Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Si las elecciones fueran hoy, yo no votaría

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 30, octubre 2018 - 12:00 am

Si las elecciones presidenciales fueran este día, yo no votaría por ninguno de los candidatos, porque nadie de los cuatro me convence con propuestas concretas, visionarias y estadistas que solucionen el problema de la inseguridad pública y la crisis económica, que son los dos principales problemas que nos afectan.

En el caso de Carlos Calleja, personalmente me parece que ARENA le apuntó mal, porque creo que Javier Simán era mejor candidato, porque tenía una mejor propuesta y porque su imagen tenía ventajas en cuanto a que podría atraer adeptos que no necesariamente eran areneros.

En cuanto a Hugo Martínez, pienso que también el FMLN enfocó mal, porque Gerson Martínez era mejor candidato; desgraciadamente para él contó con el apoyo de la cúpula del partido y las mismas bases lo hicieron perder las internas para castigar a sus dirigentes.

publicidad

Respecto a Nayib Bukele, creo que no era su tiempo pero la ambición de querer llegar al cargo de presidente, lo llevaron a inscribirse en GANA, un partido cuestionado por sus orígenes y por contar en sus filas con políticos que han hecho de la política una mercancía.

De Josué Alvarado es poco lo que puede decirse, pues es un candidato sin pasado político, pero también sin arrastre de adeptos y con propuestas poco fundamentadas, por ejemplo: al afirmar que él hará que los salvadoreños vayamos “al infinito y más allá”. A Alvarado y VAMOS más les hubiera convenido endosarle su apoyo a cualquiera de los otros tres candidatos.


Calleja, que por cierto tiene problemas de dicción que sus asesores de imagen no han podido resolver, quiere desvincularse de los errores del pasado de su partido y se muestra como el “redentor” o la nueva imagen (ya antes lo hicieron Francisco Flores y Antonio Saca), pero le hace falta trabajar la fórmula AEIOU (amigable, ecuánime, inteligente, organizado y útil) y por eso no hace clip con los ciudadanos y potenciales votantes que no son fieles a su partido. Tiene seguro el voto duro, pero tiene que convencer a quienes no somos partidarios, por lo que sus asesores deben enfocarse en potenciar su empatía, pero sobre todo en socializar una plataforma viable, congruente con la realidad. La candidata a la vicepresidencia no genera adeptos porque no reúne las condiciones de venta ideológica, si se le aplica la fórmula AIDA (Atención, interés, deseo, acción). Aparentemente es muy inteligente, pero en propaganda no solo hay que serlo, sino aparentarlo y dar muestras mediáticas.

Martínez, tiene en su contra la mala gestión de los dos gobiernos de su partido, que dejaron crecer la delincuencia y que desbordaron la corrupción, especialmente durante la administración de Mauricio Funes. Para colmo, es notable que tras Hugo está la alta dirigencia encargada de su campaña, tan cuestionada por sus mismas bases. Hugo, quien de todos los candidatos parece el más experimentado, debe dar muestras claras que la dirigencia está en segundo plano y no dejarse afectar negativamente. Para su desgracia, su partido sigue dando muestras de acciones para perder elecciones, como seguir apoyando a Venezuela y despotricando contra Estados Unidos, país que debe ser nuestro principal socio. La candidata a la vicepresidencia no suma al verse opacada por el mismo Hugo Martínez y porque existe la suposición que es la carta garantista de la alta dirigencia efemelenista.

Bukele, tiene la ventaja de que la mayoría de salvadoreños están hartos de ARENA y el FMLN, pero su imagen parece inflada en exceso, como por ejemplo al venderlo como un hombre de experiencia. Su peor error parece ser haberse aliado a GANA. Bukele se aprovecha del descontento hacia los políticos tradicionales y las extremas, para vender propuestas sin asidero concreto. Ha hecho de las redes sociales su estrategia expansiva y ha convertido a muchos ciudadanos, especialmente a los jóvenes, en “rebeldes” con poco criterio para cuestionar. El populismo es su fuerte, así como el aprovechamiento del malestar y el conformismo ciudadano, que rechaza que los partidos extremistas vuelvan al poder. Bukele tiene la ventaja de contar con quien parece el mejor candidato a la vicepresidencia, aunque éste no genera las empatías mínimas para manejar una estrategia política-electoral. Si las elecciones fueran ahora, yo no votaría, pero respetaría los resultados y es seguro que el próximo presidente saldría de entre Hugo Martínez, Carlos Calleja y Nayib Bukele. Seguramente Calleja y Bukele irían a segunda vuelta.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.