Editorial & Opinion

Seguridad ciudadana para la convivencia

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 22, mayo 2019 - 12:00 am

Los asesinatos de personas inocentes duelen profundamente. Un sacerdote muere víctima de la delincuencia, una atleta es apuñalada por un grupo de asaltantes mientras realizaba sus ejercicios matutinos. Tienen nombre y apellido: José Cecilio Pérez Cruz y María Olimpia Escobar. Su muerte injusta nos debe hacer reaccionar, sacarnos de la indiferencia. Hay que pedir que se investigue, que se aclare que se conozca la verdad para que se castigue a los autores y también hay que tomar medidas para detener la epidemia delincuencial que nos abate.

Recientemente los partidos políticos suscribieron la “Agenda Interpartidaria para la Nación”, se trata de un documento para construir acuerdos a mediano y largo plazo. Ojalá este nuevo esfuerzo de buscar consensos de país no se quede en otra declaración de buenas intenciones.

El documento al que se han comprometido cumplir los partidos tiene una parte dedicada a la seguridad, el diagnóstico que se hace de las causas de la inseguridad es correcto: La situación de inseguridad  en la que vive el país está asociada a la desigualdad económica y social, la exclusión social y a contextos en los que prevalecen patrones culturales y condiciones de vida portadores y reproductores de violencia. También hay un reconocimiento a que está pendiente la aprobación de una política y una ley nacional de atención, protección y reparación a víctimas de delitos y violencia que es indispensable en el momento actual.

publicidad

Dos cosas no admiten espera: la concertación de esfuerzos orientados a la recuperación de territorios y la realización de programas de Cultura de Paz y prevención de la violencia en la comunidad apoyada por los centros educativos los gobiernos locales y organizaciones no gubernamentales. También no debe tener demora la atención a los familiares de las víctimas de la violencia social.

No hay tiempo que perder, urge desarrollar un esfuerzo extraordinario para contribuir al desarrollo social y económico de los municipios con los más altos indicadores de violencia, basado en el desarrollo de un plan de inversión social extraordinario donde se recupere la presencia del Estado en los territorios más afectados por la violencia y la delincuencia. Territorializar las acciones de prevención y fortalecer la coordinación entre instituciones del estado y los ciudadanos es tarea impostergable.


Un Acuerdo Nacional entendido como el conjunto de políticas de Estado elaboradas sobre la base del consenso, es lo que puede definir el rumbo para el desarrollo sostenible del país y contribuir a su gobernabilidad democrática y a esto ya no se le puede dar largas.

A muchos les resulta demasiado difícil afrontar, demasiado aterrador reconocer, demasiado doloroso aceptar nuestra realidad. Por eso no la enfrentan, la evaden en un intento de protegerse. La mejor solución consiste en aceptar la realidad y buscar cambiarla.

Sobre la Agenda Interpartidaria para la Nación se debe desencadenar un proceso de discusión, hay que buscar que todos nos involucremos para que con honestidad y teniendo como guía el bien de El Salvador contribuyamos a concretar los contenidos de dicha agenda.

Estamos ante una conflictividad social que demanda soluciones creativas, audaces que contribuyan de manera integral a resolver el problema de la violencia y la inseguridad que nos agobia.

Sin excusas se debe trabajar para proteger la vida de las personas y asegurar la tranquilidad ciudadana y convivencia comunitaria. Llegó el tiempo de comprometernos con desarrollar métodos alternativos de solución de conflictos esto debe ser una prioridad.

Con la “Agenda Interpartidaria para la Nación”, El Salvador no se puede dar el lujo, de otra experiencia fallida. No hay que olvidar que el 16 de enero de 1998, la llamada Comisión Nacional de Desarrollo puso en manos del Presidente de la época, un documento que llamaron “Bases para el plan de nación”. Al igual que hoy se propuso que un grupo se encargará de promover la discusión del documento entre los diversos sectores sociales.

El ciclo se vuelve a repetir, el 14 de mayo de 2019 el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, recibió la Agenda Interpartidaria para la Nación, documento que propone un conjunto de acciones prioritarias para dar respuesta a los problemas urgentes que afronta El Salvador. En 1998 se nombró el llamado Grupo Gestor que se encargaría de promover la discusión del documento entre los diversos sectores sociales. Hoy tiene un nombre más pomposo, lo que en el pasado se llamó Grupo Gestor, hoy se denomina “Comisión de Diseño Estratégico-Metodológico”. Ojalá para el bien del país la Agenda Interpartidaria no sea otra experiencia fallida.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Los primeros 100 días

Todo gobierno cuando inicia su mandato, emprende lo que se define como la fase de los …

MÁS INFORMACIÓN
La propuesta de México: Un Plan de Desarrollo Integral

La conectividad ferroviaria del plan propone construir 710 km de línea férrea que irían desde Ciu...

MÁS INFORMACIÓN
Educación: 10 años de gobierno del FMLN

La década perdida es un término empleado para describir las crisis económicas sufridas en América Latina …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.