Política

Silencio de El Salvador en sesión de la OEA sobre Nicaragua

Redacción DEM

jueves 27, diciembre 2018 - 1:23 pm

El Salvador no se pronunció este jueves en una sesión extraordinaria convocada por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la cual los delegados de la mayoría de países condenaron las violaciones de derechos humanos por el gobierno de Nicaragua, luego de la presentación del informe que señala estas violaciones como crímenes de lesa humanidad.

La mayoría de países rechazó la suspensión del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), la violación a la libertad de expresión y de prensa, el acoso y encarcelamiento a periodistas, la represión a organizaciones de derechos humanos, por parte del gobierno de Nicaragua; pidieron el diálogo y la aplicación de la Carta Democrática y el desarrollo de elecciones libres en la nación centroamericana.

publicidad

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) conformó el Grupo Interdisciplinario Especial de Investigación (GIEI) y el MESENI, que fueron expulsados el 19 de diciembre pasado por el Gobierno de Ortega. La crisis en Nicaragua iniciado con protestas ha dejado 325 muertos y 400 detenidos.

Argentina, Chile, Canadá, Brasil, Estados Unidos, Perú, Colombia y otros países se manifestaron preocupados por la situación de violación a los derechos humanos en Nicaragua. Venezuela apoyó al régimen de Daniel Ortega. El Salvador no se pronunció.

Fuentes de Cancillería consultadas por Diario El Mundo aseguraron que "el informe que se dio a conocer fue recibido poco antes del inicio de la sesión", por lo cual "ese documento será sometido a análisis".

"Aún así, El Salvador mantiene su postura que la solución para la situación por la que atraviesa Nicaragua es política y que debe de buscarse una alternativa a través del diálogo que involucre a todos los sectores de ese país", es la postura institucional del gobierno salvadoreño.

En la sesión, Esmeralda Troiti, vicepresidenta de la CIDH, inició señalando el grave deterioro de los derechos humanos y el recrudecimiento de la represión para intimidar y criminalizar a los opositores del gobierno, organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación independientes. Anunció que seguirá monitoreando el cumplimiento de sus obligaciones internacionales a través del MESENI y llamó a los estados miembros de la OEA a rechazar las violaciones a derechos humanos en Nicaragua, así como a considerar el cumplimiento de las condiciones que hacen aplicable la Carta Democrática de la OEA a Nicaragua.

Estados Unidos pidió aplicar la Carta Democrática de la OEA. “Mi país condena los ataques a manifestantes pacíficos, organizaciones de derechos humanos y periodistas, por los matones de Daniel Ortega, no son más que una representación criminalizar todas las formas de disenso político”, afirmó. Señaló que la represión contra organizaciones de derechos humanos, el acoso a periodistas y la expulsión de miembros del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) “son prueba del desprecio de los derechos humanos por el régimen nicaragüense”. Pidió liberar a los presos políticos y aseguró que tienen que declarar que los violadores de los derechos humanos “serán responsabilizados”, así como aplicar la Carta Democrática, convocando a elecciones libres y transparentes.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que Daniel Ortega, presidente nicaragüense, se ha lanzado en el “precipicio de las dictaduras” y lo exhortó a recuperar “la dignidad revolucionaria” reconociendo errores. Solicitó remitir el informe de la CIDH al Consejo de las Naciones Unidas y que, de continuarse cometiendo delitos de lesa humanidad, los funcionarios sean detenidos y juzgados por dichos crímenes, activando la justicia universal. “Nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática de Nicaragua”, afirmó.

Nicaragua llamó esta posición como “ofensiva golpista” y pidió a Almagro renunciar de la secretaría general de la OEA. Señaló intromisión e injerencia, tildó a Almagro de “agente político” para el gobierno norteamericano, y aseguró que deben abandonar su obsesión de terminar con el gobierno de Nicaragua. Señaló tergiversación de los hechos y financiamiento de “un sector radical” de los Estados Unidos. “La comisión no está preocupada por los derechos humanos, sino a cómo contribuir a propagar el discurso de progolpe de Estado”, dijo.

El delegado de Venezuela aseguró que ningún Estado tiene derecho a intervenir directa o indirectamente en otro. “El gobierno de los Estados Unidos nunca ha reconocido la elección democrática de Daniel Ortega”, dijo, señalando que el gobierno norteamericano está “obsesionado”.

En la sesión, solo Venezuela respaldó la postura de Nicaragua. Bolivia no rechazó el informe del GIEI y se limitó a pedir diálogo y un trabajo conjunto del Grupo de Trabajo con el gobierno. La delegada de Bolivia aseguró que una vez más la OEA está lejos de contribuir con la situación de un país miembro. “Debemos cambiar la forma de actuar de la organización. Cualquier acción unilateral sin la participación del país involucrado no tendrá buenos resultados”, afirmó. Sugirió acercamientos con el gobierno de Nicaragua y llamó a reconocer la soberanía e independencia de los Estados.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.