Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Romero, primer santo salvadoreño declarado

Mauricio E. Colorado/Abogado

lunes 15, octubre 2018 - 12:00 am

Escribimos estas líneas a escasos días de que la Santa Iglesia Católica Romana, inscriba en sus cánones el nombre de nuestro obispo Oscar Arnulfo Romero Galdámez (entendemos que serán publicadas, cuando ya haya sido canonizado) como Santo de la Iglesia, es decir, como un ser humano que obtuvo la gracia infinita mayor a la que puede aspirar cualquier ser humano, de participar para toda la eternidad, de la residencia celestial, con la compañía de la divinidad de las tres divinas personas, Dios padre, Dios hijo, Jesucristo hecho hombre, y Dios Espíritu Santo, y toda la Corte Celestial, de Arcángeles, Ángeles, y demás criaturas que por sus méritos, y bondades, han obtenido la gracia suprema de entrar en ese reino infinito e indestructible, que los católicos llamamos el reino de los cielos.

Hemos querido aclarar desde hace algún tiempo que los santos no se encuentran en ese divino reino a partir del momento en que la Iglesia los declara Santos, sino que desde el momento en que la Divinidad les permite la entrada a su Reino, y que la inclusión en los cánones eclesiásticos, es solo la culminación de un proceso interno seguido por la Iglesia, que culmina aceptando que el propuesto, verdaderamente se encuentra gozando de la compañía divina, junto con todos aquellos que, de una u otra forma, llevaron una vida de justicia y probidad, que merecieron por la infinita misericordia del altísimo, la entrada a su reino eterno imperecedero.

Lamentablemente, el ser humano, material por naturaleza, ha tratado de utilizar estos eventos con fines diferentes a los meramente espirituales, y ha dedicado grandes eventos que hasta cierto punto algunos han llamado eventos mercantiles, tratando de aprovecharse económicamente de ello, con viajes, venta de recuerdos, bendiciones, visitas privilegiadas, ofreciendo a la par dispensa de sanciones por faltas cometidas y hasta conmutación de penas espirituales a cambio de asistir a las actividades formales de la santificación.

publicidad

De esa forma, hemos observado que políticos de conocidas tendencias ateas, o por lo menos muy poco religiosa, se han visto involucrados en críticas por los gastos en que incurren con dineros de los contribuyentes, al grado que algunos se vieron presionados de tal forma que prefirieron declinar al viaje, al entender que el mismo no produciría ningún beneficio para los representados.

Lo mismo se puede aplicar a la delegación de las autoridades eclesiásticas, aunque en menor grado, porque sus ingresos, aunque son producto de donaciones de los fieles, se supone que son para tales necesidades. Lo que sí nos preocupa verdaderamente  es la intención que desde mucho tiempo se ha traslucido en los políticos de la extrema izquierda de utilizar la figura de Oscar Arnulfo Romero como un estandarte ideológico, cuando por “sécula seculorum”, estos grupos se han declarado ateos, pero ahora incluso se presentarán ante el Papa Francisco en una audiencia privada, a recibir la “bendición papal” en ocasión de la declaración de la Santidad.


No sé a Usted mi estimado lector, pero a este servidor, no deja de sentirle un sabor de hipocresía mayúscula esa actitud de falsa religiosidad, cuando la realidad es muy otra, pretendiendo imponer un régimen contrario a los principios cristianos generalmente aceptados.

Ustedes podrán recordar que ellos, los que están ahora con el Papa Francisco en audiencia por monseñor Romero, están abogando simultáneamente por el aborto, por las lesbianas, los gays, los transexuales, los bisexuales, y demás trastornados, y desean imponer en los programas de estudio del Ministerio de Educación, esos planes en la niñez y juventud salvadoreña, como si tal cosa fuera natural. Igualmente desean legislar la aberración del matrimonio entre personas del mismo sexo, cosas que pongo en duda que monseñor Romero, ahora san Oscar Arnulfo Romero, quisiera proponer ante la divinidad. Pues bien, todo sea por un viaje y por un voto, recuérdese que estamos en campaña. Y Bien lo decía don Quijote: Cosas Veredes Sancho Amigo.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.