Internacionales

Sangriento atentado en Colombia

AFP

viernes 18, enero 2019 - 12:00 am

Once personas murieron, incluida una cadete ecuatoriana, y 66 quedaron heridas tras la explosión ayer de un coche bomba en una academia de policía de Bogotá; un hecho calificado por el gobierno como un “demencial acto terrorista” y que sacude a un país atascado en sus esfuerzos de paz.

El presunto responsable fue identificado por la fiscalía como José Aldemar Rojas Rodríguez, de nacionalidad colombiana, quien ingresó con una camioneta gris Nissan Patrol cargada con 80 kilos de pentolita a la Escuela de Oficiales General Francisco de Paula Santander, en el sur de la capital.

Una fuente de la fiscalía confirmó a AFP el deceso del hombre durante el ataque, aunque las autoridades no han señalado su vinculación con alguno de los grupos armados que aún operan en Colombia, financiados por el narcotráfico, tras el pacto de paz con la otrora guerrilla FARC en 2016.

publicidad

Este “demencial acto terrorista no quedará impune, los colombianos nunca nos hemos sometido al terrorismo, siempre lo hemos derrotado, ésta no será la excepción”, dijo el presidente Iván Duque en una declaración a la prensa junto al fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

La explosión deja 11 muertos y 66 heridos, según el balance oficial. Dos ecuatorianas están entre las víctimas, la cadete Erika Chicó, quien falleció, y Carolina Sanango, herida levemente.


En el lugar además estaban 45 cadetes panameños, de los cuales solo dos resultaron lesionados pero están “estables”, indicó el mandatario de Panamá, Juan Carlos Varela, en Twitter.

Las autoridades colombianas no han precisado el número exacto de uniformados muertos, por el momento se han reportado 11.

El vehículo, que de acuerdo con la fiscalía había pasado por una revisión en julio en 2018 en Arauca, detonó en el marco de una ceremonia de ascenso de oficiales y cadetes.

“Escuché como si se hubiera caído el cielo en la cabeza. Fue una explosión muy grande. Cuando salí había una humareda grande”, relató Rocío Vargas, una vecina del lugar.

Según versiones de policías, un perro antiexplosivos detectó la carga. Al verse descubierto, Rojas aceleró y atropelló a un agente. Tres uniformados fueron detrás del vehículo que, segundos después, explotó.

Se trata del peor acto de terror ocurrido en la capital colombiana desde febrero de 2003, cuando rebeldes del ahora partido FARC detonaron un coche bomba en el club El Nogal. 36 personas murieron.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.