboral y a los pocos ingresos económicos, tomó la decisión de migrar a Estados Unidos para un futuro mejor.

La primera vez que migró lo detuvieron en Mexico, donde pasó 29 días antes de su deportación, y la segunda vez fue en Estados Unidos, donde pasó cinco meses.

Al regresar al país, decidió continuar trabajando en construcción, tal como lo hacía antes; sin embargo, ya no tenía las herramientas porque su esposa las había vendido  para cubrir las necesidades familiares durante su ausencia.

publicidad

“Venía súper triste y descontinuado, sin saber qué hacer, con deudas y sin empleo”, relató.

Fue en ese momento cuando se planteó montar una pequeña granja con 97 gallinas  que su hermano le regaló, construyó una galera y comenzó a emprender el negocio de la venta de huevos.


Posteriormente, gracias a las autoridades locales, conoció el Programa Conjunto: Paz y Reintegración de las Personas Migrantes en su Regreso a Casa, en el cual participó y recibió la semilla capital y talleres que le ayudaron a adquirir habilidades en cuanto a ventas, ya que la comercialización era el mayor temor de él y de su esposa.

Desde entonces, asegura que su negocio fue creciendo rápidamente, ya que ahora cuenta con más de 900 gallinas que producen alrededor de 29 cartones diarios y otras 600 gallinas en etapa de desarrollo y que sus hijas y su esposa, han sido piezas claves en el éxito de su granja.

Cruz distribuye los cartones de huevo en las tiendas más cercanas, pero sostuvo que en un mediano plazo, piensa distribuir en supermercados y aumentar la cantidad de gallinas para que la producción de huevos aumente.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.